#ELECCIONES2021

Campañas extremas: Cómo es la carrera electoral en Visviri y Puerto Williams

Candidatos a constituyentes, alcaldes y cupos reservados comentan sobre las dificultades de hacer campaña en esos territorios. El clima, la distancia y la pandemia son factores que hacen más complejo el trabajo electoral en Visviri y en Puerto Williams, las ciudades donde comienza y termina Chile, respectivamente.

“Me preguntas cómo he vivido yo la campaña… Bueno, la verdad es que por un lado ha sido igual que siempre y, por otro, completamente distinta”, dice Francisco Manzano (73), dirigente social y ganadero de Visviri. “Igual porque los políticos sólo se interesan por nosotros en tiempos de elecciones. Y diferente porque la pandemia nos deja aún más aislados de lo que hemos sido siempre, cuesta que nuestros hijos o nietos vengan a visitarnos y nos informen sobre lo que está ocurriendo”, explica.

Francisco cuenta eso desde un lugar de Visviri al que tuvo que ir caminando junto a un familiar para agarrar la señal de celular y poder comunicarse. Es algo común en el pueblo donde vive, capital de la comuna de General Lagos, en la Región de Arica y Parinacota, a 4.069 metros sobre el nivel del mar, el rincón más septentrional de Chile.

Visviri, que en aymara significa “zumbido del viento”, sólo tiene energía eléctrica algunas pocas horas al día (generalmente entre las 20:00 y las 22:00); el internet es proporcionado por los planes de celular, sin acceso a banda ancha, y es frecuente contar con mejor señal proveniente desde los países vecinos, Bolivia y Perú, que están a unos pocos kilómetros de distancia.

En esas condiciones, y cuando los habitantes sólo logran escuchar la radio y ver los canales Chilevisión y TVN, hacer campaña es un desafío importante, según diferentes candidatos consultado por The Clinic.

“Prácticamente la única forma que tienen para informarse sobre estas elecciones, que son únicas en la historia de Chile, es a través del boca a boca”, afirma Naomi Calle Guarachi (30), candidata a la constituyente por los escaños reservados del pueblo aymara, y quien estrenó su campaña electoral en Visviri.

“Prácticamente la única forma que tienen para informarse sobre estas elecciones, que son únicas en la historia de Chile, es a través del boca a boca”, afirma Naomi Calle Guarachi (30), candidata a la constituyente por los escaños reservados del pueblo aymara, y quien estrenó su campaña electoral en Visviri.

“Ha sido muy complejo, porque uno ha tenido que ir para allá, explicar qué son estas elecciones, contar que vamos a redactar la Carta Magna y que por primera vez se está dando esta oportunidad para ser reconocidos los 10 pueblos originarios de Chile… Es una campaña muy a la antigua, porque tienes que llegar allá con calendario, indicarles cuándo serán las elecciones, qué es lo que se vota y así sucesivamente”, explica.

Según el último censo, de 2017, viven 684 personas repartidas en toda la comuna de General Lagos. En Visviri, donde están la municipalidad, la posta, el retén de Carabineros y la escuela pública comunal, se calcula que son menos de 100 personas, en su mayoría adultos mayores ganaderos y niños, ya que los adolescentes migran hacia Arica para terminar la enseñanza media y entrar a la universidad, mientras que los adultos suelen cambiarse para trabajar.

Rosa Maite (57), candidata a alcaldesa independiente y apadrinada por el Partido por la Democracia, explica que, debido a esa migración, “las familias por necesidad han tenido que acomodarse a tener un celular para comunicarse con sus hijos o nietos y por lo menos han aprendido a manejar Facebook y WhatsApp… Entonces establecen días de llamadas para ir a un lugar con señal y ahí se informan sobre muchas cosas, incluyendo las elecciones”.

Rosa Maite (57), candidata a alcaldesa independiente y apadrinada por el Partido por la Democracia, explica que, debido a esa migración, “las familias por necesidad han tenido que acomodarse a tener un celular para comunicarse con sus hijos o nietos y por lo menos han aprendido a manejar Facebook y WhatsApp… Entonces establecen días de llamadas para ir a un lugar con señal y ahí se informan sobre muchas cosas, incluyendo las elecciones”.

Por motivos como ése, Rosa Maite es una de las candidatas que ha apostado por hacer publicidad por redes sociales y, pese a ser candidata por General Lagos, ha hecho campaña tanto en Visviri como Arica. “Todo se está haciendo por internet, especialmente durante la pandemia, y eso obliga que uno esté más en la ciudad durante la semana y suba a Visviri los fines de semana”, afirma.

