Por fin Francisco Vidal va a jugar con soldados de verdad. Harto de admirar la colección de más de 2 mil soldaditos de plomo que guarda en su oficina de La Moneda, recibió el llamado de la Presidenta Bachelet para que se vaya a Defensa a reemplazar a José Goñi y se ponga radiola un rato con los milicos, que cada vez dan menos problemas y están más civilizados. Ahora sus exabruptos los vamos a escuchar espaciadamente, en medio de ceremonias de graduación en la Escuela Militar o en la recepción de un par de viejos tanques comprados de baja a un ejército europeo. En reemplazo de Vidal en la Secretaria General de Gobierno entra Carolina Tohá, quien esperamos no haga eco de las ideas que en la noche le mete su marido, el diputado Fulvio Rossi. También voló Alejandro Foxley, pero no a una asamblea de la ONU, sino que de su cargo de canciller. En su lugar entra el hasta ahora embajador de Chile en EEUU Mariano Fernández. El asunto fue sorpresivo y no hemos hecho mayor análisis al respecto, pero cuando lo tengamos les damos la lata en seguida.