Agencia Uno

“Me quedé tipo: ¡Dios mio!”: Trump cayó redondito con tuitero que fingió ser un familiar suyo

Un fanático de Donald Trump soñaba con convertirse en presentador en una radio conservadora. Sin embargo, en vez de asistir a la universidad, decidió hacerse una carrera en línea. Primero, inventaba a personas comunes de pensamiento conservador, luego pasó a las cuentas parodia, pero aún no saciaba su hambre de atención. Entonces, se le ocurrió revisar qué familiares de Donald Trump no tenían cuenta en Twitter, y las fue creando. A sus nombres, consiguió que le donaran miles de dólares, y de paso, comprobó que aún no es difícil suplantar identidades, incluso si son cercanas a la Casa Blanca.

El mes pasado, poco después de perder la reelección, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, publicó un artículo de un sitio web conservador que decía que su hermana, Elizabeth Trump Grau, acababa de unirse a Twitter para respaldar públicamente la lucha de su hermano para revertir la votación.

“Gracias Elizabeth”, escribió Trump en Twitter. “¡AMOR!”. Pero la cuenta de Twitter que motivó el artículo no era de Elizabeth, sino que era un perfil falso manejado por Josh Hall (21), ferviente partidario de Trump y repartidor de comida de Pensilvania.

“Y yo me quedé tipo: ‘Dios mío. De verdad cree que es su hermana’”, dijo Hall en una entrevista la semana pasada.

Según informa el New York Times, Desde febrero, Hall se ha hecho pasar por figuras políticas y sus familiares en Twitter, entre ellos cinco parientes del presidente: su hermano, Robert Trump, su hijo de 14 años, Barron Trump y Deborah Birx, la coordinadora de respuesta al coronavirus de la Casa Blanca. En total, las cuentas reunieron más de 160.000 seguidores.

Con estas identidades llamaba la atención, a sus nombres, mezclaba comentarios políticos con teorías de conspirativas de alto calibre, como que el gobierno quería implantar microchips en los estadounidenses, y que John F. Kennedy Jr. estaba vivo y a punto de reemplazar a Mike Pence como vicepresidente.

“No había ninguna intención perversa detrás de esto”, dijo Hall al citado medio. “Solo intentaba movilizar a los partidarios de MAGA y divertirme”. MAGA, por su sigla en inglés, es el grupo “Hagamos a Estados Unidos grandioso de nuevo”.

Las personas del MAGA parecían creer en las publicaciones. Los registros también muestran que algunas cuentas servían para darle dinero a Hall. Promovieron una recaudación de fondos para un grupo político que Hall creó llamado “Voces Gay por Trump”. En una entrevista, admitió que el grupo no existía. Con esa campaña, Hall reunió más de 7.300 dólares.

Pese a que las compañías tecnológicas aseguran eliminar millones de perfiles falsos cada año, Hall demostró que todavía era bastante simple suplantar la identidad de funcionarios clave de la Casa Blanca y la familia del presidente, incluyendo su hijo adolescente, y acumular decenas de miles de seguidores antes de que Twitter lo notara.

El New York Times identificó a Hall como la persona detrás de las cuentas falsas de los Trump, las que fueron eliminadas por Twitter, y construyó un resumen de su engaño a través de capturas de pantalla y un archivo recopilado por investigadores de la Universidad de Washington, que utilizan software para guardar millones de tuits sobre la elección y la pandemia.

En entrevista con el Times, Hall dijo que se interesó en la política en 2016 cuando era un adolescente, animado por Trump. “Al principio pensé que era como un payaso”, dijo. “Pero cuanto más le oía hablar, más me daba cuenta: Sí, dice cosas absurdas, pero estoy de acuerdo con lo que dice”.

Hall soñaba con convertirse en conductor de la radio conservadora, así que optó por no ir a la universidad y, en su lugar, construir una identidad en línea. Primero, inventó identidades de personas comunes que se embarcaban en rencillas ficticias con “izquierdistas radicales”. Luego, pasó a crear cuentas falsas de políticos, aclarando que se trataba de parodias. Pero luego dejó de hacerlo.

Hall no estaba consiguiendo la atracción que quería, así que, asegura que fue a Wikipedia para encontrar a los parientes de Trump que aún no tenían cuentas de Twitter, y las fue creando. Con ello, empezó a atraer muchos más seguidores que antes.

Un portavoz de Twitter aseguró al medio estadounidense que la empresa retiró todas las cuentas de Hall por violar sus normas sobre suplantación de identidad y por evadir una prohibición anterior del sitio.

Comentarios