No es sencillo llegar hasta donde comienza Chile. Son más de cinco horas de viaje desde Arica, por una ruta sinuosa que comienza en el Océano Pacífico y concluye en el altiplano, en la frontera con Bolivia y Perú. “Tengo que viajar en vehículo cuatro por cuatro y, para llegar a las casas de los comuneros, muchas veces tengo que desplazarme más de una hora, porque están muy alejadas una de las otras y a veces se ubican en caminos complejos, al pie de los cerros”, detalla Rosa Maite. “Para mí quizás no sea tan difícil ubicarlos, porque mis papás son de Visviri y conozco el sector de toda la vida, pero para otras personas puede ser más complejo”, añade.

Catalina Cabrera (48), candidata a constituyente por el distrito 1 en la lista Independientes por una Nueva Constituión, coincide. “Es muy difícil hacer una campaña en Visviri. Por la altura, el clima y porque la gente, si no te conoce, es más reservada”, comenta. En ese sector, de día el sol pega fuerte y de noche hiela. En los días más calurosos, la temperatura llega a unos 20º C y luego el frío bordea los -5º C.

Catalina Cabrera (48), candidata a constituyente por el distrito 1 en la lista Independientes por una Nueva Constituión, coincide. “Es muy difícil hacer una campaña en Visviri. Por la altura, el clima y porque la gente, si no te conoce, es más reservada”, comenta. En ese sector, de día el sol pega fuerte y de noche hiela. En los días más calurosos, la temperatura llega a unos 20º C y luego el frío bordea los -5º C.

“Para subir desde Arica, tenemos que ir muy equipados. Llevar mucha agua, algo que comer, hojas de coca, porque en el camino prácticamente no hay dónde comprar. Además, tampoco cuentan con servicios higiénicos como hay en la ciudad y uno tiene que estar preparado para eso. También tenemos que llevar oxígeno, abrigos, protector solar. Estar preparados para caminar mucho y por lo mismo ir con ropa cómoda”, detalla, agregando que la primera vez que fue hasta Visviri se tuvo que devolver a Arica “casi altiro, porque la altura me jugó chueco”.

Otro obstáculo importante es la lengua. Muchos de quiénes viven en Visviri se comunican mayoritariamente en aymara. Para transmitirles confianza, dice Rosa Maite, “hay que tratar de por lo menos saludarlos en esa lengua. Pero es complejo hacer campaña sin usar el español, porque hay conceptos que no están traducidos al aymara, como ‘internet’ y, quizás, buscar palabras que se asemejen a la expresión original puede llevarnos a tergiversar el mensaje que queremos dar”.

Pensando en eso, personas como Naomi Calle Guarachi no sólo se han dedicado en aprender mejor el aymara, sino que ha ido a Visviri y a otros territorios con un traductor.

Pese a las dificultades, Catalina Cabrera considera fundamental llegar a Visviri. “Mucha gente nos toma a los candidatos como una herramienta para difundir sus necesidades, ser su voz. Ellos se sienten muy aislados, no incluidos en las decisiones de nuestra región y utilizados en tiempos de campaña. ¿Y sabes qué? Cuando me dijeron eso, yo les encontré toda la razón. Tenemos que hacer un mea culpa y estar más pendientes no sólo de Visviri, sino de todos los sectores más alejados de Chile, apoyarlos a estar más conectados”, afirma.

***

En el otro extremo de Chile, a casi 6.000 kilómetros de Visviri, la maestra de cocina Marisol Vidal (51) dice que la campaña en Puerto Williams ha sido muy distinta a la de años anteriores debido a la pandemia. “Muchos candidatos no han aparecido, conocimos más que nada a los que son de acá, los que van como alcaldes, no tanto a los que van como gobernadores o constituyentes… E incluso quienes sí han hecho campaña no pueden acompañarnos muy de cerca, o casi no pueden conversar porque tienen que cuidarse del virus”, comenta.

Situado en la ribera norte de la Isla Navarino, Puerto Williams es la ciudad más austral de Chile y la capital de la provincia Antártica Chilena, en la Región de Magallanes.

Llegar ahí no es tan simple. Una opción es utilizar el ferry Austral Broom, que recorre una vez por semana la ruta Beagle a través de los fiordos, ventisqueros, ríos y mares, demorando 28 horas aproximadamente desde Tres Puentes, a siete kilómetros del centro de Punta Arenas. Otra, es tomar un avión de la empresa Dap saliendo desde Punta Arenas, un viaje que se demora alrededor de 1 hora y 15 minutos. Pero es necesario reservar y comprar los pasajes con anticipación, dado que el avión que se usa para el servicio es para menos de 20 pasajeros.

Esas pocas opciones han dificultado la llegada de algunos candidatos a la ciudad. Entre ellos, Nikos Ortega (24), trabajador social que va como constituyente por el distrito 28 por las Juventudes Comunistas dentro de la lista Apruebo Dignidad.

