EFE

Mariana Enríquez, Martín Alé, Gabriela Cabezón y más: Los inspirados textos argentinos tras la muerte de Diego Maradona

No solo hubo homenajes dentro y fuera de los estadios, en su multitudinario velorio y en las calles de Argentina. El sensible fallecimiento del astro del fútbol, Diego Armando Maradona, también se tomó la redacción de los medios de comunicación argentinos más relevantes. Revisa a continuación una selección de los mejores textos en homenaje a la contradictoria leyenda del país vecino.

Apenas se confirmó la noticia, el mundo quedó consternado y los primeros homenajes no se hicieron esperar. Fuegos artificiales en Nápoles, las luces prendidas de la Bombonera, miles de fanáticas y fanáticos se volcaron a las calles y al Obelisco de Buenos Aires. Todo para despedir al astro, Diego Armando Maradona, fallecido ayer debido a un paro cardiorrespiratorio.

En las ediciones de numerosos medios de comunicación, sus mejores escritores y escritoras, también le dedicaron sentidos homenajes, y reflexionaron en torno a una vida llena de contradicciones. En The Clinic, una selección de los mejores textos dedicados al futbolista que trasciende.

Mariana Enríquez, “La muerte no es el fin” (Página 12)

Niña pequeña en homenaje a Diego Maradona en Nápoles, Italia.
Homenaje a Diego Maradona en Nápoles, Italia (EFE).

La escritora argentina, Mariana Enríquez, que mezcla terror, rock and roll y mitología latinoamericana en sus textos, escribió para el medio argentino Página 12, “La muerte no es el fin”.

Mi papá era un hombre amoroso y demostrativo pero no sabía llorar. Se angustiaba, se quedaba mudo, se escondía. Ni siquiera se le humedecían los ojos. Lo vi llorar una sola vez y fue cuando Diego hizo el segundo gol a Inglaterra en México ‘86. Y no lloró un poco: lo recuerdo, con mi tío y algunos amigos y amigas, todos alrededor de una mesa, gritando y llorando con hipo, con gratitud, con incredulidad, con alegría y también con tristeza, porque es triste estar ante la presencia de la maravilla y lo irrepetible; es triste porque el corazón de ese momento es la fugacidad, saber que nunca se volverá a estar en presencia de algo tan magnífico. Por eso hace falta la fiesta, la comunidad: porque es un exorcismo. Recuerdo esa calle y el festejo; mas me acuerdo de las calles en celeste y blanco de la final y la Plaza de Mayo. Pero mi primer recuerdo de Diego estará para siempre asociado al único llanto público de mi padre.

Para leer el texto completo, haz clic aquí

Gabriela Cabezón, “Réquiem para un río imposible” (Revista Anfibia)

Revista italiana sobre Marardona en su homenaje en Nápoles, Italia.
Homenaje a Diego Maradona en Nápoles, Italia (EFE).

La escritora y periodista argentina, autora de “La virgen cabeza” y “Le viste la cara a Dios”, escribió para la destacada Revista Anfibia, “Réquiem para un río imposible”.

Te atravesaba un río, Diego, te atravesaba un río. Corría en vos, con sus orillas trémulas de señas, con sus hondos reflejos apenas estrellados. Corría el río en vos con sus ramajes. Fuiste hoy un río en el anochecer, y suspiraron en vos los árboles, y el sendero y las hierbas se apagaron en vos. Te atravesaba un río, Diego: te atravesaba un río, un río imposible, un Riachuelo cristalino lleno de peces. Y quién sabe si te hubiera cantado Juan L. Ortiz, Diego, tal vez el fútbol le chupaba un huevo y ni hablar de los que emiten juicios y recitan estadísticas con cara de haberle visto la cara a dios y tener la generosidad de comentárnoslo. Tal vez el fútbol le chupaba un huevo, Diego, como a mí un ovario o los dos, ¿pero a quién no le gustan los artistas?

Para leer el texto completo, haz clic aquí.

