Agencia Uno

Pareja de “Nano” Calderón denuncia al padre de este por abuso sexual y abogado arremete con querella por parricidio frustrado

La semana pasada se dio a conocer que Hernán Calderón Argandoña apuñaló a su padre en la mano tras tener una discusión familiar.

La pareja de Hernán Calderón Argandoña presentó este lunes una denuncia ante el Cuarto Juzgado de Garantía de Santiago en contra del padre de este, su suegro, Hernán Calderón Salinas, por el delito de abuso sexual.

Según informa MegaNoticias, en la denuncia, la mujer identificada con las iniciales R.N., acusa al abogado señalando que “en marzo de este año (2020), comencé a percibir una actitud extraña por parte del Sr. Calderón, él se me acercaba bastante y yo sentía que me miraba de una manera distinta, me hacía insinuaciones. A modo de ejemplo, puedo señalar que el día 8 de marzo el querellado se acerca a mí mientras yo estaba cocinando, él me agarra por las caderas, me da un beso en cada mejilla y me dice descansa”.

Asimismo, Hernán Calderón padre presentó la respectiva denuncia en contra de su hijo por el delito de parricidio frustrado. Esto luego de que la semana pasada se diera a conocer que el joven habría apuñalado a su padre en la mano tras tener una discusión.

Esta acción judicial, se centra así en lo ocurrido el pasado 11 de agosto cuando se produjo la agresión. Según detalla Emol, en la querella se acusa a Calderón Argandoña de entrar por la fuerza al hogar del abogado, para posteriormente darle golpes de pies y puños.

“En ese momento, mi hijo, empuñando el cuchillo que había traído previamente y que guardaba en su pantalón, me ataca de frente, intentando apuñalarme en el estómago, fallando sólo por mi reacción, dándome el ataque en mi antebrazo izquierdo mientras me gritaba ‘ahora si que te voy a matar maldito’“, se lee en la querella.

Luego de esto, se especifica que Calderón Argandoña inmovilizó a su padre en el suelo y procedió a apuñalar la mano derecha de este, y ante la llegada de otras personas, huyó del lugar. Finalmente, el abogado señala que tras revisar las cámaras de seguridad evidenció que su hijo estaba posando con “las manchas de mi sangre sobre su ropa, procede a tomarse una fotografía de si mismo con su trofeo, mi sangre en sus brazos, y luego parece enviar la fotografía a alguien, como si reportara su labor”.

Comentarios