Movilh

Histórico: el Ejército admitirá por primera vez a un hombre trans en sus filas

El joven de 26 años desde pequeño soñaba con ser parte de las Fuerzas Armadas y, actualmente, está a un paso de titularse como enfermero militar de combate.

Un hecho histórico se dio a conocer este viernes, luego de que se anunciará que el Ejército incorporará por primera vez a sus filas a un hombre trans.

Se trata de Benjamín Barrera de 26 años que desde pequeño soñaba con ser parte de las Fuerzas Armadas y que actualmente está a un paso de titularse como enfermero militar de combate, según destacó el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh).

“Logré entrar a la Escuela de Suboficiales. Apenas entré conté todo a los mandos mayores, mi tema de transición y cirugías. Hasta el momento no tenido ningún tipo de discriminación”, señaló Benjamín.

Asimismo, sostuvo que su principal desafío ahora es “finalizar mi carrera con normalidad y contribuir a que la mentalidad siga cambiando y hayan otras personas como yo también, que puedan acceder a las FF.AA. sin ningún tipo de discriminación y diferencias. Claramente respaldado por instituciones como el Movilh”.

En tanto, desde el Ejército, el Jefe del Departamento Comunicacional de la institución, coronel Roberto Ovalle, manifestó que la institución “es parte de la sociedad a la cual sirve y se debe y, por lo tanto, pertenece a todos los chilenos, sin distinción”.

“Su carácter inclusivo considera a todas aquellas personas que deseen servir a la patria, bajo las condiciones establecidas en los distintos procesos de admisión; del estado de salud, que debe ser compatible con el servicio y del compromiso de asumir las normas que tiene el Ejército, contenidas en su Reglamento de Disciplina, en la Ordenanza y el Código de Justicia Militar”, agregó.

En tanto, Benjamín agregó que “siempre conté con el apoyo de mi familia,  abuelos, padres, hermanas, tíos primos etc. Ellos siempre me hicieron sentir un hombre más de la familia, en especial al momento de contarles que iniciaría mi transición”.

“Apenas entré a  la Escuela de Suboficiales conté todos a los mandos mayores. Quise entrar con la verdad altiro. Lo hablé con el capitán Alex Toledo, mi suboficial León y cabos de la compañía. Quizás lo conté con la intención de prevenir algún tipo de discriminación de parte de mis camaradas, pero estos reaccionaron de manera muy respetuosa”, relata.

Finalmente, expresó que “llegar aquí sin vivir prejuicios y con la finalidad de que esto se normalice para que más adelante más personas con las mismas características que uno puedan triunfar en las Fuerzas Armadas es una de mis metas”.

Comentarios