Valech

Tras conocerse la declaración del ex conscripto Fernando Guzmán ante el ministro Mario Carroza, sobre el denominado caso Quemados, que terminó con su reapertura y el procesamiento por el delito de homicidio calificado de 12 militares involucrados en el hecho, diversas organizaciones por los Derechos Humanos y la misma Carmen Gloria Quintana, sobreviviente del ataque incendiario ocurrido en 1986, han solicitado levantar el secreto del Informe Valech para terminar con los pactos de silencio.

Ante esto, cinco víctimas de prisión política y tortura que figuran en el Informe, dieron su opinión al respecto.

“Sí, por supuesto. Esto dejaría de alguna manera en evidencia ante todos cómo se desarrolló la lucha política en este país por terminar con la dictadura, porque mi testimonio tendría que ver con eso. No sólo se trata de la mirada de víctima y de atropellos a los derechos humanos, sino también muestra cómo muchos chilenos nos arriesgamos y dimos la lucha en primera línea”, sostuvo Álvaro Tapia de 47 años, a Emol.

Mirna Ulloa de 52, también se mostró a favor de hacer pública la información.”Desde luego que debieran ser públicos. Ojalá yo tuviera la entereza como para poder gritarlos a los cuatro vientos. Aquí en general se está culpando al Ejército en general, pero a mí me encantaría saber cuáles son sus nombres, en concreto. Estoy de acuerdo con que hablen lo también los que saben de esto, sobre todo desde el otro lado”, dijo.

“No tengo ningún problema con que se publiquen y la información sea pública, si lo que ocurrió ya es conocido por todos. Si existe la posibilidad de que se haga justicia, bienvenido sea, aunque también me interesa que se hiciera justicia con las reparaciones a las víctimas”, opinó Alberto Vidal de 61 años.

Manuel Quiñones (53) fue el único que no se mostró a favor de la medida. “No, no estoy de acuerdo. Los testimonios deberían quedar tal como están, creo que ya no se puede hacer nada. Eso sí, pienso que quienes tienen información deberían entregarlas, pero los casos no deben hacerse públicos, tienen que quedar archivados”.

“Pienso que lo ideal sería que se hicieran públicos para poder establecer justicia en el país. A mi juicio, y al de muchos, no se ha hecho nada de justicia con las víctimas a las violaciones de derechos humanos a raíz de estos pactos y silencios forzosos. Si los Tribunales tuvieran más elementos para enjuiciar a los culpables, como lo hizo el Juez Carroza ¿por qué no?. Creo que deberían ser públicos para la justicia, pero también para todas las personas general; el país tiene derecho a saber lo que pasó”, afirmó Pablo Aguilera, a dicho medio.