Secciones

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Opinión

7 de Julio de 2024

Perfil de Jorge Brito: por la boca muere el pez. Por Kike Mujica

Kike Mujica escribe un perfil sobre el diputado Jorge Brito después de la polémica en la comisión de Pesca en la que se dijo que los peces eran sintientes. "Si existiese una prueba de blancura frenteamplista, el diputado Jorge Brito podría ser considerado 'químicamente puro'. Pero hay bemoles. Un diputado del PPD que lo conoce bien me dice que 'a diferencia de una buena parte de los dirigentes del FA, que se han ido moderando, a Brito le ha ocurrido todo lo contrario. Hoy se caracteriza por sus posiciones intransigentes. Es muy fanático de sus ideas'”, escribe. El próximo paso de Brito sería la senaduría por la V región. “Hace bien la pega en terreno. Es cercano y tiene vocación social. Habrá que ver cuánto le pega esto”, dice un dirigente oficialista.

Por Kike Mujica

Dirigente pingüino en 2006, presidente de una federación de estudiantes -de la Universidad Técnica Federico Santa María- el 2012, miembro de la Confech, mediático, acérrimo pro-palestino, fundador de Revolución Democrática y ecologista.

Si existiese una prueba de blancura frenteamplista, el diputado Jorge Brito podría ser considerado “químicamente puro”. Pero hay bemoles. Un diputado del PPD que lo conoce bien me dice que “a diferencia de una buena parte de los dirigentes del FA, que se han ido moderando, a Brito le ha ocurrido todo lo contrario. Hoy se caracteriza por sus posiciones intransigentes. Es muy fanático de sus ideas”.

Eso explicaría lo que pasó esta semana.

El miércoles pasado, el diputado Brito escuchó con atención, en la Comisión de Pesca de la Cámara Baja -que él preside-, a Ignacia Uribe, directora general de la Fundación Veg.

Uribe se explayó sobre los peces: “Se preguntarán, ¿qué tan consciente puede ser un pez? Y la verdad es que los peces son más que números, son más que toneladas. Aunque la cifra de dos billones de peces al año nos resulte inabarcable, casi imposible de imaginar, cada uno de esos peces es un individuo con su propia personalidad, pensamientos, intereses y memoria. Dentro de una misma especie hay peces tímidos y atrevidos. Existen peces que han aprendido a jugar fútbol, hacer trucos e incluso a utilizar herramientas”.

Uribe es periodista -fue directora de la revista Cosmopolitan- y directora audiovisual de la UC y, según LinkedIn, máster en Derecho Animal y Sociedad de la Universidad Autónoma de Barcelona.

Entusiasmado por las disquisiciones de Vega, el diputado Brito decidió incluir una indicación a la ley de pesca que actualmente se discute. “El Estado establecerá los mecanismos necesarios para garantizar el correcto manejo de los recursos hidrobiológicos sintientes en la pesca industrial. En todo momento se deberá respetar el estado físico y mental del animal, por lo que estará estrictamente prohibido generarles estrés y dolor innecesario, tratarlos de forma cruel, o prolongar su agonía”.

Para ahondar en el tema, y no quedarse en chicas, definió “sintiente”: “Animal acuático capaz de tener experiencias y reaccionar a estímulos externos de manera consciente, considerando por este hecho sujeto de consideración moral y respeto”.

Capotera masiva. A las pocas horas, Brito retiró la indicación por forma y fondo -lo acusaron de copiar y pegar las opiniones de Uribe-. A modo de excusa, el honorable dijo que “el lenguaje con el cual redactamos esa indicación da para malas interpretaciones”. La nueva indicación fue rechazada.

Pero la ya polémica estaba instalada: justo o no, se convirtió, por esta semana, en el hazmerreír de la política nacional.

Todo partió con el rodeo

“Brito dijo lo que realmente piensa. Se retractó porque se dio cuenta de que los tiempos no están para este tipo de propuestas, sobre todo después de la locura que fue la Convención Constitucional”, me dice un parlamentario del Socialismo Democrático.

Si dicha convención fue la fiesta de los maximalismos y lo identitario, el DJ que puso la música en dicho aquelarre fue la comisión de Medio Ambiente. Fue, por lejos, la más extrema e intransigente. Brito hubiera navegado con gusto en esas aguas agitadas de los “eco-constituyentes”, que finalmente terminaron mal: la propuesta de la comisión fue rechazada por extemporánea y ultrona.

Parlamentarios del socialismo democrático me dicen que el tropiezo actual del diputado Brito es parte de un baño de realidad que ha vivido el FA en relación a los temas medioambientales.

Basta un ejemplo temprano: en la campaña presidencial la idea de prohibir el rodeo se esfumó en un dos por tres.

