Personas pelirrojas tolerancia al dolor

Unsplash

Personas pelirrojas tienen más tolerancia al dolor según estudio clínico

El Hospital General de Massachusetts (MGH) encontró la respuesta a este mito y es que las personas pelirrojas tienen una tolerancia al dolor distinta y son más tolerantes a los analgésicos opioides.

Las personas pelirrojas tienen una variante del gen receptor de melanocortina-1 (MC1R), que según un estudio, sería el encargado de la tolerancia al dolor.

Este gen controla la producción de melanina, el pigmento que da color a la piel, el cabello y los ojos, y las células que generan estas (melanocitos) a su vez crean dos formas: eumelanina y feomelanina.

Las personas pelirrojas producen más feomelanina, que es la responsable de otorgar pecas y una piel incapaz de broncearse. 

El equipo de investigadores, utilizó una raza de ratones pelirrojos que poseen la misma variante del gen que las personas pelirrojas. El resultado demostró que la mutación suprime al receptor de melanocortina-1, por lo tanto, tienen más tolerancia al dolor.

Los investigadores cruzaron la misma raza mencionada con una albina. El hallazgo mostró, que los roedores que portaban la variante del pelo rojo MC1R, tenían un umbral de dolor más alto.

Los receptores opioides de los pelirrojos

El otro hallazgo es la correlación entre el MC1R y una proteína llamada proopiomelanocortina (POMC). La ausencia de actividad de la melanocortina 1 en los ratones pelirrojos provocó que sus melanocitos generaran menos POMC.

Esta proteína se divide en varias hormonas, una que mejora la percepción del dolor (hormona estimulante de los melanocitos) y otra que bloquea el dolor (beta-endorfina).

Ambas hormonas afectan el equilibrio entre los receptores opioides que inhiben el dolor (OPRM1) y los receptores de melanocortina 4 (MC4R) que aumentan la sensibilidad al dolor.

La presencia de hormonas que afectan a ambos receptores parece mantener un equilibrio. Pero la variante MCR1, alteró el equilibrio a favor de los receptores de opioides, por lo que mantienen el umbral alto.

Los resultados de esta investigación podrían ayudar a informar nuevas estrategias para el tratamiento del dolor.

VOLVER AL HOME

The Clinic Newsletter
Comentarios