Reconocimiento Facial

rawpixel

Corea del Sur tendrá que responder por la venta de fotos de turistas a empresas tecnológicas

Abogados han denunciado que Corea del Sur ha proporcionado millones de fotos de turistas extranjeros a empresas de reconocimiento facial, sin el consentimiento de las personas

El Ministerio de Justicia de Corea del Sur fue el encargado de proporcionar las fotos de los ciudadanos extranjeros a empresas privadas dedicadas al reconocimiento facial. Esto según denuncian abogados pertenecientes a la organización progresista “MINBYUN- Abogados por una sociedad democrática”.

Se tratarían de más de 100 millones de fotos, que fueron facilitadas por el Gobierno surcoreano a empresas privadas, sin el consentimiento de las personas, para la utilización de sus datos biométricos de manera secreta.

Proyecto revelado

El caso vio la luz en el periódico surcoreano ‘The Hankyoreh’, en donde se informó que el miembro de la Asamblea Nacional, Park Joo-min, solicitó y recibió documentos del Ministerio de Justicia relacionados al ‘Proyecto de construcción de sistemas de seguimiento e inteligencia artificial’.

En los archivos se pudo apreciar que empresas utilizaron datos biométricos en secreto para investigar y desarrollar un sistema avanzado de control de inmigración, que utilizaría inteligencia artificial para identificar automáticamente las identidades de los usuarios del aeropuerto.

Rechazo ciudadano

Diferentes grupos civiles reaccionaron mediante una conferencia prensa, acusando que es “inaudito que las organizaciones estatales, cuyo deber es administrar y controlar la tecnología de reconocimiento facial, entreguen la información biométrica recopilada con fines públicos a una empresa del sector privado”, expresaron grupos cívicos, encabezados por el MINBYUN.

Además llamaron a detener estas acciones, calificándolas como ilegales y que violan significativamente las normas internacionales de Derechos Humanos. En este sentido, los abogados de la organización ratifican que el proyecto viola la Ley de Protección de Información Personal de Corea del Sur, la cual limita estrictamente el procesamiento de información personal.

Caso de Henrietta Lacks

La compra y venta de datos biométricos humanos, para su uso en estudios científicos sin el consentimiento de las personas, tiene una larga historia. Un ejemplo de ello, ocurrió en la década de los 50’s, en donde los investigadores del cáncer del Hospital Johns Hopkins recolectaron, las células de Henrietta Lacks, una mujer que había sido ingresada en el hospital por sangrado vaginal.

Sin su consentimiento, sus células han sido fundamentales para una variedad de avances médicos importantes desde mediados del siglo XX.

Reconocimiento facial en la mira

Diferentes estudios, incluidos del gobierno de Estados Unidos, han demostrado que la tecnología puede llegar a ser racista y poco confiable. Además defensores de los derechos civiles han acusado que el reconocimiento facial se utiliza de manera desproporcionada contra los inmigrantes y las comunidades de color. 

A pesar de las acusaciones y denuncias, el uso de esta tecnología es utilizada cada vez más en espacios comerciales y aeropuertos. Por su parte, el Ministerio surcoreano aún no ha anunciado planes para detener el proyecto, que estaba programado para completarse en 2022.    

Comentarios