Septiembre del 2021: “Espero que éste sea el último año con maltrato animal y rodeo”, sentenció tajante el candidato Boric.

Diciembre del 2021: “Cuando uno conversa de este tema (rodeo) en el territorio, y no solamente desde el Parlamento o desde Santiago, se da cuenta de que los campesinos son los más interesados en cuidar a los animales”. El mismísimo Boric.

Fin de la discusión. Por ahora. Los Brito del FA siguen esperando el momento para instalar su “agenda sintiente”.

Diputado Jorge Brito en celebración de San Pedro en la Caleta Portales y el Membrillo de Valparaíso. 

El episodio del holocausto

Brito es mediático. Uno de sus primeros episodios en la prensa fue el 22 de febrero de 2019, cuando en medio de un viaje en Colombia, junto a la diputada Maite Orsini, sufrieron un accidente en lancha, que los dejó con heridas leves. El episodio incluyó rescate, porque el lanchero luego del percance los dejó abandonados, y la intervención del entonces Presidente Sebastián Piñera que justo por eso días visitaba Cúcuta, quien realizó gestiones para ayudarlos.

Ambos parlamentarios luego salieron a desmentir una supuesta relación amorosa. “Son cahuines machistas”, reclamaron.

Brito es vehemente frente a las cámaras, pese a que en privado dicen que tiene buen trato y que es tranquilo. Lo que sí se repite es su intransigencia.

“Es muy ideologizado. Es de ideas fijas y las defiende con demasiada estridencia. Es un buen tipo, pero debería bajar las revoluciones”, me dice un diputado que comparte labores en la comisión de Pesca.

Brito Hasbún es un ferviente defensor de la causa palestina. Con otros parlamentarios recibieron con pañuelos palestinos al embajador Gil Artzyeli, cuando este fue invitado a la comisión de Defensa Nacional de la Cámara. Todo esto con full cobertura mediática.

Enero 2023. Brito tuitea: “No se puede lamentar el holocausto al mismo tiempo que se defiende un apartheid y matanza criminal. Contra toda barbarie, por todas las víctimas, nadie se merece vivir bajo ocupación”.

El embajador Artzyeli responde: “Eres un miserable”.

Brito contraataca: “Su fanatismo lo ha llevado a transgredir su trabajo diplomático. En Chile no vamos a permitir que diplomáticos extranjeros busquen intimidarnos para silenciar nuestra voz”.

“Me llama la atención que un tipo preparado -es ingeniero civil industrial- tenga este tipo de metidas de pata. Mi tesis es que se lo comió el personaje: el hippie de morral, el joven eterno y rebelde, todo el tiempo”, opina un diputado de la comisión de Pesca.

“Es hábil para la reyerta, pero mal estratega en la normalidad”, agrega un parlamentario.

“Es apasionado con sus convicciones y eso lo llevó, en este caso, a invitar a exponer a una organización vegana a la comisión de Pesca, la que se ha vuelto viral con sus declaraciones. Con esa información él ingresó la indicación de los peces sintientes”, me dice un cercano al oficialismo.

“Él siempre ha sido promotor del cuidado animal. Pero cometió el error, ingenuo por decir poco, de ingresar el texto con palabras rebuscadas, inentendibles, hablándole a su burbuja animalista y dejándole de explicar en chileno a las personas con las que lleva años colaborando, los pescadores”, dice y agrega que supo que Brito tuvo que reunirse con esos mismos pescadores, que no estaban precisamente felices con los dichos.

Quiere ser senador

Cuentan que el próximo paso de Brito sería la senaduría por la V región. Es diputado por el distrito 7 -comunas costeras de la V región, incluidas Viña y Valparaíso- desde el 2017. Ese año obtuvo 13.358 votos, con el 4.1%. Luego, en 2021, nuevamente fue electo, pero ahora con 23.358 sufragios. Quedó segundo: muy buena performance.

“Hace bien la pega en terreno. Es cercano y tiene vocación social. Habrá que ver cuánto le pega esto”, dice un dirigente oficialista.

“Eso no representa al Frente Amplio; es más, la voté en contra, y yo soy parte de la comisión de Pesca. Ayer fui muy claro con el diputado también, es una indicación del propio diputado y que enmendó en comisión”, le salió a pegar con todo su correligionario del hoy aunado Frente Amplio, el diputado Diego Ibáñez.

Esto se explica porqué los dos quieren el cupo senatorial. La pelea recién comienza entre dos personajes que tienen un largo historial de declaraciones polémicas. Por lo menos en cobertura, Brito le ganó esta semana con sus peces sintientes.

Notas relacionadas

Deja tu comentario