Agencia Uno

Segunda serie de faltas graves de la misma empresa: Superintendencia sanciona a Santa Marta S.A. por 10 infracciones ambientales en relleno sanitario

La Superintendencia de Medio Ambiente (SMA) acaba de iniciar un proceso sancionatorio contra Santa Marta S.A., la empresa a cargo de uno de los vertederos más grandes de la Región Metropolitana, el Relleno Sanitario Santa Marta, ubicado en Talagante. El mismo consorcio, involucrado en un incendio que cubrió de humo a gran parte de la capital en 2016, enfrenta 10 cargos, dos de ellos considerados graves. Además, también se registraron nueve denuncias ciudadanas, relativas a descargas de líquidos oscuros, malos olores y destrucción de flora nativa.

La Superintendencia del Medio Ambiente (SMA) inició un procedimiento sancionatorio contra el Consorcio Santa Marta S.A.. A la empresa, se le formularon 10 cargos, dos de ellos clasificados como graves.

La empresa opera el Relleno Sanitario Santa Marta, ubicado en Talagante, recibiendo desechos de gran parte de la capital. Las dos infracciones graves están relacionadas con la construcción no autorizada de un by pass en la tubería para descargar efluentes y la superación de los límites máximos permitidos en su programa de monitoreo de residuos líquidos.

De acuerdo a la información obtenida por la Superintendencia, los hechos ocurrieron en los períodos de diciembre de 2017, enero a diciembre de 2018 y 2019 y durante siete meses de 2020.

En tanto, explicó el Superintendente, Cristóbal De La Maza, los ocho cargos clasificados como leves responden al mal estado del área de filtro verde, constatándose ejemplares de eucaliptus en diversos estados de desarrollo y numerosos individuos de replante, evidenciando una alta mortalidad e insuficiente prendimiento.

Cabe recordar que el relleno sanitario Santa Marta es un proyecto que consiste en la construcción y operación de un sitio de disposición final sanitaria de residuos sólidos urbanos de la zona sur de Santiago.

Este proyecto ha experimentado varios cambios, relacionados al sistema de tratamiento de líquidos lixiviados del complejo; el sistema de manejo del biogás; la tasa de ingreso de residuos y la densidad de compactación de los mismos, por mencionar algunas.

Según informa la Superintendencia, la operación del proyecto se encuentra asociada a centros de disposición intermedios ubicados, principalmente, en el área sur de la Región Metropolitana.

Antecedentes y denuncias ciudadanas

Este es el segundo proceso sancionatorio contra la firma, pues en 2016 se inició uno tras un gran incendio que afectó a la instalación y cubrió de humo a gran parte de Santiago.

Además, la entidad ambiental recibió nueve denuncias ciudadanas relativas a descargas de líquidos de color oscuro, lixiviados, malos olores y destrucción de flora nativa, producto de la construcción de caminos, interviniendo no solo el hábitat de la fauna, sino también los cursos de aguas lluvias.

Dichas denuncias fueron interpuestas a través de las Municipalidades de Talagante e Isla de Maipo, la Seremi de Salud, la Seremi de Medio Ambiente, como también por oficios derivados de la Dirección General de Aguas (DGA) y la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS).

La Ley Orgánica de la SMA (LOSMA) establece que las infracciones graves podrán ser objeto de revocación de la Resolución de Calificación Ambiental, clausura del establecimiento, o la aplicación de una multa de hasta 5.000 mil unidades tributarias anuales (UTA).

Por otro lado, las infracciones clasificadas como leves podrán recibir desde una amonestación por escrito, hasta una multa de 1.000 UTA.

La empresa tendrá un plazo de 10 días hábiles para presentar un Programa de Cumplimiento, o bien, 15 días hábiles para formular sus descargos. Ambos plazos empiezan a correr desde la notificación de este proceso sancionatorio.

Comentarios