“No votaría por Laurence Golborne porque no me siento representada ni le creo nada. Esa sonrisa pintada en la cara me enferma. Lo veo cero como futuro presidente, me daría vergüenza que seamos cuatro años más gobernados por otro payaso. Es más, el asunto de los mineros lo lanzó a la fama. Antes nadie lo conocía, quedó como un líder a seguir y más encima cercano a la gente. Un show para que él y el gobierno quedaran como los grandes héroes del “pueblo chileno”.

Nadie recuerda que Golborne fue el mismo que, siendo ministro de Minería, se fue con su familia de vacaciones al mundial, mientras en Chile se discutía sobre el Royalty minero, con la excusa que lo tenía planeado hace mucho tiempo. Un viaje “tan humilde”. También se rió a carcajadas mientras Ricardo Lagos Weber daba una conferencia de prensa. Cero memoria. Lamentablemente, el accidente de los mineros creó a este personaje de cuento para la derecha chilena.

Yo también nací, me crié y vivo en Maipú. Si él viviera en Maipú y tuviera una vida más normal, con un trabajo cercano a la gente… podríamos considerarlo como un ciudadano de clase media. El problema es que cree que la gente es hueona y que, más encima, le comprarán su discurso de ciudadano de clase media -cuando hace mucho que no lo es, y si lo fue, quedó casi con asco-, ya que apenas pudo se fue de su adorada comuna. Ahora vive en uno de los barrios más caros de Santiago.

De llegar a La Moneda dudo que nos represente. Él ahora tiene amigos diferentes, los empresarios, que siempre serán más entretenidos que la gente común. Tenerlos contentos a ellos será su mayor felicidad.

Su carita de hombre cercano a la gente no me mueve ni un pelo. Si tiene real interés en ayudar a la gente por qué, en el pasado, no tuvo ningún problema en cagarse a todos cuando trabajó con su amigo Paulmann.

Su carrera como empresario ha sido exitosa. Pero Chile no es una compañía multinacional, no queremos más plata que se vaya a bolsillos de los empresarios. Se necesitan reales intenciones de cambiar las cosas, con personas reales y no payasos como los que estamos acostumbrados a ver.
El video de Golborne “Es posible”, es una burla. Lo más sucio es usar su tan sacrificada niñez como herramienta para victimizarse y parecer más cercano a la gente, con la frase: “Es posible que un niño nacido en Maipú, pueda superar todo tipo de barreras y salir adelante”. Como si Maipú fuera Etiopía, que fuera lo peor nacer aquí. Somos una comuna de gente de clase media, que estudiamos y todos salimos adelante. Yo tengo 22 años y estudio veterinaria y no ando por la vida diciendo… ¡HEY!, yo nací en Maipú y soy más sacrificada que todos ustedes. Es un payaso, nada de lo que haga lo acercará a la clase media, a la gente hueona puede ser, pero al chileno clase media que intenta superarse y ser cada día mejor, creo que no”.