Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Política

19 de Septiembre de 2022

No me ayude tanto, compañero/a: los díscolos que golpean al gobierno de Boric en la mirada crítica de los analistas

Tras la derrota electoral del Apruebo en el Plebiscito de Salida y una notaria baja en los apoyos al gobierno según diversas encuestas, La Moneda resiente las críticas desde las coaliciones que sustentan al Ejecutivo. Un proceso constituyente cuestionado particularmente desde el PS, un accidentado cambio de gabinete criticado por el PC, y la gestión medioambiental de un proyecto inmobiliario rechazado por la alcaldesa de Viña del Mar, Macarena Ripamonti (RD), son factores revisados por los expertos para The Clinic.

Por

Luego de llegar a La Moneda con una votación histórica de 4.620.671 sufragios, el apoyo al Gobierno de Gabriel Boric en las encuestas ha ido disminuyendo por distintos factores como errores no forzados, la complejidad de no contar con mayoría en el Congreso, crisis económicas y de seguridad, incluyendo las declaraciones de díscolos de las coaliciones oficialistas.

Por ejemplo, la encuesta Cadem del pasado lunes 12 de septiembre, la desaprobación del Presidente está en un 60% (aumento de 6 puntos), mientras que su aprobación bajó 5 puntos, situándose en 33% de respaldo. Cifras similares a las que arrojó la encuesta Data Influye, que sitúa su aprobación al gobierno en un 49% y su desaprobación en 32%.

En esa línea, si bien el Gobierno tiene que lidiar con una oposición que se vió fortalecida tras el aplastante triunfo del Rechazo en el Plebiscito de Salida, enfrenta también flancos dentro de sus propias huestes en declaraciones y votaciones de miembros de sus dos coaliciones de gobierno: Apruebo Dignidad y Socialismo Democrático.

Así, el gobierno de Gabriel Boric no ha sido inmune a la figura de los díscolos que también sufrió el ex Presidente Sebastián Piñera en la administración anterior, principalmente por la aprobación de los retiros de fondos de las AFP.  

El ejemplo más notorio y elocuente de ello fueron las duras críticas de la alcaldesa de Viña del Mar, Macarena Ripamonti, contra la gestión ambiental del gobierno ante el proyecto de biorremediación que afectaría al ecosistema de la zona. 

A días de un comentado cambio de gabinete, que marca el inicio de un segundo ciclo en el rumbo del gobierno, The Clinic compila los pasajes más candentes de todos los díscolos del Ejecutivo en el primer semestre del gobierno, además de sus implicancias y costos según el juicio crítico de analistas políticos. 

1) Macarena Ripamonti (alcaldesa de Viña del Mar) y ultimátum medioambiental

Entre quienes han alzado críticas al gobierno, la alcaldesa de Viña del Mar, Macarena Ripamonti, debe ser una de las más sorpresivas. Esto porque se trata de una militante de RD, uno de los principales partidos del Frente Amplio que es la plataforma política del Presidente.

Sin embargo, luego de una semana turbulenta para su partido por el traslado de Giorgio Jackson desde la Secretaría General de la Presidencia hacia el ministerio de Desarrollo Social -con la consiguiente salida del Comité Político de La Moneda que ello implicó-, junto a la salida de Miguel Crispi de la subsecretaría de Desarrollo Regional hacia el Segundo Piso de La Moneda -instancia de asesoría directa al Presidente-, Ripamonti lanzó un fuerte ultimátum al Gobierno.

Todo fue en el contexto previo a que el comité de ministros de La Moneda acogiera objeciones medioambientales a un proyecto inmobiliario en la zona de Las Salinas, el que fue aprobado parcialmente. 

“Yo le digo al Presidente y al comité de ministros que si firmaron como Gobierno nacional el Tratado de Escazú para hacer justicia ambiental realmente, tienen que tomarlo en consideración y aplicarlo a la hora de resolver en menos de 72 horas este conflicto ambiental”, sentenció la jefa comunal.

“Si no, además de perder nuestra confianza, que todavía la tenemos en usted Presidente y comité de ministros, nos están dando cuenta de que eso fue un acto para demostrar gestión rápida y liviana en sus primeros días de Gobierno, y no de justicia real y de consideración con la naturaleza”, agregó sin ahorrarse artillería pesada en su retórica contra el gobierno.

Luego del ultimátum y que el comité de ministros no aceptará el proyecto, la alcaldesa salió a explicar sus declaraciones. “Si acudimos a esto, es porque no hubo otra instancia para ser escuchados. Y me quedo con que hay un compromiso para mejorar los procesos de diálogo”.

