Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Deportes

15 de Diciembre de 2020

Columna de Cristián Arcos: El equipo de todos los tiempos

Agencia Uno

"No vale la pena entrar en discusiones demasiado sesudas con este tipo de ranking, porque no son ni pretenden ser justos. En un deporte tan opinable, lleno de tantos buenos intérpretes, escoger un equipo ideal y discutirlo mucho no tiene sentido. Se mezclan jugadores de épocas distintas, con tipos de fútbol diferente, con formatos disímiles, con preparación física incomparable. Es un juego, no hay que tomárselo demasiado en serio".

Por

La FIFA decidió que este 2020 no entregaría el Balón de Oro. Extraña decisión pues todas las competencias futbolísticas regresaron. Unas antes, otras después, pero las principales ligas del mundo así como los torneos de clubes continentales se han jugado, adaptándose a este mundo azotado por la pandemia.

Pero el máximo organismo decidió aprovechar esta pausa en la entrega de galardones para provocar con la conformación del mejor 11 de todos los tiempos.

No vale la pena entrar en discusiones demasiado sesudas con este tipo de ranking, porque no son ni pretenden ser justos. En un deporte tan opinable, lleno de tantos buenos intérpretes, escoger un equipo ideal y discutirlo mucho no tiene sentido. Se mezclan jugadores de épocas distintas, con tipos de fútbol diferente, con formatos disímiles, con preparación física incomparable. Es un juego, no hay que tomárselo demasiado en serio.

De partida la FIFA estableció un modelo de juego impracticable. Puso en el arco a Lev Yashin. El soviético es una leyenda en la portería, el único arquero en ganar el Balón de Oro en toda la historia. Dispuso tres defensores, un lateral como Cafú, un central como Beckenbauer y un lateral, que podía ser central, como Paolo Maldini. En la mitad de la cancha eligió al español Xavi Hernández, el alemán Lothar Matthaus, el argentino Diego Armando Maradona y el brasileño Pelé, dejando como atacantes a las superestrellas mundiales Lionel Messi, Cristiano Ronaldo y el brasileño Ronaldo.

Cada vez que se arma un equipo quedan muchos jugadores afuera que podrían estar incluidos. Elegir, seleccionar, editar, significa un proceso injusto y de priorización. Podían estar en un equipo estelar Gianluigi Buffon, Johan Cruyff, Ferenc Puskas, Alfredo Di Stéfano, Eusebio, Garrincha, Daniel Passarella, Zinedine Zidane, Ronaldinho y decenas de jugadores más.

Entrando al juego, proponemos un 11, con un esquema flexible de 4-4-2.

Guanluigi Buffon en el arco: El arquero italiano fue campeón del mundo. Aparte de sus extraordinarias condiciones técnicas, influye para elegirlo su vigencia. Desde que apareció en el Parma hasta hoy, aparece en el listado de los mejores de la temporada. Es decir, desde los 17 años hasta pasado los 40. Demasiado tiempo.

Cafú: El brasileño jugó muchos mundiales y siempre destacó en la franja derecha, sobre todo en la proyección. Técnica en velocidad y gran remate, el capitán del último Brasil campeón del mundo.

Elías Figueroa: Lo que conspira contra Elías Figueroa es ser chileno. En una selección de primera línea mundial entra en cualquier conteo. Por condiciones individuales, juego y liderazgo, es uno de los mejores de todos los tiempos en ese puesto. El problema es que nunca pudo avanzar más fases en un Mundial y no jugó en Europa. Su caja de resonancia no es tan grande como otros, incluso algunos muy sobrevalorados.

Franz Beckenbauer: El alemán aparece en todos los listados porque reunía características futbolísticas de selección, triunfos a nivel de clubes y con el combinado de su país. Uno de los pocos puestos que casi no se discute.

Paolo Maldini: Lateral izquierdo italiano, que también podía jugar de central. Potencia inagotable, por casi dos décadas fue el dueño de la franja en el mundo.

Lothar Matthaus: Jugaba de todo y todo lo hacía bien, literalmente. Jugó de lateral derecho, de volante de salida, segundo volante, en la zona de contención y terminó como líbero. Técnica depurada, gran remate de distancia y lectura táctica insuperable. Intuía los movimientos de los rivales antes que todos.

Johan Cruyff: Probablemente el jugador más trascendente de la historia, porque era el cerebro del equipo que lo cambió todo. Los puristas dirán que no fue campeón del mundo ni de Europa y es cierto. Pero nadie cambió el juego tanto como el holandés.

Diego Maradona: El Maradona de México 86 es el futbolista más importante en un campeón del mundo. Nadie fue tan trascendente para que su país ganara un Mundial como el Pelusa en dicho certamen. Por si fuera poco, campeón del mundo Juvenil, subcampeón del mundo en otro mundial y leyenda absoluta del juego.

Pelé: El mejor de todos. Otro de los que no tiene discusión. Tres veces campeón del mundo (nadie más tiene ese registro), el fútbol es el deporte más popular del mundo gracias a Pelé. En cualquier equipo es Pelé y diez más.

Lionel Messi: Los números del argentino son escalofriantes. Otro de los jugadores cuya trascendencia asombrará al mundo cuando se retire. Ahora parece normal, porque estamos acostumbrados a verlo. Pero lo de Messi no es normal. Injustamente criticado a nivel de selección, si bien es cierto no ha tenido rendimientos como los del Barcelona, sus cifras son muy buenas y sigue en competencia. Su carrera aún no termina. 

Ronaldo: Ronaldo Luiz Nazario Da Lima, el 9 más incontrolable de todos los tiempos. Una máquina en velocidad, pero con regate, gambeta, técnica y fantasía. Probablemente el mejor centrodelantero de todos los tiempos.

Faltan nombres, por supuesto. Eso es lo difícil y lo injusto de escoger equipos virtuales. No llegaremos a ninguna conclusión tajante, pero es una linda excusa para recordar a los mejores, entren o no en el listado final.

¿Cuál es el tuyo?

Temas relevantes

#Equipo#fútbol#historico

Notas relacionadas

Deja tu comentario