En Perú, quien puso sabor a la campaña fue el papá del ex candidato Ollanta Humala, Isaac, con su “racismo reivindicador” de los cobrizos y su antichilenismo. Tanto se desmarcaba su lengua y la de su esposa Elena Tasso, que su retoño -el más “mansito” de la familia-, tomó distancia. En su casa decorada con cerámica incaica nos contó de su etnonacionalismo, de sus fuentes en el Ejército, de que Luksic “se meó en el Perú” y de que en guerra una generación de chilenas empezaría a parir peruanos.

-Usted dijo que si fuera presidente le declararía la guerra a Chile.

No. Están locos. Lo que he dicho es que si hay una guerra con Chile y ganamos, reivindicaríamos hasta el río Maule y que reconoceríamos como nación a los araucanos. De Chile, ni su nombre es suyo, porque es peruano. Quiere decir lugar frío, de las heladas. Chile es muy vulnerable físicamente, es como una culebra. Pac, pac, pac, tres machetes y está la costa. En cambio, el Perú ya ha perdido dos guerras con Chile y en una tercera, supongamos que nos dan una paliza, nos quitan la costa, como a Bolivia. Y si en otra guerra, que sería la cuarta, nos sacan la mugre y nos quitan toda la sierra y todos Los Andes… incluso así subsistiríamos como país selvático, porque nuestra selva es el 60 por ciento del Perú y con eso ya somos inexpugnables. O sea, nuestra geografía nos hace indestructibles. En cambio, si le ganamos una sola guerra Chile desaparece. Una derrota contra el Perú es el fin de Chile. Por eso me burlo de su armamento y sus aviones. Eso es para asustar. Conforme a la documentación del Ejército chileno que tengo, sé que tienen conciencia de que no pueden invadir al Perú.

-¿Cómo es que usted tiene documentos del Ejército chileno?

Bueno, porque tengo mis agentes en su ejército. Y este análisis que le digo está en sus documentos. Ellos tienen conciencia de que no pueden invadir al Perú. Eso es para asustar. En el caso, por ejemplo, de una guerra relámpago, acá se rinden. Y sabemos que van a incendiar Lima y las grandes ciudades. Entonces, una resistencia sería como la que hoy hay en Irak, que era indefenso ante esa realidad. A Estados Unidos, su superioridad no le sirve, porque en Irak tiene que pelear con dinamita. Y la dinamita la maneja mejor el civil, mejor el minero que el soldado. Por eso está ganando Irak. Entonces, si invadiera a Chile, nos van a entrenar y después nosotros  no podemos quedarnos y botarlos. Tendremos que perseguirlos y llevar a todos nuestros indios y una generación de chilenas estaría pariendo peruanos.

-¿Pariendo peruanos?

Claro. Tendría que ser así. O sea, la invasión a Chile sería con fusil y con pene.

-¿Por qué con fusil y con pene? ¿Eso se merece Chile?

Chile se merece ser peruanizado. O sea, supongamos que usted concibe de un puneño, entonces su hijo es peruano. En nueve meses de invasión ya tenemos cuántos peruanos…

-Eso sería como violar mujeres.

Pero si los chilenos nos han enseñado. Por eso cuando fue un equipo a Santiago, le decían “peruano culiado”.

-¿Cree que su hijo Ollanta le declararía la guerra a Chile?

Es que no estamos en esa situación. Además, no la estamos declarando.

-Dicen que los Humala son tremendos.

Estamos tan satanizados que la conclusión para la clase política es que la peor familia es la Humala Tasso. En muchas partes le van a decir que los Humala Tasso somos violentos, asesinos, revoltosos.

-¿Y qué siente cuando le dicen eso?

Feliz. No hay problema, porque es mentira. Los Humala nunca hemos sido gobierno. Mi casa y todo lo que tengo es con mi trabajo. Igualmente mis hijos y mi señora. No debemos impuestos, porque los declaro.

-Tienen fama de agresivos. Decían que si su hijo perdía, haría un golpe de Estado.

El país es violento. Por la violencia nos han dominado y quitado. Por la violencia los minerales y recursos naturales ya no son de los peruanos. Está todo enajenado y regalado. Dicen que estamos violentos, porque planteamos que la Constitución es globalista, que favorece a los extranjeros y no a los peruanos. Por ejemplo, Lan Perú, que es Lan Chile con su alias, existe aquí pisoteando abiertamente la ley.

