“Es un absurdo”: ocho chilenos en Brasil explican por qué rechazan realizar la Copa América en ese país

En medio de una crisis sanitaria, política y de seguridad en el gigante sudamericano, la decisión de la Conmebol de celebrar la Copa América en Brasil -y la posterior aprobación por parte del gobierno de Jair Bolsonaro- desató una ola de críticas. Aquí, expertos y chilenos residentes detallan la situación. "Lo que se ve acá es brutal", comenta una de las entrevistadas.

Generalmente, el que Brasil sea sede de algún evento de entretención internacional es sinónimo de celebración: al brasileño promedio le gusta interactuar con extranjeros, disfruta de asistir -ya sea físicamente o en los bares y restaurantes- a la actividad; los estados festejan el retorno económico que generan esos programas y tiende a ser una oportunidad para que los gobernantes aumenten su popularidad. Y, si todo esto ocurre en un evento futbolero, mejor. Al fin y al cabo, Brasil es conocido por ser “el país del fútbol”.

Sin embargo, el reciente anuncio de la Conmebol de que Brasil será la sede de la Copa América de fútbol desató una oleada de críticas de expertos, políticos y ciudadanos, quienes sostienen que aún cuando los partidos sean realizados sin público, representan un riesgo importante en un país que ha mantenido hasta ahora las fronteras abiertas. Esta mañana, pese a los cuestionamientos, el Presidente Jair Bolsonaro expuso que su gobierno está de acuerdo con celebrar la Copa América en el país: “De nuestra parte, positivo”, expresó el mandatario. Ahora, su administración está negociando con las autoridades de los estados para que los estadios puedan ser utilizados durante los partidos.

“La realización de los juegos en Brasil se convierte realmente en un gran problema, porque el país hasta ahora no ha conseguido establecer una estrategia nacional de enfrentamiento a la pandemia del Covid-19. Estamos reaccionando a ella ampliando camas, pero no definiendo estrategias a nivel nacional de control del virus, como aumento del número de tests y de la cobertura de las vacunas y apoyo social y económico”, comenta Jonas Brant, epidemiólogo de la Universidad de Brasilia. A la fecha, Brasil (de 210 millones de habitantes) es el foco de la pandemia en Latinoamérica, con más de 462.000 fallecidos, según cifras oficiales.

Pero eso no es todo. El anuncio se produce en un momento de profunda crisis política en Brasil, y sólo dos días después de que cientos de miles de personas salieran a las calles a manifestarse contra Bolsonaro. “Esto sin duda va a aumentar las protestas. Hay que recordar que, en 2013, una de las reivindicaciones contra (la exmandataria) Dilma Rousseff fue justamente el pedido de mejor calidad de vida por sobre las obras de los estadios del Mundial de Fútbol (celebrado en 2014)”, recuerda Eduardo Grin, politólogo de la Fundación Getúlio Vargas.

A esa situación se suma una crisis de seguridad en Brasil que no se ha logrado aplacar, plantea Silvia Ramos, investigadora del Centro de Estudios de Seguridad y Ciudadanía de la Universidad Candido Mendes, añadiendo que “los policías no están preparados para lidiar con las multitudes”.

En ese contexto, ni quienes son fan del deporte favorito del país están de acuerdo con la realización del evento. “Es un golpe en la cara por parte del gobierno y de los dirigentes del fútbol de Brasil en la población masacrada por la pandemia. La Copa América debería ser cancelada, no jugada en Brasil. Significa más viajes, más circulación de personas, en el momento en el que el país se sumerge en la tercera ola de la pandemia, un absurdo total”, sostiene el periodista y colaborador de SporTV, Aydano André Motta.

Para saber la opinión no sólo de los expertos, sino también de los ciudadanos, conversamos con ocho chilenos que residen en diferentes localidades de Brasil sobre la decisión. Aquí, sus comentarios.

“Simplemente ridículo”

“En el contexto actual de la pandemia aquí en Brasil realizar la Copa América es simplemente ridículo. Los hechos muestran que las autoridades han efectuado una pésima gestión para enfrentar la crisis sanitaria. El gobierno federal de Bolsonaro, desde un comienzo se mostró negacionista de la realidad del Covid-19 y atacó las medidas de prevención sanitarias. Un absurdo. Por otro lado, día a día se conocen las negligencias de las autoridades para adquirir vacunas, eso es muy triste. Hoy la población vacunada llega solo a un poco más de 10%, hay demasiada espera por las vacunas y mucho dolor por las muertes que el gobierno de Bolsonaro minimiza y hasta ridiculiza. En ese contexto, la Copa América no debe realizarse”, dice Daniel Orrego Guajardo (40) desde Brasilia, Distrito Federal, donde vive hace cuatro años.

“Como extranjero, aquí me ha tocado ver mucha gente bastante preocupada, angustiada no sólo por el virus. También con lo laboral y financiero, con el clima político que no aporta como debiera ser. Eso es muy lamentable. En mi familia hemos afrontado con bastante responsabilidad el tema y gracias a Dios, no hemos sido contagiados. Pero sí nos ha tocado saber de historias de gente cercana a amigos que se infectaron. Unos sin presentar síntomas, otros la pasaron bastante mal y también supimos de casos de muertes”, agrega.

