El atado de Bassa y el próximo Presidente explicado a mi nieto

Hace unos días se encendió la polémica por el nuevo sistema de gobierno. Acá le explicamos didácticamente en qué consiste el atado.

Los hechos en un párrafo:

En Tolerancia Cero, Jaime Bassa, el big boss de la Convención (pa´qué andamos con cosas), abrió la puerta a que la nueva Constitución cambie el sistema de gobierno.  Ya, ¿y?, ¿no están para eso las nuevas constituciones?  Sí, pero no hay que olvidar que hay elecciones presidenciales en noviembre, po. Esas en las que Jadue y Lavín se iban a batir en duelo, ¿se acuerdan? Pero volvamos a lo de Bassa. Al decir que se podía cambiar de régimen, explicó que eso se hacía con normas transitorias que podrían obligar, en una de esas, a que el nuevo Presidente gobierne sólo un año. Y pa que no nos digan inexactos, acá está la cuña textual: “Sí o sí el sistema de representación popular va a ser distinto, sí o sí el régimen de gobierno va a ser distinto”. Bueno, ahí quedó la escoba y empezó el gran ¡chan! nacional. 

Los protagonistas

Jaime Bassa:

Es un abogado constitucionalista del Frente Amplio y según Wikipedia (sí, hicimos la gran Provoste), fue dirigente estudiantil y, afírmense cabros, compitió representando a una centroderecha cercana a RN junto a Sebastián Sichel, que en ese tiempo era DC. Nuevo chan. Se hizo conocido hace unos años cuando fue al Congreso sin corbata y un diputado UDI hizo el ridículo diciendo que andaba mal vestido. Fue elegido como constituyente y ahora es el vicepresidente-golden-premium de la Convención. Es decir, cuando habla varios lo escuchan, cosa que no pasa con todos los convencionales, para qué andamos con cosas.

Sebastián Sichel

Candidato presidencial del conglomerado de derecha. Quién lo ve y quién lo viera. Tiene más partidos que el Chupete Suazo aunque ahora se vanagloria de independencia, ama contar su historia de vida cada vez que puede y, por alguna razón, se jacta de haber trabajado. Le duele mucho Chile y fundó la banda de rock Los Pichuloncos.

Gabriel Boric

No sé para qué lo ponemos si se quedó callado, pero igual. Candidato del pacto Apruebo Dignidad que reúne al Frente Amplio y a…. mmmhh… Hay más, pero no logro acordarme… ¡Ah! ¡Los comunistas! Aunque los tienen más escondidos que ALF -caída de carné- para que los amarillos no salgan corriendo. Le gusta Tool y Nine Inch Nails. Pide perdón a cada rato. Dice que es del pueblo, pero celebró su triunfo en Bilbao con Tobalaba.

Yasna Provoste

Candidata de la Concertación (que después se llamó Nueva Mayoría y ahora, la verdad es que no me acuerdo cómo se llama). La acusaron de que se le perdieron unos millones cuando era ministra de Educación y le prohibieron ocupar cargos públicos por 5 años. Y como la venganza es un plato que se sirve frío, ha vuelto y está por verse si en gloria y majestad. Hay más datos, pero como que da lo mismo, el importante en esta historia es Bassa.

¿Qué cresta pasó?

Ya, lo que pasó es que Bassa fue de invitado a Tolerancia Cero y a la primera le sacaron el tema del cambio del sistema de gobierno. ¿Pasará?


(Respuesta de Bassa en Tolerancia Cero hecha por un artista del Clinic)

“Sipo, loco”, dijo Bassa (no con esas palabras eso sí). “Es más, la weá va a cambiar sí o sí”, agregó (no con esas palabras).

Ahí el caballero de derecha del programa -con los ojos como platos- se lanzó con que entonces podía haber elecciones de Presidente sin saber si el que gana va a gobernar cuatro años como siempre o… “Bueno, puede ser po, si la nueva Constitución hace una norma transitoria pa llamar a elecciones en un año, se tiene que hacer, o sea, se pensó y se hizo, cachai”, dijo Bassa (no con esas palabras).

Después se pusieron a hablar de cómo en el Frente Amplio eran más amiguis del PS y la concerta que de los comunistas y el programa se fue pa´ otro lado.

Pero sigamos con el tema. Salió un término nuevo: “Norma Transitoria”. ¿Qué es esa cuestión?  Bueno, es una norma… que es transitoria. En simple, son reglas que se usan por un tiempo acotado que permiten pasar de un sistema a otro, poco a poco, y que no quede la cueca en pelota. O más la cueca en pelota de lo que ya está. 