-Su hijo Antauro está preso por un levantamiento. Lo mismo hizo Ollanta.

Ollanta es el más suave de los Humala. Él no es etnonacionalista, es nacionalista. Es el más mansito. Antauro es el hijo más bravo.

-¿Felicitó a su hijo por el levantamiento?

No, yo no felicito. Simplemente cumple con su obligación. Para eso están formados. Para nosotros el soldado es como un sacerdote. El sacerdote está consagrado al culto de Dios y el militar al culto de la Patria.

-¿Incentivaría a su hijo a un golpe de Estado?

No. O depende. Si el gobierno sigue como ahora, las masas no aguantan.

-Puede que García no logre hacer grandes cambios.

Debe haber algún cambio. Porque con esto de Ollanta y esa cuestión del etnonacionalismo, hasta Lourdes Flores estaba hablando de hacer los reajustes de los contratos y los negocios, hacer pagar las regalías (a las empresas extranjeras) y al ladrón quitarle algo. No a Chile, que es ladrón territorial, sino a los que están acá, para que tributen.

-¿Qué le parece que haya tantas empresas chilenas en Perú?

Nefasto. Podemos aceptar japoneses, chinos, congoleses, pero no chilenos.

-¿Por qué?

Porque el chileno es el enemigo natural. Por eso se arman. Los ladrones tienen que armarse para mantener lo que han robado. Si usted ha robado de su vecino, tiene que estar ensayando deportes, armas y todo. Es que Chile siempre ha sido pobre. No le estoy diciendo que el 52 por ciento de su economía viene de Antofagasta y eso es ajeno. Hace más de 25 años que Bolivia por dignidad rompió relaciones con Chile. En cambio, el Perú es más servil. No ha roto relaciones. Nosotros por lo menos retiraríamos el embajador.

– ¿Ve a su hijo como un fenómeno político?

Lo es. Y eso es algo irreversible. Pero lo que tiene que entrar en acción no es el factor político, sino el social.

– ¿Cómo ve la relación de los empresarios chilenos con los trabajadores peruanos?

Toda empresa tiene fines de lucro, máxima ganancia y mínimos gastos. Esa es una ley, así es que en eso chileno, boliviano o italiano es igual. Las empresas extranjeras, especialmente las chilenas, tienden a humillar. Por ejemplo Luksic, de Luchetti. Él vino a vejar al país, sabiendo que los pantanos son una reserva natural de Lima y por ser chileno puso ahí su fábrica. Sobornó a todo el mundo. Es fácil comprar. Conocía la sicología de los peruanos. Es como poner un restaurante o una tienda en el centro de Machu Pichu.

– Pero la justicia peruana cerró el caso de Luksic.

¡Pero si no le ha pasado nada! No hay prisión ni multa ni nada. Luksic se ha meado en el Perú. O se ha cagado en el Perú. Es un vejamen. Igualmente hubiera querido hacer su baño en la plaza principal de Lima. Esa es la característica del chileno, porque el chileno trata de vejar. Por ejemplo, en Ica los chilenos están comprando terrenos. Lo hacen humillando, diplomáticamente. Como personas son muy tratables, pero tienen una filosofía… Los españoles en Chile han hecho genocidio, acá no han podido porque éramos tantos…

REINVINDICAR AL COBRIZO

-Explíqueme su racismo.

No puedo negar que hay racismo, pero es distinto al de Italia, Alemania, Estados Unidos o cualquier país importante. El nuestro es un racismo reivindicador. Trata de reivindicar al cobrizo, porque enfocamos al hombre no sólo desde que ha inventado el trabajo y la propiedad y en consecuencia se ha dividido la sociedad entre pobres y ricos, explotados y explotadores, etc. Nosotros partimos del hombre integral, el hombre ciudadano de la zoología y de la historia. Porque usted y yo somos animales. Pero racionales. Y no tan racionales tampoco. Entonces, de todas estas cuatro ramas de la especie humana, una ha sido prácticamente desarticulada, que es la cobriza.  Está en menoscabo: son los más pobres, los más incultos, con menos educación, más discriminados. Y peor que eso: descerebrados. Porque en el Perú los maestros, los tecnólogos y los filósofos, que son los constructores de los monumentos y los creadores del idioma quechua, fueron liquidados como hechiceros por los españoles. No hay ningún peruano que pueda explicar las líneas de Nazca. Y los españoles tampoco tienen la culpa, porque cuando llegaron estaban las guerras de los cruzados y el fundamentalismo cristiano no toleraba al infiel, al no creyente y al no bautizado. Empezando por Atahualpa, acá todos eran herejes.

