baker A1

El ministro de Obras Públicas, Alberto Undurraga, anunció que la Dirección General de Aguas (DGA) resolvió no darle los derechos de agua solicitados por HidroAysén, con lo que en la práctica le pone la lápida al cuestionado proyecto hidroeléctrico.

“Denegamos derechos de agua en el río Baker y en el río Pascua por razones de caudal ecológico y por el Plan de Desarrollo Regional. Ello, sin perjuicio del programa de desarrollo energético que se está haciendo en la región, con participación ciudadana”, aseguró el secretario de Estado según consigna El Mercurio.

Si bien el año pasado el Consejo de Ministros rechazó la construcción de la central de Endesa y Colbún, la decisión del organismo dependiente de Obras Públicas era la última arista pendiente para asegurar el fin del proyecto, el que tendría cómo única opción que un futuro gobierno modificara a su favor el plan de desarrollo energético para la región.

“La DGA se ha formado la convicción de decretar reserva de caudales en esta zona de la cuenca del río Pascua, no solo desde la perspectiva de la preservación ecosistémica, sino también desde la perspectiva del desarrollo productivo regional, mediante el análisis de instrumentos como la Estrategia Regional de Desarrollo, el Plan Especial de Desarrollo de Zonas Extremas de la Región de Aysén, y otros”, consigna el decreto.