Joaquín Lavín

El eterno candidato de la derecha más dura estuvo a punto de ser el primer presidente Opus Dei del mundo en 1999. Sin embargo, 30.000 votos lo distanciaron de La Moneda y el economista se debió confomar con la alcaldía de Santiago durante unos años antes de volver a postular -sin éxito- a la presidencia.

Fue el ministro de Educación que enfrentó la génesis del conflicto estudiantil, coautor intelectual de los célebres GANE y FE, presentados en una extraña conferencia de prensa con Piñera, en la que actuó de gomero.

Durante los años 80s fue uno de los Chicago Boys, responsables de las reformas económicas de la dictadura militar y aunque se mantuvo independiente, a fines de la dictadura se acercó la figura de Jaime Guzmán, para finalmente unirse a la Unión Demócrata Independiente.

Su negativa a acabar con el lucro en la educación tenía un fundamento muy simple: Lavín es uno de los fundadores y ex propietario de la Universidad del Desarrollo. Incluso, cuando aún era titular del Mineduc reconoció sin aspaviento que había ganado dinero con su participación en la universidad, a pesar de que esto está prohibido por ley.

Tras sus fracasos presidenciales, Lavín se postuló a la senaturía por la Quinta Región Costa en diciembre del 2009, pero perdió frente al RN Francisco Chahuán. Desde entonces dijo que trabajaría porque Piñera saliera electo Presidente.

Luego de su estrepitosa salida del Mineduc, fue asignado al Ministerio de Planificación, donde ha desarrollado profundos programas, como el que expuso durante el fin de semana sobre el drama de los perros lazarillos.

El supernumerario fue uno de los 77 jóvenes que en 1977 participaron en el recordado “Acto de Chacarillas”, detrás del cerro San Cristóbal, donde el general Augusto Pinochet recibió el apoyo de militantes de extrema derecha en el comienzo de su gobierno dictatorial.

Lee acá su declaración de patrimonio.

Felipe Bulnes

El actual ministro de Educación ha impresionado por la dualidad de su discurso público y privado, como quedó de manifiesto en los audios de la reunión entre el Mineduc y los representantes de los estudiantes.

El abogado fue conocido durante su breve paso por el ministerio de Justicia por ser uno de los nexos más fuertes entre el gobierno del empresario y los parlamentarios de oposición.

Antes de ingresar al gobierno, Bulnes fue abogado de Juan Benavides, director de FASA, por el caso de colusión entre las farmacias. Al mismo tiempo, el ministro defendió a Cencosud en el 2006, cuando el Sernac presentó una demanda colectiva contra la empresa por el aumento unilateral de la comisión por mantención de la Tarjeta Jumbo.

Su abuelo paterno fue el abogado y ex senador conservador Francisco Bulnes Sanfuentes y por esta rama posee vínculos con los ex presidentes de la República Francisco Antonio Pinto, Manuel Bulnes y Juan Luis Sanfuentes.

El ministro fue socio fundador del estudio Bulnes, Pellegrini & Urrutia y miembro del Cuerpo Arbitral del Centro de Arbitraje y Mediación de la Cámara de Comercio de Santiago A.G. y del Centro Nacional de Arbitrajes.

El secretario de Estado ha reiterado una y otra vez que estatizar toda la educación sería un retroceso y las propuestas que ha presentado a los estudiantes no han sido muy distintas del GANE presentado por Lavín. Su argumento fundamental para negar la entrega de educación gratuita ha sido que los pobres no pueden pagar la educación de los ricos.

Cuando llegó a la cartera de Educación se dijo que era un “gran” negociador. Durante los dos encuentros con la Confech, algunos estudiantes lo acusaron de haberlos presionado a un acuerdo o “nada”.

Lee aquí su declaración de patrimonio.

Rodrigo Hinzpeter
Desde su entrada al gobierno, el ministro del Interior ha destacado por su carácter militarista y autoritario. Aunque buena parte de sus acusaciones de complots internacionales han sido desechadas por la justicia, como sucedió con el caso del paquistaní Saif Khan. Estudió en el Instituto Hebreo Doctor Chaim Weizmann de donde fue expulsado, para graduarse del Liceo A 67 Alexander Fleming. Ingresó a la universidad Gabriela Mistral a estudiar derecho, posteriormente se colaría a la Universidad Católica por un cupo de admisión especial. Al término de sus estudios publicó la prescindible obra “La hipoteca”.

Durante sus años como estudiante universitario militó en las filas del Movimiento Unión Nacional, partidario del Gobierno de Pinochet, y a fines de la década de 1980 ya se codeaba con los políticos de peso de la época (oficialistas, por supuesto), lo que en 1989 lo llevaría a ser jefe de campaña de Evelyn Matthei, hija de Fernando Matthei, uno de los generales más temidos de la junta.

