ossandón A1

El senador de Renovación Nacional, Manuel José Ossandón, se fue con todo esta mañana contra la Nueva Mayoría y los casos de algunos parlamentarios de este bloque investigados por haber emitido boletas ideológicamente truchas a SQM para financiamiento de campañas.

En ese sentido, en conversación con “La gran mañana interactiva”, de radio Agricultura, Ossandón criticó que “la Nueva Mayoría estaba financiada por sus peores enemigos”. Además apuntó todos sus dardos a la promulgación de la reforma al binominal, comentando que “a mí lo que más me preocupa es que se aumente el número de parlamentarios. Yo esperaba, después de todo lo que ha pasado, que enviara un nuevo proyecto, reformando el binominal, pero dejando los mismos parlamentarios (…) La gente no quiere más parlamentarios. Chile no necesita más parlamentarios. No podemos seguir haciendo leyes que son traje a la medida para los políticos”.

En cuanto a la cadena nacional que Bachelet dará en el marco del informe de la Comisión Anticorrupción, que encabeza Eduardo Engel, Ossandón admitió que espera una aclaración de lo que realmente piensa la Mandataria y su juicio moral en cuanto a lo que envuelve el caso Caval, donde están metidos, tanto su hijo Sebastián Dávalos, como su nuera Natalia Compagnon.

En relación a los dichos de Bachelet la semana pasada durante la entrega del informe Engel, en cuanto a que “no supe condenar con fuerza y a tiempo los modos éticamente imprudentes de hacer negocios”, Ossandón explicó que “es muy fácil hacer un mea culpa generalizado, pero aquí la gente está esperando cuál es su opinión y cuál es su juicio moral de lo que ha hecho su hijo y su nuera, y no del mundo político en general”.

“Tiene que mostrar cuáles son sus conclusiones (del informe Engel). No sólo hay que mostrar lo que a ella le parezca bien (…) Yo creo que la crisis que tenemos hoy en día involucra mucho más gente que la Nueva Mayoría”.

Ossandón no se quedó ahí e hizo pebre a Bachelet argumentando que “yo veo mucha debilidad porque la Presidenta no ha sido capaz de reconocer lo que ha hecho su hijo (…) No cuesta nada pedir perdón”.