¿Seguir explotando su biografía o abrir espacio a vocerías? El dilema estratégico entre Sichel y los partidos de Chile Vamos

En los partidos del oficialismo reconocen inquietud por la intención del abanderado de seguir haciendo campaña en base a su historia personal, debido a que "no le acomoda que hablen por él", cuentan en Chile Vamos. Así, el bloque plantea que el relato personal debe ser compensado con propuestas programáticas relacionadas y vocerías regionales.

Incluso antes de ser candidato presidencial, Sebastián Sichel ya hablaba públicamente sobre su historia personal. Por ejemplo, cuando era Ministro de Desarrollo Social, insistía en que él pertenece a la élite, pero no siempre fue parte de ella.  “Cuando me compré mi primer refrigerador fue como tener un Mercedes Benz” dijo en una de las tantas entrevistas que dio cuando aún trabajaba como secretario de Estado.

Así fue construyendo un relato en torno a la meritocracia y así también pretende continuar, hoy en calidad de abanderado oficial de Chile Vamos. A pesar de que aún su equipo de campaña está siendo reestructurado, en Chile Vamos le han hecho ver a Sichel de la importancia de lograr un equilibrio entre las potencialidades de su figura, y las propuestas de gobierno que respondan a esa vida de “esfuerzo” de la que ha hablado en tantas ocasiones. 

Una de las ideas que han planteado desde Renovación Nacional, apunta a ampliar el programa de gobierno desde la vivencia personal de Sebastián Sichel. “La idea es que esa experiencia personal se refleje en propuestas, en miradas concretas de país”, dicen desde el partido. 

Por ejemplo, el ex presidente de Banco Estado ha contado que parte de su infancia la vivió en una media agua en Las Condes y desde esa experiencia personal, buscan articular propuestas de gobierno en materia de vivienda.  “Construir un planteamiento en vivienda, distinto al típico de la centro derecha que ha sido de subsidios”, dicen desde RN. Apuntando, recalcan las fuentes, al “reformismo con libertad”, donde prime la justicia social por sobre lo económico. 

En el oficialismo, además, buscan que en la candidatura de Sichel se incorporen vocerías regionales, con referentes ciudadanos que puedan complementar al ex ministro. De igual forma, al interior de la coalición reconocen que al candidato “no le acomoda que otras personas hablen por él”. Sin embargo, ya le han planteado el “alto riesgo” de explotar en exceso su figura y no ampliarlo a otras voces. 

“Sebastián tiene un potencial comunicacional súper fuerte, pero es bueno mostrar que esto trasciende a una persona en concreto”, dicen en RN.

En la coalición han evitado que desde los partidos puedan salir eventuales voceros para sumarse a la campaña, ya que han apostado por incluir rostros ciudadanos, no tan identificables con los partidos del oficialismo, siguiendo así el perfil independiente que ha subrayado Sichel en su candidatura. 

Sin embargo, desde la UDI señalan que aún no está definido lo que ocurrirá con las vocerías. En este sentido, en el gremialismo coinciden que la nueva etapa de la candidatura del ex DC, pueda ser un equilibrio entre su faceta personal y propuestas programáticas de su eventual gobierno. 

Una debate al que entrarán de lleno durante esta jornada con parlamentarios y dirigentes de Chile Vamos, cuando se reúnan hoy con Sebastián Sichel en medio de su visita a Temuco, hasta donde llegará el presidenciable en una gira que marcará el segundo tiempo de su campaña. 

“Ok, conozco tu vida”

Seguir hablando de su historia de esfuerzo, la difusión de un libro biográfico, la exhibición de los tatuajes y cómo se enfrentó a las lógicas partidarias antes de ser independiente, es algo que genera posiciones encontradas entre los expertos electorales. 

Va a llegar a un punto de saturación donde la gente dirá «ok, conozco tu vida, ahora muéstrame tu programa». Y hoy estamos con una ciudadanía más exigente.   

Así, el uso de la historia personal limitará con los ejes programáticos, señala el académico de la Escuela de Ciencia Política de la Universidad Diego Portales, Claudio Fuentes, quien plantea que seguir aprovechando su vida personal “desde el punto de vista de la estrategia de campaña podría servirle por un rato, pero no es suficiente porque eso satura”. 

“Va a llegar a un punto de saturación donde la gente dirá «ok, conozco tu vida, ahora muéstrame tu programa». Y hoy estamos con una ciudadanía más exigente”, agregó.   

Por lo mismo, Fuentes enumera tres puntos que tendrá que clarificar Sichel en su campaña. “Primero, los contenidos y propuestas concretas respecto de lo que será su gestión de gobierno. Segundo, con quién se va a rodear. Yo creo que va a haber una gran incógnita ahí, quiénes serán los que lo rodean.  Y tercero, un ámbito muy sensible, quién está financiando su campaña. Seguramente recibirá aportes de empresarios y eso le puede costar votos porque dirán que él representa los intereses empresariales”. 

Tendrá que responder por lo que hizo en el Gobierno, particularmente en la primera etapa de la pandemia. Y él va a tratar de mostrarse lo más distante al Gobierno.

Claudio Fuentes, además, admite que destacar la independencia y trayectoria de vida de Sichel, permitirá que se pueda posicionar en segmentos de la sociedad en donde todavía no lo conocen. Sin embargo, se mantendrá dentro de sus debilidades el haber formado parte del Gobierno de Sebastián Piñera. “Tendrá que responder por lo que hizo en el Gobierno, particularmente en la primera etapa de la pandemia. Y él va a tratar de mostrarse lo más distante al Gobierno”. 

Para el decano de la Facultad de Gobierno de la Universidad del Desarrollo, Eugenio Guzmán, esta faceta de Sichel puede interpelar o “mover” al electorado que está menos comprometido en la política, pero que sí participa en elecciones. “Él (Sichel) tiene que decir yo no soy más de lo mismo. Ser independiente y no ser de la élite, no ser más de lo mismo. Puede ser un buen punto de partida”. El académico cree que esto también responde a la desconfianza de la ciudadanía a las figuras políticas. 

“Es una hipótesis razonable basada en la desaprobación que tienen lo tradicional, las mismas caras, los políticos de siempre. Que fue un discurso muy fuerte que también hizo Michelle Bachelet en el 2005 y que Joaquín Lavín también usó en 1999. No es nuevo apelar a la gente diciéndole que eres distinto”, señala Guzmán. 

También puedes leer: ¿Más Estado o más Mercado? Germán Vera, el embajador del “republicanismo popular” de Desbordes en el comando de Sebastián Sichel


Volver al Home

The Clinic Newsletter
Comentarios