Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Actualidad

22 de marzo de 2022

«Es hora de mostrar quién soy ahora»: estudiante quedó con el rostro totalmente desfigurado tras ser mordida más de 800 veces por perros que cuidaba

Captura YouTube CBS News

La joven de 22 años sufrió la pérdida de casi el 30 por ciento de su sangre luego del ataque de los canes que le arrancaron la nariz, las orejas, los labios y las mejillas hasta los huesos.

Por

Una trágica situación vivió una estudiante universitaria de Estados Unidos luego de ser atacada por dos perros a los que se encontraba cuidando y que la mordieron más de 800 veces dejándole totalmente desfigurado su rostro.

La víctima se trata de Jacqueline Durand de 22 años, quien a fines de 2021 sufrió este ataque de los animales solo días antes de navidad y tras casi tres meses decidió dar a conocer su historia y mostrar sus lesiones.

El hecho en cuestión ocurrió el 23 de diciembre del año pasado, cuendo la joven llegó a la casa de Justin y Ashley Bishop, para cuidar a sus perros: Lucy, una mezcla de pastor alemán, y Bender, una mezcla de boxer y pitbull.

En conversación con el medio CBS News la mujer relató que ambos animales la arrastraron desde la puerta del hogar hasta la sala principal, dejándola inmovilizada, para luego morderla y arrancarle la nariz, las orejas, los labios y las mejillas hasta los huesos.

«Pensé que iba a morir», manifestó Jacqueline Durand tras el ataque que la dejó en estado grave y le hizo perder casi el 30 por ciento de su sangre, teniendo que ser sometida a una cirugía de siete horas.

La joven tuve que ser sometida a una operación para reconstruir parte de su rostro, tras lo cual aseguró al medio antes citado: «Siento que no pedí esto. Entonces, creo que es hora de mostrar quién soy ahora, y no puedo tener miedo de eso».

La mujer además aseguró que no quiere ser vista como una víctima, sino que como un ejemplo para que «los dueños de perros conozcan a sus animales y puedan comunicarse con sus cuidadores sobre cómo están».

«Honestamente, estoy sin palabras. Después de cada encuentro y saludo que tuve, siempre sentí lo mismo con esos otros perros y no cambian su actitud desde el momento en que los conocí hasta el momento en que voy allí por primera vez», añadió.

Durand, que cuidó perros por más de siete años, además expresó su deseo de seguir trabajando con animales y que incluso su deseo es ser entrenadora de canes.

VOLVER AL HOME

Notas relacionadas