Martín Alé, “Salí, dejame llorar” (Revista Anfibia)

mujer con muñeco de Maradona y camiseta de la selección argentina
Velorio de Diego Maradona en Argentina (EFE).

Editor de Revista Anfibia y profesor de la Universidad de La Plata, Martín Alé, le dedicó al 10 un texto titulado “Salí, dejame llorar”.

Diego Armando Maradona, figura central de la Argentina y el mundo en los últimos 45 años, murió hoy. En la conciencia de millones de hombres y mujeres, la noticia tardará en volverse tolerable. Más allá de los tironeos políticos que lo envolvieron, la Argentina llora a un personaje excepcional.

¿Con cuántos personajes argentinxs se puede reversionar la famosa bajada de Walsh? Murió casi a la misma hora que Perón y el mismo día que Fidel Castro. Como el General y el Comandante, Diego tampoco era inmortal, aunque tenía la potencia de aquellos que trascienden los tiempos y los espacios. Se murieron los ‘80, los ‘90, los 2000. Se fue hoy el combustible de la infancia, adolescencia y juventud de millones. Los goles en diferido del Nápoli, la apilada de todos los tiempos, las piernas cortadas, la caída y la resurrección del nuevo milenio, el último Diego de Dubai-México-Gimnasia. El camino del héroe convertido en un electrocardiograma inverosímil.

Para leer el texto completo, haz clic aquí.

Obituario de Clarín, “Conmoción mundial: murió Diego Armando Maradona”

Miles de personas esperando ingresar al velorio de Diego Maradona en Buenos Aires.
Miles de personas esperando ingresar al velorio de Diego Maradona en Buenos Aires (EFE).

Clarín fue el medio de comunicación encargado de dar la primicia mundial. A continuación, repasamos extractos de su detallado obituario dedicado al futbolista argentino.

Maradona se descompensó mientras dormía y alrededor de las 11.30, cuando fueron a despertarlo, ya no reaccionó a los intentos de reanimación, indicó la Fiscalía General de San Isidro en base a los testimonios tomados en su entorno.

La misma fuente detalló que la última vez que lo vieron con vida fue a las 23 horas del martes. El campeón mundial en México 1986 había sido operado de un coágulo en la cabeza a principios de noviembre.

En los últimos días, su familia y entorno habían notado a Maradona “muy ansioso y nervioso”, por lo que se había reflotado la idea de trasladarlo a Cuba para su rehabilitación, donde ya había pasado unos años luchando contra su adicción a la cocaína.

Para leer el obituario completo, haz clic aquí.

Cristián Grosso, “Murió Diego Maradona: el llanto de un ángel, metáfora de un país pobre” (La Nación)

Mujer cuelga bandera argentina en homenaje Diego Maradona en Nápoles, Italia (EFE).
Homenaje a Diego Maradona en Nápoles, Italia (EFE).

El medio argentino, La Nación, también le dedicó un sentido homenaje a cargo del editor y autor de cinco libros relacionados al fútbol argentino, Cristián Grosso.

Cuentan que lloraba con frecuencia Diego Maradona en estos meses finales, y las lágrimas decían mucho más que tantas palabras innecesarias. Era un hombre asustado, de repente terrenal. Con los miedos de cualquiera, porque no hay sobreviviente eterno. Caprichoso, sensible y frágil. Diego Maradona acostumbró al mundo a que, dentro de él, habitaban todos. Desde hace un tiempo, también era un hombre cansado, que soñaba imposibles. Había perdido los súperpoderes, había colgado la capa. Ese envase maltratado no soportaba más. A su ángel guardián se le cansaron las alas. Escudo incondicional del Maradona autodestructivo y de tantas aves de rapiña. Nadie más lo usará, ya no podrán subir a su Instagram la publicidad de los habanos favoritos a la misma ahora que lo trasladaban a una internación. El mito flameará en cada bandera. Finalmente libre, después de pagar con el último suspiro. El alma y el corazón, sus partes más nobles, ya las había regalado hace tiempo.

Para leer el texto completo, haz clic aquí.

Comentarios