juan antonio coloma senador udi

“A la Nueva Mayoría le faltaban personas a las cuales darle trabajo”.

Con estas palabras el senador de la UDI, Juan Antonio Coloma, abordó las consecuencias que, a su parecer, tendrá el nuevo sistema electoral que puso final al binominal tras largos 25 años.

Luego de que Bachelet promulgara la mañana de este lunes el proyecto de ley y en donde manifestó que “tras 25 años quitamos el cerrojo que distorsionaba la voluntad y la participación de las personas, tras una larga lucha hoy finalmente queda atrás un sistema que no reflejaba lo que somos”, Coloma enfatizó que “me sorprende que los mismos que reciben premios, que son condecorados por la estabilidad política, después simplemente destruyen lo que fue este sistema. Me parece un absurdo”.
Cabe recordar que la nueva normativa aumenta el número de diputados, de 120 a 155, y también en el de senadores, de 38 a 50. De igual manera cada región pasará a ser una circunspcripción. Así, en Arica y Parinacota, Tarapacá, Atacama, Aysén y Magallanes se elegirán dos senadores; mientras que Antofagasta, Coquimbo, O´Higgins, Los Ríos y Los Lagos tendrán 3 representantes cada una. Finalmente, en las regiones Metropolitana, del Maule, Biobío y La Araucanía se elegirán 5 personas para la Cámara Alta.
En tanto, en la Cámara baja se disminuirán los distritos de 60 a 28, y cada uno de éstos elegirá de 3 a 8 diputados, dependiendo de su población.
Este nuevo método de elección será por un sistema de cifra repartidora similar al que opera para elegir concejales y consejeros regionales; es decir, se utilizará un coeficiente que permite obtener el número de cargos electos asignados a las candidaturas, en proporción a los votos conseguidos.
En contacto con “La gran mañana interactiva”, de radio Agricultura, el UDI indicó que el aumento de parlamentarios en un 25% será un claro fracaso, ya que “tan poco proporcional es, que en algunos distritos con menos personas se elegirá más parlamentarios (…) Muchos parlamentarios van a ser elegidos con muy pocos votos, como los distritos son más grandes, van a ser arrastrados”.

En esa misma línea calificó como un “insulto a la inteligencia” el hecho que se aumente parlamentarios “y que se diga que eso no le va a costar nada al fisco”.

Virtudes del sistema antiguo

Para el parlamentario, las virtudes y ventajas del sistema anterior radican en “la estabilidad”, ya que a su juicio, “generaba espacios para poder llegar a acuerdos. Permitió además una representación muy variada; había siete partidos políticos en el último período electoral y le permitió el acceso a los independientes. Nunca hubo empates, siempre ganó alguien”.

Así, el nuevo sistema que ocupará el lugar que dejó el binominal para Coloma es “pésimo”, de hecho añade que “el binominal tenía problemas, este lo multiplica por cinco. Está hecho a la medida de la Nueva Mayoría, no tiene nada que ver con proporcional inclusivo”.