1 vs 1: Basek, el desconocido freestyler que ganó Red Bull Batalla en Chile

No es campeón, es bicampeón: Después de retirarse por más de una década, el campeón de Red Bull 2008 volvió para quedarse con el primer lugar y representar a Chile en la Internacional. El secreto para haber ganado después de estar fuera de las canchas tanto tiempo y llevando una vida normal de quehaceres, los comenta en esta edición de 1 vs 1, nuestro programa de desafíos y juegos con freestylers.

Varios nombres sonaban como favoritos para ganar la final nacional de Red Bull Batalla, la competencia de freestyle más mediática en la actualidad: Rodamiento, Acertijo o Jokker, por mencionar algunos. Pero quien resultó ser esa persona, después de todo, fue posiblemente quien que menos se oía o conocía, al menos entre la multitud.

Si nos ponemos superficiales, cabe mencionar que tiene muchos menos seguidores que sus adversarios y por ende era probablemente el menos popular. Pasa que Basek pasó a ser un ícono más bien de culto en el freestyle, una escena que se volvió cada vez más masiva entre adolescentes y jóvenes, y donde la fama era una de las claves para identificar a sus rostros.

Pero Francisco Mateluna -su verdadero nombre- es uno de los pioneros en el freestyle profesional: ganó el 2008, apenas la segunda versión de este certamen. Después de eso, estuvo muchos años retirado, dedicándose a una vida más bien normal y cumpliendo como jurado de vez en cuando. Quien lo conociera demostraba que sabe de freestyle; de historia del freestyle.

Hasta ahora.

Bicampeón de Red Bull

Esta final nacional de Red Bull tiene mayor peso que otros años porque la versión internacional se realizará en Chile. En consecuencia, la persona que represente al país tendrá el peso de estar de local.

“Chile es el único país con gran talento que no tiene un campeón nacional. Existe una deuda”, explica el MC.

“Rapeamos como nunca, perdimos como siempre”, le respondo.

Hablando de ganar, le invito a reaccionar a sus últimas batallas. Para cuartos de final enfrentó a El Menor, uno de los íconos más queridos de la escena. En algún momento, pareció que iba a perder contra el coquimbano.

“Erré al tiro. El primer verso no salió como lo tenía pensado. El Menor es El Menor. Y ahí dije voy a tener que ocupar otro recurso“, recuerda Basek.

A continuación dio un comentario clave: “Es súper importante la templanza en la batalla”.

¿Cómo lo hiciste para retirarte tantos años, haber vuelto este año y quedarte con el primer lugar?

-Básicamente nunca dejé de improvisar. Entrené un mes intensamente, entre una y dos horas al día, adaptándome al formato. Pero creo que eso de improvisar algo en el momento nunca se perdió. Me faltaba adaptarme al formato.

Tú vives en San Antonio.

-Exacto.

¿Y allá qué haces?

-Yo trabajo en una agencia de aduanas. Hago los trámites de importación y exportación de carga. En mis tiempos hago freestyle.

Aparte de eso eres padre de familia, a veces eres jurado en algunas competencias… Por lo general, quienes compiten en esto, se dedican de lleno al freestyle, o a lo más a la música, paralelamente. ¿Cuál es tu secreto para haber triunfado, haciendo otras cosas?

-Sí, yo sé que los muchachos despiertan y viven freestyle no más po. Pero eso ensalsa más la victoria y me motiva a seguir progresando y para “la Inter”. Hacer lo mismo pero más arduo.

¿Cómo te sientes para la Internacional?

-Bien. Sabes que logré un estado mental para nacional de tranquilidad. Ya me vi las fallas en esa competencia. Si mejoro esas cosas técnicas, con la misma mentalidad, podré tener un muy buen resultado en la Inter.

¿Existe alguna batalla a la que le tengas especial cariño?

-Sí. Con Esnou el 2008. Estábamos en semifinal y era el campeón del año pasado. Ahí como que me gané a la gente. Me apoyaron. Entonces fue bacán.

Mira también:

The Clinic Newsletter
Comentarios