2) Daniel Jadue: de los díscolos insigne del PC

Desde el triunfo de Gabriel Boric en la segunda vuelta, uno de los contradictores más persistentes del Presidente ha sido un representante de la misma coalición, Apruebo Dignidad, y a quien venció en las urnas durante las primarias presidenciales del bloque: Daniel Jadue (PC).

Los ejemplos de críticas del ex alcalde vienen prácticamente desde el principio de la actual administración, lo que llevó incluso a que el propio Partido Comunista hiciera un llamado a su militancia a cuestionar al gobierno en las “instancias partidarias correspondientes”. 

De hecho, durante la noche del miércoles 14 de septiembre en el programa de streaming Sin Maquillaje -donde regularmente hace sus comentarios más ácidos-, volvió a cargar las tintas contra el gobierno.

“Yo vi al Presidente de la República, a algunos ministros y ministras, hablar en contra del TPP-11 porque dañaba la soberanía, entonces alguien tiene que darle una explicación a Chile de por qué cambiaron de nuevo de relato y opinión. Si es que no hay ningún nuevo antecedente, ningún artículo que se haya modificado, ¿por qué lo que antes encontraban que era pésimo para Chile, hoy encuentran que es bueno?”, cargó durante el programa.

Otra muestra es cuando criticó que el gobierno aceptara la propuesta de los senadores DC Matías Walker y Ximena Rincón para rebajar los quórum constitucionales a 4/7. “Huele a cocina de muy malos cocineros”, dijo.

Jadue también cuestionó el desalojo a los trabajadores de la refinería de Enap en la región del Biobío en mayo. “A los camioneros sediciosos se les trata con guante blanco”, lanzó.

3)Teillier y revelaciones de conversaciones privadas con Boric

Uno de los díscolos más inesperados para el gobierno apareció recientemente en la figura del presidente del Partido Comunista, Guillermo Teillier.

Todo en el contexto de la molestia del PC por la fallida designación de Nicolás Cataldo en la subsecretaría del Interior. Principalmente debido a que el partido cuestionó el desistimiento de su nombramiento -finalmente quedó en Subdere-, principalmente por la velocidad con que La Moneda cedió a la presión “anti comunista” de la derecha, argumentaron sus dirigentes.

En ese mismo contexto, el presidente del PC reveló en Radio Nuevo Mundo -emisora ligada al partido- que “el Presidente después de la ceremonia me pidió que fuera a La Moneda. Yo fui, él me recibió y expresó que era responsabilidad de él, que él había visto esos tuits, pero pensaba que no era para tanto, que no daba para que no fuera subsecretario”, confidenció el pasado domingo 11 de septiembre.

Y como si esa revelación no fuera suficiente, también aseguró que “yo entendí eso que dijo el Presidente, y él me dijo cómo podemos compensar. Le dije que no venimos a pedir compensaciones ni más cargos, sino que se entienda que es una situación política incómoda”.

Estas declaraciones generaron un problema para el gobierno, principalmente por la utilización del concepto de “compensar”, en referencia a que, finalmente, Cataldo terminó ocupando la codiciada subsecretaría de Desarrollo Regional, a cargo de administrar los recursos públicos en diversos servicios públicos a lo largo del país.

De hecho, luego del Comité Político del pasado lunes 12 de septiembre, Teillier salió a reconocer como un “error” sus dichos, que también fueron criticados por la ministra del Interior, Carolina Tohá, en T13, especialmente por hacer público conversaciones privadas con el Presidente Boric.

4) Fidel Espinoza y su puntería fina contra el ministro Jackson

Dentro de Socialismo Democrático también hay voces que se han dedicado a fustigar al Ejecutivo con especial intensidad.

Ahí, el caso más emblemático es el del senador Fidel Espinoza (PS), quien mediante varias declaraciones ha criticado al gobierno por diversos temas, principalmente al ex ministro de la Segpres, Giorgio Jackson por su presunta responsabilidad de la derrota del Apruebo en el referéndum.

De hecho, luego de que el Rechazo venciera en el Plebiscito de Salida, apuntó en su cuenta de Twitter sin asomo de remilgos: “ojalá @GiorgioJackson, que fuiste el principal responsable de esta debacle, ya tengas tu renuncia en la mesa. El daño que has ocasionado es mayúsculo. Fuiste el ideólogo de muchas de las normas constitucionales que la ciudadanía rechazó”, dijo.

Las críticas de Espinoza continuaron el viernes 09 de septiembre en entrevista con T13, donde declaró que “tenemos un 40% de gente del Gobierno de Piñera que están liderando los principales servicios de nuestras regiones. Eso es un absurdo a seis meses”.

