longueira A1 moneda
Cuando en junio de 2012 se inauguró el Costanera Center, