Al menos medio centenar de deudores habitacionales se encuentra protestando- desde hace una sermana- en la ribera del río Mapocho, a la altura del puente Pío Nono. Desde improvisadas carpas apostadas a centímetros del caudal del río, exigen la condonación de sus compromisos financieros con bancos privados por la compra de sus viviendas, con pancartas y gritos alusivos.

Los miembros de Andha Chile esperan que alguna autoridad de gobierno se pronuncie sobre su situación de deuda. Mientras carabineros vigila el borde del Mapocho, luego que cerca de cien manifestantes protagonizaran una protesta en calle San Martín con General Mackena el pasado 8 de mayo, cuando se tomaron un sitio eriazo en el que encendieron fogatas por lo tuvo que intervenir Fuerzas especiales.

Según el movimiento Andha, que actualmente agrupa a más de 14 mil familias a nivel nacional, “la solución efectiva y digna, no es que nos condonen la vivienda y que no paguemos más. La instancia que nosotros estamos señalando es que se condone la deuda a toda la gente vulnerable de este país, a los ancianos, a los enfermos catastróficos, a gente que ya no puede pagar, que aunque se les rebajen los dividendos a la mitad, no los pueden pagar, menos a 30 años plazo. O sea, vamos a comenzar con dividendos pequeños de 25 o 30 mil pesos y con la unidad de fomento en un año más, vamos a estar pagando 10 mil pesos más”, aseguró Grace Roa, una de las deudoras en respuesta a la propuesta gubernamental de extender el subsidio estatal a los deudores habitacionales del quintil más pobre.

Juanita Silva, representante de Andha, rechazó la iniciativa argumentando que “quieren dividir a la gente entre pobres, más pobres y extremadamente pobres y bajos esas circunstancias, con esas opciones, no estamos dispuestos a aceptar ningún pronunciamiento que venga de parte del Gobierno y menos en período de elecciones”, según dijo a Emol.