Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Ciencia

17 de mayo de 2022

Vida después de la muerte: científicos reviven células oculares humanas de donantes de órganos

El equipo confía ahora en poder utilizar la investigación para revertir algunos tipos de ceguera.

El nuevo estudio plantea cuestiones sobre la irreversibilidad de la muerte: investigadores afirman haber conseguido que las células neuronales de la retina se comunicaran entre sí "postmortem".

Por Deutsche Welle

Científicos de Suiza y Estados Unidos afirman haber «despertado» células neuronales fotorreceptoras que detectan la luz en los ojos de un donante de órganos cinco horas después de la muerte y haber conseguido revivir las conexiones entre ellas.

El avance, publicado en la revista Nature, podría permitir a los científicos prolongar la vida útil de los órganos de los donantes y conducir a nuevas formas de tratar las enfermedades oculares.

Durante su investigación, el equipo midió la actividad de las células de la retina como modelo del sistema nervioso central para investigar cómo mueren las neuronas y para encontrar nuevos métodos para revivirlas, según se lee en el comunicado de la Universidad de Utah.

Los primeros experimentos, tanto en ratones como en humanos, indicaron que la privación de oxígeno es el factor crítico que provoca la pérdida de comunicación de los fotorreceptores con otras células de la retina.

Tras esta observación, crearon un método especial con dispositivos para mantener las células oxigenadas durante más tiempo. Esencialmente, alargaron el periodo de tiempo en que las células de la retina y las neuronas podían volver a «vivir» después de que se diera al menos uno de los otros requisitos para la muerte.

«Onda b» en las retinas postmortem

En concreto, el equipo –que consiguió ojos de donantes de órganos en menos de 20 minutos tras la muerte y desarrolló una unidad de transporte para devolver la oxigenación y otros nutrientes a los ojos del donante– restauró una señal eléctrica específica que se observa en los ojos vivos, también conocida como «onda b» en las retinas postmortem. Tras ser activadas por la luz, las retinas postmortem emitieron unas ondas b concretas.

«Pudimos despertar las células fotorreceptoras de la mácula humana, que es la parte de la retina responsable de nuestra visión central y de nuestra capacidad para ver los detalles finos y el color», dijo Fatima Abbas, del Centro Oftalmológico Moran, autora principal del estudio, en el comunicado.

«En los ojos obtenidos hasta cinco horas después de la muerte de un donante de órganos, estas células respondían a la luz brillante, a las luces de color e incluso a los destellos de luz muy tenues», agregó.

Revertir algunos tipos de ceguera

Según el comunicado, el proceso demostrado por el equipo podría utilizarse para estudiar otros tejidos neuronales del sistema nervioso central. El equipo confía ahora en poder utilizar la investigación para revertir algunos tipos de ceguera, como la degeneración macular asociada a la edad.

«La comunidad científica puede ahora estudiar la visión humana de un modo que no es posible con animales de laboratorio», afirma en el comunicado el científico del Centro Oftalmológico Moran Frans Vinberg, coautor del estudio.

«Esperamos que esto motive a las sociedades de donantes de órganos, a los donantes de órganos y a los bancos de ojos, ayudándoles a comprender las nuevas y emocionantes posibilidades que ofrece este tipo de investigación», agregó.

Además de que el avance ofrece esperanzas para futuros trasplantes que podrían ayudar a restaurar la visión en aquellos con enfermedades oculares –aunque ese día aún está muy lejos, por la complejidad del proceso–, el estudio proporciona el primer ejemplo de ojos donados que responden a la luz. Por tanto, plantea cuestiones sobre la irreversibilidad de la muerte, en parte relacionada con la pérdida permanente de actividad neuronal.

Notas relacionadas

Deja tu comentario