-¿Qué pasa con la raza en el Perú?

El quechua se ha reducido al 25 % de la población. Todo el mundo quiere ser blanco, reniega y tiene odio de su raza. Es un renegado. Todo el mundo se cree blanco agarrándose de algún porcentaje que tiene de blanco. Yo reclamo el espacio en la mesa, para competir o emular con las otras razas. Bolívar lo intentó hacer, fracasó; Santa Cruz también, se hizo en el Perú democráticamente, pero nos invadió Chile con Bulnes y Argentina.

-¿Los Humala han sufrido discriminación?

Bueno, como cobrizos presumimos de que pertenecemos a la nobleza desde tiempos inmemoriales y cuando fuimos incorporados al imperio, los incas han respetado la nobleza provincial y subordinado a la cusqueña, que era la imperial (…) Humala es quechua, primeramente, y frente al español estábamos discriminados. Y las provincias, sobre todo en mi lugar donde estaban los curacas, en el Palacio de gobierno que llaman de Pizarro, era Palacio antes que llegara él. Los Humala, dos generaciones, mi bisabuelo y mi tatarabuelo, han sido colgados en el cepo, que era un castigo traído de España. Y un tipo colgado del cepo ya es un plebeyo, tiene esa marca, es rebajado. Y a mi abuelo también lo colgaron por unas horas, entonces mi tío ha tenido que recurrir a las armas. Esto era en Parinacochas.

“CHÁVEZ ES EL NUEVO BOLÍVAR”

-Dicen que su hijo ha sido un títere de Hugo Chávez.

No creo. Lo que pasa es que Chávez es nuestro presidente, porque existe la Comunidad Andina de Naciones, que se formó en el Cusco con el Presidente Toledo. Y luego le toca a Evo Morales. Por eso es nuestro presidente, por derecho internacional. Y Caracas es la capital del Parlamento Andino y eso no se reconoce. En segundo lugar, Krischner, Bachelet y Lula son jefes de Estado de nivel regional, en cambio Chávez es de otro peso. Es mundial. Es el único que como jefe de Estado visitó a Sadam Hussein en Bagdad, después de la primera guerra del Irak. Y escuche, escuche: él ha ido a Irán para rehacer y reconstruir la OPEP. Y por él, la gasolina que estaba con la OPEP en el suelo entre $ US $ 11 y $ US 12 el barril, ahora está a $ US 75. Chávez, además, tiene un peso tal que es uno de los grandes productores de petróleo en el mundo. Es el tercero o cuarto proveedor de Estados Unidos. Chávez es el nuevo Bolívar.

-¿Y su hijo Ollanta podría llegar a ser un segundo Bolívar?

Sí, además que tenemos una deuda, mire. A la guerra de la Independencia vinieron argentinos y chilenos. Y todos ellos traicionaron. San Martín también traicionó. En Chile peleó dos batallas, Maipú y Chacabuco. Acá el pobre no peleó una batalla ni disparó un tiro. Y vino con 9 mil soldados y se regresó como pasajero, con seis kilos 25 gramos de oro, su pensión vitalicia y una bandera que le obsequiaron. En cambio, en la batalla de Junín y Ayacucho nos ayuda Bolívar, tremendamente.

-¿Sabe que en Chile los escolares se tomaron las calles y los liceos?

Esas movilizaciones me parecen formidables, porque demuestra que están mucho más adelante que nosotros. La Presidenta les ha dado la razón, pero se complica. Piden mejora de la enseñanza. Acá está muy mal la educación. Se trata de embrutecer la mala enseñanza. Acá son inteligentes. Esa es la diferencia. El chileno es patriota. Justamente porque vive del pillaje.

-¿Pillaje?

Sí. De los otros, del asalto y de la fuerza.

-Trata a los chilenos de saqueadores.

Naturalmente. Ese es su oficio. Mire: Antofagasta, Tarapacá. Vive del pillaje. Entonces tienen que estar armados…Ahí está la historia. Por ejemplo, nuestra biblioteca fue saqueada. Y también las bibliotecas particulares, que es como se lleven todos mis libros.

-Es como que yo le saquee su casa ahora.

Chile es como Alí Babá. No ha podido ir hacia la Argentina por la cordillera y son medios flojos. No pueden atravesar la cordillera para arriba. Esa es la situación.