Captura: Twitter

Sorpresa en redes: Propaganda electoral de Mañalich se cuela en espacio privilegiado de Twitter

La cuenta del exministro es una de las seleccionadas por la red social para la difusión contenido oficial sobre la pandemia. Sin embargo, en la plataforma del pajarito aún no se enteran que el médico dejó de ser autoridad y ahora es candidato en campaña.

Mañalich

Durante los primeros meses de la pandemia, las plataformas digitales y redes sociales -desde Google hasta Instagram y Tik Tok- desarrollaron una estrategia para facilitar la búsqueda de usuarios de información confiable sobre el covid-19 en sus circuitos de navegación, con el objetivo de combatir la desinformación.

En Twitter, aspiraron a contar con esta información en cada país en tiempo real, mediante un apartado que aparece en sus circuitos de búsqueda. En nuestro país se llama “COVID-19: Tweets de autoridades de Chile”, y aparece con la imagen de una mascarilla de fondo.

De acuerdo con el blog oficial de la plataforma, la primera vez que incorporó esta pestaña fue el 18 de mayo del 2020, e incluía anuncios de servicio público, tweets de expertos en materia sanitaria, también periodistas y personas que se ayudan entre sí. Inicialmente estuvo disponible en 16 países, pero poco a poco se fue ampliando.

Sin embargo, hasta principios de noviembre el video destacado de dicha sección era uno publicado por Jaime Mañalich, exministro de Salud y actual candidato a senador por la Región Metropolitana.

El video, que al cierre de esta edición acumulaba más de 77 mil visitas, no tenía nada que ver con la pandemia. El registro de 44 segundos se titulaba “Guerreras contra la droga”. En él, Mañalich cuenta su visita a un centro de rehabilitación y marca el narcotráfico como uno de los males que está dispuesto a combatir desde el Congreso.

Las razones de Twitter

The Clinic se puso en contacto con la red de microblogging y recibió una respuesta a través de Monica Portes, jefa de comunicaciones de Twitter para el mundo hispanoparlante, con oficina en México, quien aclara que la publicación de Mañalich “no es publicidad paga” ya que la empresa “prohíbe globalmente la promoción de contenido político”.

Esto mismo se puede leer en la política para contenido político que tiene la red social. “Hemos tomado esta decisión basándonos en nuestra creencia de que el alcance del mensaje político debe ganarse, no comprarse“, enfatiza la empresa con sede en San Francisco.

En ese mismo texto, Twitter define el contenido político como cualquiera que haga “referencia a un candidato, partido político, funcionario gubernamental electo o designado, elección, referéndum, medida electoral, legislación, regulación, directiva o resultado judicial”.

Entonces, ¿qué pasó acá? Portes explica que en el apartado de covid-19 se incluye “a las autoridades sanitarias en la materia y se actualiza periódicamente. Lo revisaremos en consecuencia para realizar la actualización adecuada”.

Un problema de transparencia

The Clinic conversó sobre este tema con Patricia Peña, directora del capítulo chileno de Internet Society (ISOC) y académica de la U. de Chile, quien califica el episodio como “un error o una situación de desprolijidad”.

Sin embargo, también agrega que redes sociales tienen un problema de transparencia que se develan en este tipo de casos. “Si tú buscas en cualquier plataforma no encuentras demasiada información que explique por qué están destacando ese contenido, esa cápsula, o lo que sea”, señala.

Para Peña, el caso de Twitter es contradictorio porque también cuentan con una política de moderación de contenido, incluso a través de algoritmo desarrollados para cumplir con ese fin. Así ocurrió, por ejemplo, con tweets de los presidentes Donald Trump y Jair Bolsonaro.

“El debate en definitiva hoy día es cuál es el rol y qué tan importante es exigirle a las plataformas que tengan más transparencia a la hora de mostrarnos todo el contenido que se destaca, particularmente en temas tan sensibles como el covid-19, más allá de la anécdota”, concluyó.


Volver al Home para seguir leyendo más notas de The Clinic

The Clinic Newsletter
Comentarios