“Lo que se ve acá es brutal”

“Es una barbaridad. No existe la más mínima condición de seguridad sanitaria para un evento de este porte, y es una falta de respeto increíble con todos los pacientes internados, con las familias de los más de 460.000 muertos, y con los equipos de salud que siguen trabajando al límite todo este tiempo. Es algo bastante consecuente con la necropolítica del desgobierno actual, que insiste en promover eventos y aglomeraciones”, comenta Lilian Gárate (47) desde Belo Horizonte, Minas Gerais, donde vive desde 2012.

“El Covid-19 llegó a mi familia, sin internaciones ni fallecidos, pero sí con algunas secuelas post enfermedad. Perdí un amigo, varios amigos perdieron familiares, perdí más de una docena de expacientes de una clínica de diálisis donde trabajé. Lo que se ve acá es brutal. No vengan. Se supone que los partidos van a ser sin público, no sirve de nada venir. Aunque se permitiera público, no hay lo más mínimo de seguridad para turistas acá, y caminamos para un nuevo colapso de la red hospitalaria en junio”, concluye.

“Quédese en Chile”

“Considero que no es el momento de que se realicen eventos masivos. Considero que debería ser suspendido el evento hasta que más del 80% de la población brasileña sea vacunada”, dice Rodrigo Alejandro Mora Azócar (41), quien vive en Blumenau, Santa Catarina, desde hace más de 20 años.

“Yo lo que veo es que existe una lucha de la clase política brasileña muy fuerte, además de corrupción y mala gestión de los gobernadores de los estados. Cada cual busca sus intereses sin pensar en la salud del pueblo de forma sensata e íntegra, haciendo con que de esta forma atrase la vacunación.  Además, los hospitales están combatiendo el Covid-19 en una situación precaria. Por eso, querido compatriota, quédese en Chile, cuide su salud y de sus seres queridos: ahora no es el momento de venirse a Brasil. No faltará momento para que visite este país”, agrega.

“Hay una falta de respeto por el ser humano”

“Encuentro que es un absurdo en una pandemia que está completamente sin control en Brasil se preocupen de un campeonato de fútbol en vez de preocuparse en vacunar a la gente. Hay hospitales con 100% de las camillas ocupadas, y preocuparse con hacer un campeonato es una gran estupidez”, afirma Aldo Ramaciotti (51), desde São Paulo, estado de São Paulo, donde llegó hace más de 40 años.

“Lamentablemente esta pandemia me ha mostrado que el brasileño carece de empatía. Le importa lo que es importante para él, lo demás no importa. Hay una falta de respeto por el ser humano. Yo tuve Covid-19 el año pasado y conocidos míos murieron por esa enfermedad, mi excuñado estuvo 22 días en terapia intensiva… Es bien seria la cosa y aquí no se toma en serio”, añade.

“Un acto de irresponsabilidad”

“Encuentro la decisión de realizar la Copa América en Brasil, un acto de irresponsabilidad, una falta de respeto hacia el pueblo brasileiro. La situación del Covid-19 no está controlada. Los números lo dicen. Viendo las noticias, toman decisiones una semana y a la otra ya deciden abrir todo. Como país no se respeta cuarentena… Me imagino con el fútbol, todos desgobernados”, comenta Claudia Andrea Rodríguez Cornejo (35), quien vive en São Borja, Río Grande del Sur, desde el 2016.

“Durante la pandemia he sentido impotencia de que las autoridades -los alcaldes, los gobernadores y el Presidente- no tomen buenas decisiones y peor todavía que la gente no tenga autocuidado. Como extranjera, esa impotencia también se transforma en ansiedad de querer ir a Chile y no poder”, agrega.

“Quienes llegan a Brasil piensan que todo es permitido”

“Acá cada estado es independiente, entonces la situación varía de estado a estado, pero tampoco es que uno puede andar libremente sin mascarilla, por ejemplo. El que se comente que acá no hay control no es tan cierto. Aun así, no me parece muy prudente que en este momento se haga un evento de cualquier tipo en Brasil”, dice Constanza Rodríguez (27) quien vive en Río de Janeiro, capital del estado homónimo, desde hace tres años y medio.

“No me parece que se haga el evento porque igual la gente no está vacunada y los turistas pueden venir. Y me ha tocado ver que quienes llegan a Brasil piensan que todo es permitido y son muy irresponsables. Yo trabajo con turismo y vi muchos chilenos en vacaciones que no estaban ni ahí con usar mascarillas o cuidarse solo por estar en Brasil”, detalla.  

“Aquí queremos vacuna ya”

“El país está muy mal. Bolsonaro se demoró nueve meses en aceptar las vacunas y prácticamente nueve minutos en aceptar la Copa América”, sostiene Marilia Acuña Castillo (40), quien vive desde hace tres años en Brasil y ahora reside en Salvador, Bahía.

“Además, exponer a los jugadores a venir y todo lo que significa venir a Brasil, los hinchas de cada país, etc., cuando tenemos más de 4.000 muertes diarias es una irresponsabilidad gigante. ¡Aquí queremos vacuna ya!”, comenta, añadiendo que la prensa local ha informado que el mandatario rechazó anteriormente más de 10 ofertas de compras de vacunas. “El Presidente asegura que no se necesita hacer nada para controlar la pandemia, es horrible”.

“Sería una tragedia en cualquier país”

“Para empezar, nunca me gustó el futbol”, comenta Bernardo Arturo Concha, desde Fortaleza, Ceará, donde vive desde hace 38 años.

“Aquí en Brasil estamos llegando a casi 500.000 muertos por el virus. No hay ninguna seguridad. Sería una tragedia en cualquier país que se haga la Copa América”, opina.

Comentarios