Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Entrevistas

15 de diciembre de 2021

Carlos Correa y el apoyo de la ex Presidenta Bachelet a Boric: «Le da visibilidad y arraigo en mujeres mayores y personas del mundo popular»

Carlos Correa, ex director (s) de la Secom, analiza el apoyo de Michelle Bachelet a Gabriel Boric

El ex subdirector de la Secretaría de Comunicaciones en el segundo gobierno de la otrora Mandataria, sitúa el respaldo de la Alta Comisionada de la ONU como un refuerzo en sectores donde el abanderado de Apruebo Dignidad no ha sido del todo gravitante. Eso sí, advierte una probable pasividad del electorado: “No veo un entusiasmo mayoritario en esta segunda vuelta”.

Por

Si hay alguien que sabe de todo lo que implica manejar una campaña presidencial desde las comunicaciones, es Carlos Correa Bau, quien lideró la estrategia comunicacional que convirtió a Michelle Bachelet -quien recientemente dio su apoyo a Gabriel Boric- en Presidenta por segunda vez, para luego convertirse en subdirector de la Secretaría de Comunicaciones del gobierno de la ex Presidenta.

Hoy en día observa el escenario político con más de distancia. Sigue pendiente de la contingencia para mantener actualizados a los clientes que tiene con su empresa Qualiz, de la que es Director Ejecutivo, además de una columna de opinión publicada semanalmente en La Tercera.

Correa Bau es Ingeniero Civil Industrial de la Universidad de Chile, con un MBA en la Tulane University de Estados Unidos y  Magíster en Administración de Empresas en la Universidad de Chile. Además, es académico de la Universidad Diego Portales y de la Universidad de Chile.

En esta entrevista, Carlos Correa -también ex asesor de las candidaturas presidenciales de Heraldo Muñoz y Carlos Maldonado- disecciona el impacto del anuncio de Michelle Bachelet al entregarle su apoyo a Gabriel Boric, cuando desde la vereda del frente han recordado que el apoyo inicial de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los DD.HH. hacia la candidatura de Paula Narváez (PS) estuvo lejos de rendir los frutos esperados. 

Con todo, Correa subraya en varias ocasiones a lo largo de esta conversación, que el gesto de la ex Mandataria “se comió la pauta”, en un contexto de tropiezos comunicacionales y alta crispación en la cuenta regresiva hacia los comicios del 19 de Diciembre.

La ex Presidenta Bachelet manifestó que votaría por Gabriel Boric. Desde su punto de vista: ¿Moviliza a eventuales votantes al candidato? ¿Era el momento político adecuado?

 -Es complejo que fuese antes, porque ella es una funcionaria internacional. Por cierto, ella dice ‘voy a ejercer mi derecho a voto, voy a votar por Boric’, es decir, no forma parte de la campaña, sino que es una decisión que toma una persona que es ciudadana chilena y tiene derecho a voto. Además, resulta lógico. 

Ella misma dice que lo de Kast es claramente un retroceso para todas las cosas que ella en su momento promulgó. Boric, en cambio, es más bien continuidad. Boric cada día habla más en el tono de Bachelet. Yo veo muy parecida su campaña y la que hacíamos nosotros. Lo que noto es que ella muestra una preocupación por un retroceso claro.

«Si hay ataques a la ex Presidenta desde los partidarios Kast y de sectores de derecha, es porque ellos consideran que sin duda es gravitante».

-Más allá de que el apoyo haya sido dentro de las normas, el oficialismo acusa intervencionismo.

-Desde el punto de vista comunicacional, si hay ataques a la ex Presidenta desde los partidarios Kast y de sectores de derecha, es porque ellos consideran que sin duda es gravitante. Porque si no fuera gravitante no la tomarían en cuenta. Es una cuestión comunicacional lógica. O sea, la forma en que Bachelet se comió la pauta muestra que es una figura gravitante, sobre todo en una elección que, reconozcamos, está bastante estrecha, por algo la atacan. Si fuera una persona que no pesara, no la atacarían. De hecho, a (Ricardo) Lagos no lo atacaron.

-¿No será que sólo refuerza aquellos votos que Boric ya tenía asegurados?