Con este cargo, el abogado conoció a Sebastián Piñera y durante el escándalo conocido como “Piñeragate” no dudó en defender al empresario frente a su antigua jefa, iniciando una relación de Sancho Panza con el quijote empresario que lo llevó a ser su jefe de campaña durante los comicios de 2005 y 2009.

Antes de ser nombrado ministro era socio del estudio Bofill Mir & Álvarez Hinzpeter Jana, donde prestaba servicios en derecho corporativo e inversión extranjera, fusiones y adquisiciones, finanzas corporativas, derecho regulatorio, quiebras, energía, entretenimiento, telecomunicaciones, construcción, bienes raíces e impuestos.

A mediados de junio el ministro fue citado al Parlamento a declarar por el aumento de los niveles de victimización y delincuencia durante su gestión, a lo que el abogado respondió que esto obedecía a la cantidad de marchas y manifestaciones.

Sindicado como el responsable de la represión policial en las manifestaciones, Hinzpeter tuvo un rol fundamental en la protesta nacional del 4 de agosto, cuando prohibió una marcha estudiantil que derivó en una serie de incidentes a lo largo del país y que terminaron en cacerolazos, al mejor estilo de la dictadura.

Hace un tiempo le confesó a la revista Qué Pasa que tomaba Ravotril en las noches y se comparó con Antonio Varas. “La dupla que se conformó en este gobierno se va a mantener para adelante, y es una dupla que existió en nuestra historia, muy antigua. Por ejemplo Manuel Montt y Antonio Varas. Manuel Montt fue presidente y tuvo un ministro muy cercano, que fue Antonio Varas”, dijo.

En esa misma entrevista recitó de memoria y frente a la pregunta ¿Leyó La guerra de galio? Hinzpeter respondió: “Por supuesto. Odio la noche. Su llamado condensa casi todo lo que he buscado apartar de mi vida: la irregularidad y el exceso, el miedo, las obsesiones que suspenden las certezas de nuestra convivencia civilizada, única sed de mi temperamento diurno, amante de la luz y del orden, y de las nobles geometrías que engendra la razón”.


Recordemos la columna de Rafael Gumucio sobre el asunto.

Lee su declaración de patrimonio acá

Cristián Larroulet

El ministro de la Secretaría General de la Presidencia ha sido una suerte de figura en las sombras durante todo el proceso del conflicto estudiantil, debido a ser uno de los fundadores de la Universidad del Desarrollo.

Fue un estrecho colaborador de Sebastián Piñera durante su campaña presidencial en la que incluso fue el gestor del programa de gobierno del empresario, líder de los grupos Tantauco y director de Instituto Libertad y Desarrollo.

Larroulet estudió en el colegio Sagrados Corazones de Manquehue. Luego se tituló como Ingeniero Comercial en la Universidad Católica de Chile y obtuvo el grado de Master en Economía en la Universidad de Chicago, Estados Unidos.

Cristián Larroulet, macrocoordinador de los grupos Tantauco, es muy cercano a Lavín. Ambos estudiaron en la UC y luego fueron convocados por Miguel Kast para participar en Odeplan durante la dictadura.

También coincidieron en Chicago. En 1977, Larroulet formó parte del encuentro de Pinochet con los jóvenes en el cerro Chacarillas.

A su regreso de Estados Unidos, alcanzó la jefatura del Departamento de Planes de Odeplan en 1981.

En 1985, partió a trabajar con Hernán Büchi al Ministerio de Hacienda. Estaría como jefe de su gabinete hasta 1990, llegando a ser mano derecha del ex presidenciable y abanderado de la dictadura.

Para el encuentro de jóvenes por Büchi, celebrado el 11 de septiembre de 1989, Larroulet declaró que “sólo la intervención de las Fuerzas Armadas el 11 de septiembre de 1973 impidió la conculcación definitiva de las libertades ciudadanas”.

La derrota de las elecciones no lo amilanó y fundó, con el mismo Büchi, el Instituto Libertad y Desarrollo, un centro de estudios e investigación ligado a la derecha. Tentado por la UDI, nunca quiso formar parte de sus filas para no abanderar a LyD. Sin embargo, con sus declaraciones siempre ha demostrado su fina sintonía con los postulados del gremialismo.

“¿Qué justificación hay para que empresas como el Banco del Estado, las empresas de agua potable o las fundiciones de Enami no sean privadas?”, declaró en una entrevista en 1991. Mientras menos tenga el Estado, mejor, anunciaba en esos años el aplicado pez gordo del sistema económico.

Desde Libertad y Desarrollo fue asesor del Congreso en variadas materias e integrante de diversas comisiones, tales como la que permitió el acuerdo sobre la Ley General de Educación y la del nuevo Gobierno Corporativo de Codelco.

Formó parte de los llamados “samuráis”, el principal equipo asesor de Lavín durante su campaña presidencial. “Si yo ganaba, Larroulet habría sido ministro”, declaró Joaquín Lavín en la revista Sábado de El Mercurio en 2008.

