Anciana insultó al presidente argentino, Alberto Fernández

Captura Twitter

VIDEO. El duro relato de anciana que insultó al presidente argentino: “Lo hice con un dolor del alma”

La mujer se hizo viral luego de que se difundiera el registro en el que le levantaba el dedo del medio al mandatario trasandino, Alberto Fernández, el que reaccionó al gesto gritando: "¡Te quiero!".

El pasado miércoles 18 de agosto un mujer de la tercera edad se hizo viral en Argentina luego de encarar al presidente argentino Alberto Fernández al insultarlo levantándole el dedo del medio.

El hecho se produjo cuando el mandatario trasandino se desplazaba en una van por las calles de la ciudad de San Martín, cuando la mujer identificada como Ana María lo esperó para hacer el comentado gesto.

La reacción de Fernández tampoco paso desapercibida, ya que en el video difundido en redes sociales se le puede escuchar responder: “¡Te quiero mucho!”.

Tras la situación la mujer que es dueña de un local en la ciudad y perdió a su esposo, Carlos Alberto, durante la pandemia luego de que se contagiara de Covid-19, explicó la razón detrás de su actuar con el presidente argentino.

En conversación con Radio Mitre, Ana María argumentó que “lo hice con un dolor del alma; hice esa expresión hacia el señor presidente… no le quise faltar el respeto, fue mi dolor, como a tantos argentinos”.

Asimismo, relató que “interné a mi marido el 1 de septiembre, no lo vi más. El 10 de septiembre falleció sin poder ninguna comunicación con él (…) No pude despedir a mi esposo porque me tenían aislada”.

En esta línea la mujer detalló que luego de que internaran a su esposo a este “le pusieron la máscara y no lo vi mal. Por eso pienso que para mi no falleció. No pude pasar por el proceso del duelo”.

Por otro lado criticó el masivo funeral que tuvo Diego Maradona a los pocos meses de que su marido falleciera: “Hicieron un velatorio de locos y a mi esposo no lo pude ver. ¿Mi esposo no era un ser humano?”.

Ana María además señaló que “a mis hijos no los veía, a mis nietos no los veía. Al negocio no iba, lo tuve cerrado porque no se podía (…) La gente no pudo trabajar. Yo hace más de 20 años que tengo el negocio; gracias a dios pude subsistir, pero muchos no. Siempre trabajé y guardé”.

VOLVER AL HOME PARA SEGUIR LEYENDO MÁS NOTAS DE THE CLINIC

Comentarios