Entre una estampida de periodistas, Anatol Larrabeiti, el fiscal de la formalización en contra de Pato Laguna por haber dejado con lesiones leves a su polola Yanina Halabi, aparece para decir lo que ya dijo la jueza pero que casi nadie alcanzó a escuchar: Laguna queda en libertad, Laguna no tiene prohibición de acercarse a Yanina y Laguna tiene la obligación de hacer un tratamiento de orientación familiar junto a su polola. Eso es, básicamente, un tratamiento sicológico para aprender a comportarse.

“El señor Laguna fue formalizado por lesiones leves hacia su señora en medio de un conflicto familiar. Por parte de ella se propuso una salida alternativa que antes se había conversado con la contraparte, quien accedió, consistente en un tratamiento psicológico mutuo. Con esto, el caso queda suspendido durante un año y el especialista a cargo debe entregar un informe”, dijo.

El round Yanina-Laguna del miércoles no es el primero que ha tenido el concejal de Estación Central. Hace dos años Pato Laguna puso una denuncia por maltrato en contra de su polola.

Después de que el fiscal Anatol Larrabeiti desaparece de escena, aparece Patricio Laguna -papá de Pato Laguna- mudo entre la estampida periodística que ahora se vuelca hacia él mientras avanza y no dice nada.

Pero el que sí dice es DJ Black, amigo de Pato Laguna:

-Él estaba primero en la encuesta de alcalde de Maipú. Obvio que esto lo afecta.

Porque sí: Patricio Laguna Gebauer quería más que ser concejal por Estación Central. Hace un poco más de un mes, contó que lo que esperaba era ser alcalde de Maipú.

DJ Black -al que Laguna le había pedido que no hablara- sigue hablando y lanza una frase -pragmática- sobre la violencia intrafamiliar:

-Obvio que no es normal. Pero qué le vamos a hacer.