-Es que es distinto asumir el apoyo que declararlo. Porque, al declararlo, tu creas un acto comunicacional. Entonces, lo que hace ella es convertirlo en noticia y, por cierto, los partidarios de Kast han amplificado más la noticia y hace que tenga mucho más impacto. O sea, más personas logran enterarse, se supera lo que técnicamente se llama la segunda improbabilidad de la comunicación -es decir, llegar más allá de los presentes- y más personas se enteran de que, efectivamente, Bachelet está comprometida con Boric. Además, que da la razón del apoyo. Su mensaje dice dos cosas: se compromete con Boric y plantea que Kast es un retroceso

“No veo un entusiasmo mayoritario en esta segunda vuelta”

-Tanto en la elección constituyente como la presidencial, hubo dos grupos que captaron una alta masa de votantes apelando a desmarcarse de la política tradicional: la Lista del Pueblo y el Partido de la Gente. En ese sentido, ¿El apoyo de Bachelet y Lagos no le perjudica a Boric en su misión de atraer a ese electorado que ve en los ex Presidentes a “los mismos de siempre”?

-La hipótesis subyacente a la pregunta es correcta. Hay un descontento generalizado con la política y ese descontento generalizado explica que efectivamente esta elección sea abierta. Hay una reticencia a votar. En la primera vuelta votó la mitad. Yo no veo un entusiasmo mayoritario en esta segunda vuelta. Esa es la dificultad que tienen tanto Boric como Kast: a pesar de que los dos son outsiders, los dos son parte de la clase política.

-En el balance: ¿el gesto de Bachelet a Boric moviliza más votos de los que aleja?

-Creo más bien que lo beneficia por varias razones: le da visibilidad y le permite también tener arraigo a un cierto público, a mujeres mayores sobre todo y personas del mundo popular, es decir, quienes accedieron a la gratuidad y a la pensión básica solidaria, por ejemplo. Efectivamente hay una gran crítica a la política, pero hay un bacheletismo emotivo muy fuerte, no político, emotivo. 

De todos modos, hay un descrédito de la política y eso afecta la tensión de ir a votar. Ese es un problema complejo que tiene Boric, también lo tiene Kast, pero sobre todo Boric. Por eso mismo es que ha evitado fotos con los partidos, ha tratado de acercarse más al mundo independiente. Kast ha hecho un poco lo mismo, no se ha sacado ninguna foto con Piñera.

«En esta segunda vuelta, Gabriel Boric se ha vuelto un social demócrata, lo que propone es bastante parecido a Bachelet II. O sea, cambios pero con certeza, con posibilidades».

-Al principio de esta conversación usted estableció una similitud entre la campaña de Bachelet II y la de Boric. ¿En qué nivel está esa semejanza?

-En el sentido de que en esta segunda vuelta, Gabriel Boric se ha vuelto un social demócrata, lo que propone es bastante parecido a Bachelet II. O sea, cambios pero con certeza, con posibilidades. Bachelet triunfó la vez pasada, pese a que ya había sido Presidenta, porque la gente dijo ‘queremos cambios, pero que se hagan realidad’. Por eso la gente votó por ella y no por Marco Enríquez-Ominami, por ejemplo, que estaba en un registro fuera de la política tradicional. 

La apuesta que ha hecho Boric es la misma, es decir, ‘quiero cambios, pero quiero transmitir certezas también’. Ese es el registro que trabajamos en el relato de la campaña de Bachelet II.

“Desde el punto de vista táctico, la estrategia tiene que ser la masividad”

-¿Cómo explica la transición de Boric hacia una figura más parecida, por situar una referencia, a Edgardo Boeninger?

-Jaja, como Edgardo Boeninger no. Yo creo que está más parecido a Bachelet y a Lagos que a los gobernantes demócratacristianos de los noventa. Como primera cosa creo que está más en el registro de los gobernantes del 2000. 

También hay un hecho real y concreto: Boric no logró 30 puntos, llegó segundo con una votación baja para un candidato que está en segunda vuelta. Kast tampoco logró los 30 puntos. Por lo tanto, sus proyectos no convocan mayorías y en esa lógica tienes dos caminos: o pierdes con tus ideas, o ganas ampliando tus ideas hasta donde sea razonable, y Boric optó por lo segundo. Esas son decisiones estratégicas complejas, pero que son de políticos maduros. 

«Boric no logró 30 puntos, llegó segundo con una votación baja para un candidato que está en segunda vuelta. Kast tampoco logró los 30 puntos. Por lo tanto, sus proyectos no convocan mayorías».

-En esa línea de virar hacia el centro: ¿Qué tan fidelidad tiene el votante que está a la izquierda de Boric? ¿Acaso no se aleja con la moderación del candidato?

-Es que ese votante de izquierda está politizado y el problema de Boric es el votante despolitizado. La mayoría de la gente no está politizada. En ese sentido, yendo al que está politizado, yo no me imagino a una persona de izquierda quedándose en la casa, cuando lo que tiene al frente es alguien como José Antonio Kast, con todo lo que implica culturalmente para muchas personas. Por tanto, esos votos están per se, Boric se modere o no. 