Larroulet no sólo ha hablado de economía en estos años. En 1999, el coordinador de Tantauco entregó su respaldo a Sergio Arellano Stark y Humberto Gordon, militares procesados por el asesinato de Tucapel Jiménez. “Confío en que son inocentes y que podrán demostrarlo”, dijo.

En 2000, respaldó la Ley de Amnistía, que extingue la responsabilidad de autoría en delitos cometidos por militares en contra de los derechos humanos antes de 1978.

El Diario de Agustín lo reconoció en 2009, otorgándole el premio al Economista del Año.

Larroulet nació en Temuco, es casado y padre de siete hijos junto a su esposa Isabel Philippi Irarrázabal, hija del fallecido ministro de Estado Julio Philippi Izquierdo y hermana del empresario y dirigente gremial Bruno Philippi.

Lee acá su declaración de patrimonio.

 

Andrés Pío Bernardino Chadwick Piñera

El vocero de Gobierno estuvo en el Parlamento desde 1990 hasta junio de este año, cuando fue llamado por su primo el presidente para reforzar el lado político del gobierno y dejó tirados a los 94.877 votantes que le dieron su respaldo en los comicios del 2005.

Es hijo de Herman Chadwick Valdés, notario y conservador de Bienes Raíces de Santiago; y Paulette Piñera Carvallo. Es sobrino de José Piñera Carvallo, embajador en Bélgica y luego en Estados Unidos ante la ONU durante el gobierno del presidente Eduardo Frei Montalva.

Es hermano de María Teresa Chadwick Piñera, secretaria ejecutiva del Consejo Nacional para el Control de Estupefacientes (Conace) y de Herman Chadwick Piñera, presidente de la Asociación de Concesionarios de Obras de Infraestructura Pública A.G (Copsa) y vicepresidente del Consejo Nacional de Televisión (CNTV).

Es cuñado de José Antonio Viera Gallo, ex diputado, ex senador y ex ministro PS.

Durante las últimas semanas Chadwick ha ocupado su cargo como vocero de Gobierno para acusar al movimiento de haber sido “tomado” por los sectores más radicales e incluso ha sostenido reuniones con los disidentes de la Confech, como la que tuvo ayer en La Moneda con el representante de la Universidad de Talca, Javier Fano.

Llegó como el principal articulador de Piñera, instalándose por sobre el otrora hombre fuerte Rodrigo Hinzpeter. Pero con el tiempo su rol se desfiguró, transformándose en el vocero de las posturas más duras del Ejecutivo. Quizás el mejor símbolo de cómo la UDI se tomó el gobierno.

El más piñerista de la UDI también desfiló en Chacarillas ante el tirano.

Lee acá su declaración de patrimonio.

Evelyn Rose Matthei Fornet

Hija del General de la Fuerza Aérea y parte de la junta militar Fernando Matthei, la ministra del Trabajo ha estado vinculada a la política desde muy joven, incluso, fue traductora de la embajada de Chile en Inglaterra durante los primeros años del gobierno de facto. Más adelante, en 1981 se convirtió en investigadora de la División de Finanzas de la Superintendencia de Asociaciones de Fondos de Pensiones y luego jefa del mismo departamento hasta 1985.

En 1990 entra a militar en Renovación Nacional, tienda por la cual fue electa diputada por el distrito 23 de la Región Metropolitana, con un 42,32 por ciento de los votos.

En 1992 y siendo parte de la famosa “patrulla juvenil” de la derecha, Matthei compitiría con Sebastián Piñera para ser candidata a la presidencia por el pacto político “Unión por el progreso” hasta el famoso “Piñeragate” en que el fallecido empresario Ricardo Claro divulgó en Megavisión una llamada telefónica entre Piñera y su amigo, Pedro Pablo Díaz, en la que comentaban una maniobra para desprestigiar a Matthei en un debate.

La idea era “encerrar” a la entonces diputada con temas como el divorcio y el catolicismo, según el actual Presidente.

Al caso se le llamó “Piñeragate” y provocó la renuncia de Matthei a RN y su llegada a la Unión Demócrata Independiente.

En 1997, es electa senadora de la República por Coquimbo, tradicional reducto electoral de la Concertación, con un 50,2 por ciento. Luego es reelecta en 2005 en el cargo, que debía cumplir hasta 2013, pero en enero de este año dejó a sus 71.697 votantes de lado para entrar al Ejecutivo.

Matthei se ha caracterizado por sus críticas al movimiento estudiantil que han llegado incluso al nivel personal -como cuando trató de señorito a Giorgio Jackson. Ayer, la ministra lo hizo de nuevo y afirmó que negociar con Jackson y Vallejo era tan difícil como hacerlo con Arturo Martínez.

Revisa su declaración de patrimonio.