Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Planeta

4 de Febrero de 2022

Advierten que sequía en el Maule alcanzará niveles críticos este 2022

AGENCIA UNO

Racionamiento de agua podría ser una realidad a partir de agosto o septiembre de 2022, afirmó Patricio González, agroclimatólogo de la Universidad de Talca.

Por

Una crítica situación podría vivir la Región del Maule este 2022 producto de la situación hídrica en la cual se encuentra la zona central a raíz de la sequía. De hecho, el panorama apunta a la posibilidad, incluso, de tener que racionar el agua potable y de riego agrícola a futuro.

El agroclimatólogo de la Universidad de Talca, Patricio González, señaló que la situación hídrica en el territorio es crítica: “Los veranos pueden alcanzar temperaturas más extremas, con olas de calor que llegan hasta los 40° en Cauquenes“.

Se estimó que, para fines básicos, la región necesitaría precipitaciones sobre los 700 mm, además de unos tres o cuatro metros de nieve en la cordillera. El panorama, sin embargo, no es auspicioso: “Eso no va a suceder en el 2022. Es probable que tengamos una nueva sequía cercana al 50%, porque las condiciones que han generado esta situación climática, derivada del cambio climático, no han variado”, señaló González.

Entre los factores, explica el especialista, se encuentran la temperatura de la Tierra y el bloqueo anticiclónico que se mantiene vigente, lo que no permitiría las condiciones para que los sistemas frontales puedan llegar a este invierno. De este modo, la sequía podría mantenerse hasta 2024. “Genera una alta probabilidad de racionamiento de agua, lo cual podría ser una realidad a partir de agosto de 2022 o a contar de 2023“.

Las dificultades de la zona central

Con respecto a otras zonas que aglomeran el centro del país, el especialista señaló que en Santiago sería “prácticamente una realidad que habrá racionamiento de agua a contar de septiembre de 2022”, lo cual indica el vigor del problema climático que enfrenta Chile por la sequía, ejemplificado en el Maule.

De este modo, Patricio González señala que deben realizarse mecanismos para adaptarse a esta nueva realidad: “Solo se han realizado estrategias de mitigación mediante decretos de emergencia agrícola y camiones aljibe. No podemos estar 20 años en esa situación”.

Una de las formas que proponen desde la Universidad de Talca se encuentra en una estrategia de adaptación al próximo invierno, que se tratará de uno de los más secos y fríos.

Respecto a la agricultura, el profesor señaló que también es crítica, porque no hay nieve en la cordillera, y porque el año pasado se cerró con un déficit del 99% entre Copiapó y Chillán. “El agro dependerá de las condiciones meteorológicas y pluviométricas del invierno del 2022. Bajo todos los modelos registrará escasas precipitaciones, lo que restringirá aún más las posibilidades de riego entre septiembre de 2022 a marzo de 2023″, explicó González.  

Notas relacionadas

Deja tu comentario