En los primeros días de este cambio hubo algunos, como Jadue, que dijeron que si se desviaba una coma del programa, él iba a ser oposición y esa voz rápidamente se calló. El PC no se ha salido de las filas de Boric, pese a que se ha moderado bastante, porque no tiene otra alternativa.

-Y esta moderación, al votante despolitizado, ¿lo moviliza?

-El votante despolitizado es muy complejo capturarlo. Me refiero no solamente a la gente que se quedó en su casa en la primera vuelta, sino también a la gente que votó por Parisi. La crítica a la política tradicional es un asunto profundo y que requiere cambiar el modo como las instituciones se relacionan con las personas. El modo de dirigirse ‘con el pueblo, pero lejos de él’, no funciona. Y Kast también tiene esa tarea, la tienen los dos. 

Ahora, la particularidad que tiene la moderación es que Boric aparece con eso dispuesto a escuchar, dispuesto a cambiar, es decir, que no es dueño de la verdad. Kast se dio cuenta de ese detalle, pero creo que lo hizo muy tarde.

-¿Se refiere a la demora y ambigüedades para aceptar los requisitos de Sebastián Sichel, por ejemplo,?

-Ese fue un error estratégico. De hecho, ellos mismos se dieron cuenta de que era un error, porque acuérdate que Rojo Edwards dijo que no y después de Macarena Santelices matizó lo que dijo él; creo que la lectura que hizo ella era la correcta. Si yo fuera asesor de Kast, la oferta de Sichel la habría tomado inmediatamente. A la larga ha tenido que hacerlo, pero se ha demorado mucho. Dar signos de moderación es una forma de decir ‘yo los estoy escuchando’, Creo que en una campaña tan corta como es la segunda vuelta, los días que se demoró Kast valen.

-Quedan cuatro días para las elecciones y dos días para hacer campaña: ¿En qué se deberían enfocar ambos candidatos antes del balotaje?

-Ir a los votantes despolitizados.

«¿Qué consumen esos votantes despolitizados? Consumen televisión, consumen redes más masivas como Facebook, Instagram y, sobre todo, televisión y radio«.

-¿Pero cómo se logra eso?

-Lo primero es apostar por los medios masivos, optar por la masividad en la comunicación. Porque esa gente no consume diarios, ni Twitter, ahí hay gente que ya está convencida. ¿Qué consumen esos votantes despolitizados? Consumen televisión, consumen redes más masivas como Facebook, Instagram y, sobre todo, televisión y radio. Ese es el tema: ir por las audiencias masivas. Entonces, desde el punto de vista táctico, la estrategia tiene que ser la masividad, eso te digo para ambos y sin duda que el territorio también. Llegar y estar presente en terreno.

-¿Y a nivel de discurso, de relato?

-Creo que los dos, en el debate Anatel, construyeron un relato del tipo dialogante. Porque es lo que dicen las encuestas, y en este caso las élites están mucho más radicalizadas que la gente. Voy a señalar una muy buena encuesta, que es la de “Tenemos que Hablar de Chile”, que la hizo la Universidad de Chile con la Universidad Católica. Lo que dice es que la gente prefiere el diálogo que la confrontación para resolver los problemas. Eso lo dice la encuesta y, por lo tanto, el perfil de verse dialogante es algo necesario, sobre todo si no fuiste mayoría en la primera vuelta. 

Nosotros teníamos ese relato con la Presidenta también y, además, a ella le salía bien, como que era una persona que escuchaba y que podía dialogar. De todos modos, la apuesta tiene que ser por la masividad, principalmente.

-En el sentido de la masividad: ¿Cuánto efecto puede tener, por ejemplo, la gira de Izkia Siches recorriendo el país?

-Ella es una figura bien respetada por la gente. Además, es conocida, por tanto es una figura muy valorada, sobre todo, por las mujeres y por las personas de a pié, menos consumidores de política. Porque Izkia, a raíz de la pandemia, salía en la televisión de la gente a píe, por decirlo de una manera, no salía en la sección Política. Por tanto, su visibilidad en una zona compleja para Boric es una buena estrategia. En el norte Parisi arrasó y ahí hay una cierta razón de abandono e ir a verlo es un gesto positivo. En ese sentido, Kast ha apostado mucho por la radio. Está buena la campaña.

«En esa presencia en radio Kast ha sido un campeón, leyó correctamente lo que estábamos hablando de masividad. Y, por tanto, la manera en que se ha suplido por parte de Boric es con la presencia de Izkia Siches en el territorio».

-¿Y quién llega mejor al “territorio”: el que está en todas las radios o quien hace un recorrido nacional?