Incluso, dirigió sus dardos contra uno de los militantes de su partido, el ex convencional Ricardo Montero, por su ingreso al gobierno en calidad de jefe de gabinete de la ministra del Interior Carolina Tohá. “Él fue uno de los principales responsables de lo que ocurrió el 4-S, no me gusta que comiencen a regalar cargos con sueldos millonarios”.

Todas estas declaraciones le costaron al senador una denuncia en el Tribunal Supremo del PS por parte de 40 militantes, quienes acusan que el legislador, de manera “sistemática y permanente”, ha hecho “uso y abuso de su condición de senador”, mostrando una “conducta caudillista, desatendiendo la fraternidad hacia militantes, dirigentes y presidenta del partido”, consignó La Tercera.

5) Díscolos en las votaciones: El fantasma de los retiros y los estados de excepción

Un escenario de larga data para encontrar díscolos está en las votaciones de proyectos de ley en el Congreso, donde en varias ocasiones parlamentarios del oficialismo han optado por votar de forma contraria a lo que requiere sus respectivos gobiernos.

Así fue el caso del quinto retiro de los ahorros previsionales, que pese a la negativa del gobierno, encontró varios votos oficialistas a favor de una moción parlamentaria cuestionada por el Banco Central y diversos economistas por sus efectos inflacionarios. 

Dentro de los diputados oficialistas que votaron a favor esta iniciativa se encuentran Marisela Santibáñez (PC); las independientes del Frente Amplio Camila Musante y Ana María Gazmuri; los independientes del PPD, Héctor Ulloa, Jaime Araya, Marta González, René Alinco y Cristián Tapia; los militantes del PPD Raúl Soto (presidente de la Cámara) y Carolina Marzán; los socialistas Emilia Nuyado, Marcos Ilabaca y Danisa Astudillo; los radicales Tomás Lagomarsino y Alexis Sepúlveda, y el liberal Sebastián Videla.

El otro caso en que parlamentarios oficialistas boicotearon votaciones del gobierno ha sido en la tramitación de los diversos Estados de Excepción -pese a todo, finalmente aprobados- y que requieren aprobación de ambas cámaras del Congreso.

Ahí, el gobierno ha tenido los votos en contra de Emilia Nuyado (PS), Ericka Ñanco (RD), las comunistas Lorena Pizarro y María Canelaria Acevedo, y Clara Sagardia (IND-CS)

Expertos: cambio de gabinete y escenarios de rebeldía 

El doctor en Ciencia Política y académico de la Universidad de Talca, Mauricio Morales, sostiene una definición: “un díscolo es aquel representante que de manera sistemática vota o se comporta como si fuese oposición. La clave es que sea algo ‘sistemático’ ”, argumenta el analista. 

Para el coordinador académico del Centro de Estudios Públicos, Sebastián Izquierdo, los casos de discolaje en este gobierno principalmente emergen “por la tensión que genera tener dos coaliciones de gobierno”.

En ese sentido, el investigador del CEP advierte que “con el cambio de gabinete se produjo un equilibrio entre ambas coaliciones que puede traducirse en una moderación del programa. Si eso ocurre, van a aumentar las críticas internas y los casos de díscolos, principalmente por el lado del FA y el PC”.

A esto se suma que la aprobación al actual gobierno no pasa por su mejor momento, según registran diversos sondeos de opinión. Para Morales, esto hace que los díscolos “sean más notorios”. 

“En el gobierno actual los díscolos pueden afectar cualitativa, pero no cuantitativamente al gobierno, ya que tiene una minoría estructural y ya se acostumbró a gestionar así, por lo que los díscolos son menos dañinos. Sin embargo, si esos díscolos amenazan al gobierno y lo presionan públicamente, se transforman en un problema”, profundiza el experto.

Respecto de la minoría parlamentaria que enfrenta el Ejecutivo, Izquierdo afirma que “la principal característica del oficialismo es que tiene una minoría que, además, está muy atomizada y que es muy frágil”.

En esa línea, advierte que los díscolos podrían aumentar en un futuro próximo. “El PC, mediante el senador Daniel Núñez, fue muy explícito en decir que si se modera demasiado el programa de gobierno agarrarían sus cosas y se irían. Eso puede ser una complicación extra para el gobierno, considerando que ya le faltan votos”, dice.

Morales coincide en este punto, asegurando que “el peligro es un desmembramiento de la coalición, es decir, que un partido o más se retiren del gobierno y pasen a ser oposición. Esto se produce cuando la mentalidad díscola ya no es individual sino que colectiva, abarcando a los partidos que conforman el pacto”.

Notas relacionadas

Deja tu comentario