Liderados por la polémica figura del senador Carlos Larraín, las bancadas de senadores de Renovación Nacional, la Democracia Cristiana, el PPD y el Partido Socialista anunciaron la firma de un acuerdo histórico para cambiar uno de los definidos “enclaves autoritarios” de la Constitución de 1980: el sistema electoral binominal. Sin mayores detalles (como también sin aviso a la UDI por parte de sus socios de RN), se anunció el incremento de 120 a 150 diputados y de 38 a 48 senadores. Para despejar todas las dudas, The Clinic Online conversó con Pepe Auth, el experto electoral de la Concertación que estuvo detrás de la elaboración del proyecto, quien explica con peras y manzanas como será el nuevo parlamento si es que la iniciativa se aprueba.

Según Auth, el proceso electoral para noviembre ya comenzó oficialmente, con las primarias que realizó RN, por lo tanto cualquier cambio quedará para después del 17 de noviembre, fecha en la que, de acuerdo a sus pronósticos, RN volverá a ser ampliamente superado por la UDI, que con un 4% más de votos, actualmente dobla en congresistas a sus compañeros de coalición gracias al sistema binominal. “Es bien probable que se repita la catástrofe de RN de la elección pasada, por lo que el plazo entre noviembre y marzo será clave para que los parlamentarios de ese partido impulsen su aprobación”.

Si finalmente el proyecto se aprueba, así quedarían las cámaras:

CÁMARA DE DIPUTADOS

En la Cámara baja se reformula todo. De los actuales 120 diputados elegidos en 60 distritos con sistema binominal (que otorga un diputado a las listas que lleguen al 33,4% de los votos), se pasaría a 150 diputados salidos de nuevos distritos que eligirán desde 3 a 8 congresistas, dependiendo de su tamaño.

Según Pepe Auth, esta nueva composición tendrá tres efectos importantes:

1. Mayor proporcionalidad, porque cada fuerza política va a tener lo que le corresponde en relación a su votación.

2. Inclusión, porque hay distritos donde fuerzas políticas distintas a los grandes bloques podrán elegir candidatos. El modo de elección es igual que el de los concejales. Si es un distrito de 8, con un 10% se asegura un diputados; en un distrito de 6, en tanto, se necesita un 15%. Así se abre la posibilidad a las minorías en contraste con el sistema binominal.

3. Acortar la distancia en el valor del voto, porque hoy Coyhaique y Maipú eligen 2 diputados, siendo que sus distritos tienen 60 mil y 530 mil electores, respectivamente. Es decir, el valor del voto del Coyhaique vale 10 veces el voto del maipucino. Esa distribución se hizo en dictadura pensando en los resultados del Sí y el No y ahí quedó para siempre. Ahora se va a acortar esa distancia que es muy grande”.

SENADO

“En el Senado se mantiene parcialmente el binominal, que se corrige por la vía del margen de los 8 nuevos senadores nacionales, aunque cada territorio seguirá eligiendo sus dos representantes. La representación del Senado es de regiones y es inviable quitarle senadores a las regiones. Para cambiarlo como se hará en los diputados, se debería multiplicar por lo menos por dos su composición hasta tener 70 senadores. Pero eso es inviable, ya que la propuesta es admisible porque no incluye gastos fiscales adicionales. Si se incrementaran los senadores, la propuesta necesitaría el patrocino del Ejecutivo para que se aumenten los recursos fiscales” dice Auth, agregando que el nuevo sistema de elección del Senado, producirá dos efectos:

– Los 8 senadores nacionales mejorarán la proporcionalidad, porque se votarán en una papeleta adicional, y si una fuerza política saca el 50% de los votos se lleva 4 senadores. El sistema es como pasa con los concejales. Al elegir 8, una fuerza que logre una votación del orden de un 12% va a logar elegir un senador. Un partido verde o un conglomerado de fuerzas de izquierda detrás de una candidatura presidencial, como Marcel Claude, con un poco más de un 10% de los votos -dependiendo de la dispersión- lograría meter a un senador.

– Por otra parte, el nuevo sistema de de senadores nacionales va a permitir que quien gane la elección presidencial tenga mayoría en el Senado, cosa que hoy no ocurre porque los grandes territorios tienden a empatar.

Por último, cabe recordar que el número de senadores aumenta a 48, porque desde 2017 la Región de Arica y Parinacota elegirá dos senadores por la vía binominal, de la misma forma que resto de las regiones”.

Sin embargo, Pepe Auth advierte que si la Nueva Mayoría logra los 9 doblajes en la elección de diputados y los 4 en la de senadores -necesarios para lograr cuórum que le permitan cambiar el binominal sin acuerdo con la derecha- la iniciativa conjunta con RN podría frenarse, para desarrollar una nueva al gusto del conglomerado que gobernaría con Michelle Bachelet. “Si eso se consigue es otro cuento”, dice.