-Eso es bien interesante. Kast está en todas las radios. En eso tiene un punto a favor con respecto a Boric. Las radios son masivas, le hablan también a públicos no politizados y, además, muchas veces van a grupos específicos. En esa presencia en radio Kast ha sido un campeón, leyó correctamente lo que estábamos hablando de masividad. Y, por tanto, la manera en que se ha suplido por parte de Boric es con la presencia de Izkia Siches en el territorio. 

Además, es una gira tipo Teletón, acuérdate que la Teletón hacía esas cosas también. ¿Por qué las hacen? Porque efectivamente funcionan. Por eso la Teletón tiene el valor que logró como marca, porque son unos artistas de la comunicación estratégica. Hasta en año de elección reúnen la plata, pese a todo lo que se pueda decir, siempre reúnen la plata. Y hacen esas giras porque, efectivamente, muestran cercanía y preocupación.

“Fue destemplada la reacción de Boric con un periodista”

-Respecto del último debate Anatel que usted mencionó. ¿Realmente mueve la aguja?

-Los debates han movido la aguja en esta elección.

-¿Como el caso de Jadue?

-Y también en el caso de Sichel, que estaba arriba y se cayó en los debates. Sí, los debates han movido la aguja. También están los que no han podido sobrevivir a los debates Uno de los problemas de Yasna Provoste en su campaña fueron los debates, donde era rarísima la performance que usaba. 

Mira, el debate pasado yo lo vi bastante empatado. Tuvo una buena audiencia, cuarenta y tantos puntos de rating. Yo los vi empatados, no vi un asunto que podría ser una ventaja grande para uno u otro. 

No me gustó mucho. Creo que era innecesaria la reacción destemplada del candidato Boric con un periodista en el punto de prensa después del debate. Los medios están para hacer preguntas incómodas.

-¿Cree que va a ser importante para los últimos días de campaña ese episodio?

-Creo que fue un detalle que podría haber sido peor. Pero creo que Bachelet se comió la pauta, así que ahí se salvó. Volviendo a lo comunicacional, los vi bastante serenos a los dos en el debate. Vi que Kast, lo que estaba muy bien por él, bajó al menos dos cambios en términos de agresividad respecto al debate Archi, donde estuvo muy agresivo y eso no gusta a las personas.

«Esas jugadas (test de drogas mostrado por Boric) hay que planificarlas completas. En comunicación, los detalles importan. Porque, a veces, por detalles puedes perder un golpe comunicacional».

-Respecto del test de drogas, Boric entró a un juego que Kast venía tratando de instalar hace mucho rato. A pesar de que lo hace dando una sorpresa, abrió la posibilidad de que sus rivales lo cuestionen e instalen otras ideas. ¿Puede esto ser gravitante en la recta final de campaña?.

-Desde el punto de vista comunicacional, esas jugadas hay que planificarlas completas. En comunicación, los detalles importan. Porque, a veces, por detalles puedes perder un golpe comunicacional. Esto, en todo caso, palideció porque Bachelet se comió la pauta y, por tanto, todo pasó a segundo plano.

-¿Se la juega con un pronóstico para el domingo?

-Todavía hay mucha incerteza, porque hay muchos votos dando vuelta y muchas personas que no tienen decidido todavía ir a votar. Entonces, es muy difícil hacer un pronóstico en esas circunstancias. Y, nuevamente, la veda de encuestas conspira contra el buen análisis, porque en esta entrevista no puedo mencionar las encuestas que he visto. Uno puede hacer sus críticas a las encuestas, pero creo que ponderar los instrumentos es un rol de la prensa y la prensa lo hace bien. Entonces, hay una incerteza de cuanta gente va a ir a votar y quienes van a ir a votar.

-Las críticas de Franco Parisi al programa de Boric: ¿Produce algún efecto real en contra el candidato de Apruebo Dignidad a cuatro días de la elección?

-Respecto a eso, la intervención de Bachelet fue muy oportuna porque los efectos son comunicacionales. O sea, Parisi no es tanto como que le hable a todos sus votantes, uno no sabe qué gente ve ese programa, pero los efectos comunicacionales los tiene. En ese sentido, Bachelet, como dije, se comió la pauta con su apoyo a Boric. La conversación respecto de la campaña está sobre Bachelet, no sobre Parisi, por eso es tan valiosa la intervención de ella. Los cercanos de Kast van a estar hasta mañana hablando de ella.

-Diputados de Chile Podemos Más enviaron una carta a la ONU reclamando…

¡Con eso le ayudan más a Boric! Esas acciones van a dejar a Parisi en segundo plano. Por eso la intervención de ella fue muy oportuna.


VOLVER AL HOME PARA SEGUIR LEYENDO MÁS NOTAS DE THE CLINIC

Notas relacionadas

Deja tu comentario