Ezzati 01

Felipe Berríos, José Aldunate y Mariano Puga, son conocidos por su pensamiento crítico respecto del rol y funcionamiento de la Iglesia Católica. La molestia implícita que monseñor Ricardo Ezzati tenía con estos tres religiosos se hace pública ahora que, según reporta La Tercera,la arquidiócesis de Santiago, liderada por Ezzati, presentó ante el Vaticano una serie de antecedentes donde se incluyeron las últimas declaraciones públicas en las que los sacerdotes critican el actuar de la Iglesia Católica.

Según el matutino, a principios de septiembre Ezzati expresó su “preocupación” en una reunión de rutina con los representantes de la Vicaría Zona Norte, frente a los puntos de vista sostenidos públicamente por estos tres sacerdotes. El nuncio apostólico Ivo Scapolo confirmó a los tres sacerdotes que se encuentran “bajo examen”, luego que Ezzati elevara una denuncia al Vaticano.

A su llegada a Chile, luego de cuatro años en Burundi y el Congo, el sacerdote Berríos criticó el clasismo, la “cota mil”, y el sistema educaciopnal. Además dijo que “dios está orgulloso de los homosexuales” y -a diferencia de Ezzati- no condenó la despenalización del aborto.

A estas declaraciones se sumaron las de Mariano Puga, “el cura obrero” quien señaló que “la Iglesia, en vez de ser la que destruía el concepto de clases, lo fortaleció: colegios para los pobres, otros para los indígenas, otros para la clase alta”.

José Aldunate, por su parte, molestó a las altas cúpulas de la Iglesia cuando señaló que “el homosexual tiene derecho a amar y compartir su vida con otra persona”. En entrevista con The Clinic, además, señaló que “el médico católico tiene una obligación moral de practicar aborto terapéutico”, y aunque dijo no estar a favor del aborto “sin apellido, tampoco puedo obligar a la gente que piense como yo, como lo hace la iglesia católica”.