“Cuando vi la posibilidad de ir a Puerto Williams no había pasajes disponibles de avión e ir en ferry también era muy complicado”, relata. Pese a eso, afirma que a través de redes sociales ha podido entrar en contacto con jóvenes de la ciudad y también ha participado de algunos eventos en línea, dándose a conocer en el sector. “Lamentablemente no pude llegar de forma presencial en todas las comunas, pero sí con publicidad de Facebook”, insiste.  

Esa situación ha hecho que los candidatos más presentes en la ciudad más austral de Chile sean justamente quienes viven en ella.

“La ventaja de vivir en una ciudad chica es que la gran mayoría de las personas te conoce. Llevo 21 años viviendo en Puerto Williams, entonces la gente sabe quién eres, a qué te dedicas. Eso es una ventaja, porque no tengo que darme a conocerme a mí misma, sino que dar a conocer el programa con el que estoy trabajando”, afirma Angela Barría (39), candidata a alcaldesa por Renovación Nacional.

“La ventaja de vivir en una ciudad chica es que la gran mayoría de las personas te conoce. Llevo 21 años viviendo en Puerto Williams, entonces la gente sabe quién eres, a qué te dedicas. Eso es una ventaja, porque no tengo que darme a conocerme a mí misma, sino que dar a conocer el programa con el que estoy trabajando”, afirma Angela Barría (39), candidata a alcaldesa por Renovación Nacional.

“El candidato es un vecino más, es una persona con la que convives día a día, nos encontramos en el supermercado, en el banco, en distintos servicios. Esa es una gran ventaja al momento de hacer campaña”, añade. De acuerdo con el último censo, 1.868 personas viven en un total de 662 viviendas en Puerto Williams.

Angela Barría afirma que ha enfocado su campaña principalmente en visitas domiciliarias. “A la gente le gusta la campaña presencial, el poder conversar directamente con el candidato, algo que ha sido posible, gracias a que estamos en fase 3 del plan paso a paso”, comenta, y agrega que también ha facilitado la comunicación con los electores vía WhatsApp para poder “respetar los cuidados que quiere mantener cada familia”.

Patricio Fernández (43), candidato a la reelección de la alcaldía por el Partido Demócrata Cristiano, coincide: “Acá en Puerto Williams nos conocemos todos y eso nos ha permitido hacer una campaña de piel con los vecinos, pese a todo”.

Sin embargo, detalla que, aunque existe un troncal de fibra óptica, la ciudad no cuenta con proveedores de internet, por lo que, si un habitante no cuenta con 4G en su teléfono, puede estar muy desconectado de las redes sociales.  

Quienes hacen campaña también han repartido volantes con el apoyo de sus equipos, que muchas veces trabajan en condiciones adversas: la temperatura media de la ciudad es de 6º C y en los días más fríos esta baja a 1,9º C en promedio. Además, vientos de más de 60 kilómetros por hora suelen azotar a la ciudad, marcando, incluso, la dirección de crecimiento de los árboles.

Quienes hacen campaña también han repartido volantes con el apoyo de sus equipos, que muchas veces trabajan en condiciones adversas: la temperatura media de la ciudad es de 6º C y en los días más fríos esta baja a 1,9º C en promedio. Además, vientos de más de 60 kilómetros por hora suelen azotar a la ciudad, marcando, incluso, la dirección de crecimiento de los árboles.

Los candidatos comentan que, a pesar de que han estado muy presentes en Puerto Williams, han tenido dificultades para llegar a otras localidades. Por ejemplo, para ir a Puerto Toro, la más cercana, hay que viajar en un ferry que sale alrededor de las ocho de la mañana y regresa a las 15:00. Descontando los tiempos de trayecto, un candidato contaría con solo dos horas para poder visitar a cada persona que vive ahí (unas 30 normalmente, alrededor de 300 en temporada de pesca), y la mayoría de ellas reside lejos una de la otra.  

“La posibilidad de viajar hacia esos sectores choca con darle prioridad al vecino, que necesita usar ese medio de transporte o esa conectividad para hacer sus cosas, no para escuchar forzadamente a un candidato… Por eso he optado de llegar a ellos a través de redes sociales. Esa ha sido la forma que he encontrado para involucrar a quiénes están más lejos”, dice Patricio Fernández.

Comentarios
Sabía ud que... Al rey Juan Carlos le gusta la caza, la caza fortunas. -------------------------------- Sabía ud que... La versión israelí de “Two and a Half Men” la protagoniza Ashton Kosher. -------------------------------- Sabía ud que... Keith Richards ha estado más dado vuelta que chaqueta de DC. -------------------------------- Sabía ud que... El perro menos amigo del hombre es el Luciano Cruz Cocker. -------------------------------- Sabía ud que... El Viagra es la única medicina que se toma en pastillas y se convierte en polvo. --------------------------------