Por ejemplo, imaginemos que la Convención decide que en la nueva Constitución, en vez de Presidente, el que gobierna es un pescao (sorry, no se me ocurrió otra cosa más entretenida). Chuta no se puede pasar al toque -de la noche a la mañana como los cambios de nombre de la Lista del Pueblo- de un Presidente a un pescao, una vez pasamos de una presidenta a un payaso, pero eso es un tema diferente… 

La cosa es que hay que hacerlo de a poco para que todos, todas y todes nos acostumbremos. Ahí entra la dichosa “norma transitoria” que, por ejemplo, puede decir “ya, pa que no sea de golpe y porrazo el cambio, el Presidente que hay se queda sólo por 1 año  pa´ que en ese tiempo vayamos cachando qué pescao queremos, si jurel o atún, para que nos vayamos acostumbrando a la idea de un pescao y, de paso, que el antiguo ordene y se lleve sus cosas de La Moneda y limpie las piezas”


(Representación de un pescao como Presidente hecha por un artista del Clinic)

¿Por qué es importante esto de la norma transitoria?

Normalmente, no la pescaríamos mucho. Seguramente, va a haber caleta en los otros temas constitucionales y ni nos enteraremos. Pero, en el caso del sistema de gobierno, sí importa porque …¡oh! El cambio constitucional justo se topa con una elección presidencial.¿Pa´qué hacernos la vida fácil si podemos hacerla difícil? 

Es decir, esa norma transitoria será la que nos dirá cuánto rato gobernará el que salga elegido ahora mismito en noviembre. Y, convengamos, no es lo mismo que te digan que llegas por un año a que llegas por cuatro, salvo que llegues a la casa de tu suegra de allegado, o al revés, que te digan que llegai por 4 años y te echan cascando en uno, como Poyet en la UC. 

¿Ya, y la polémica?

Bueno, hay varias cuestiones medias complicadas. Es bien probable que votí por un candidato que puede durar menos que Rojas Vade en la Convención, sin antes saberlo. Porque pa´qué vamos a andar con cosas, es bien difícil que esto lo tengan decidido antes de las elecciones. Entonces, puede pasar que salga Artés y días después, la Convención decida que el gobierno de transición va a durar tres días no más. Chuta, van a salir todos los norcoreanos a alegar que fue pa fregarse al profe, vamos a tener un conflicto diplomático y Kim nos va a tirar los cohetes mulas que tiene. 

Ahora, si logran dejar todo esto listo antes de las elecciones, votaremos sabiendo cuánto durará el próximo presidente, según la dichosa norma transitoria. Pero como eso sería un milagro más grande que Lasarte ganando un partido, seguramente iremos a las urnas sin saber, y pa más recacha, los convencionales van decidir cuánto debe durar el gobierno de la norma transitoria ya sabiendo quién ganó las elecciones. ¿Si gana Sichel cuántos años le pondrán? ¿Y si gana Boric cuántos años apoyará la Cubillos? Ah, no, verdad que los convencionales no miran la política contingente y velan por el bien superior del país. No hemos dicho nada. 

¿Y hay otra polémica?

Sí, pero ésta es para los abogados y es más latera. Varios abogados de Twitter -los mismos que eran epidemiólogos hasta marzo- empezaron a echarse la foca sobre si la Convención puede o no cambiar los períodos de las autoridades vigentes. Es un debate bien latero, pero ya hay bastante consenso de que sí pueden porque es obvio que pueden, po.  

¿Qué dijeron los candidatos?

Sichel salió alegando contra la Convención diciendo que se creían emperadores y dueños de la democracia, no seguí leyendo, pero imagino que algo le dolió después.

Boric no dijo na, aunque sí salió Marcelo Díaz (el político, no el futbolista) que cantinfleó olímpicamente diciendo “no sé qué tan conveniente sería una decisión de esa naturaleza, pero hay que ver lo que los constituyentes vayan evaluando”… básicamente “ehhh… ahí vemos”

Provoste también se dio más vueltas que Tomás González para no contestar na.


(Representación de los candidatos hecha por un artista del Clinic)

Ya, vamos resumiendo:

La convención tiene que decidir qué clase de gobierno vamos a tener y si decide cambiarlo, tiene que cachar cómo hacemos el paso de un sistema a otro, incluido cuánto tiempo tomará. Lo más probable, es que acorte el próximo período presidencial que empieza en marzo, ¿cuánto? Nadie sabe, pero Bassa dijo que un año era lo más razonable, lo que provocó sarampión, varicela, caída de pelo y colitis a varios, pero en una de esas pueden tirar una norma transitoria que respeta los actuales cuatro años. Y aquí no ha pasado nada. ¡Y todo este llanto por nara! 

La gran pregunta es ¿Es posible cachar cuánto puede durar el próximo gobierno antes de votar?

La respuesta es nica. O por lo menos es mucho más probable que Junior Fernandes sea figura del campeonato, o ver a Tonka Tomicic comprándose un Casio, o Diego Schalper como invitado en La Belleza de Pensar, o..  . ¿se entiende? Bueno, un poquito de incertidumbre para no perder la costumbre. 

The Clinic Newsletter
Comentarios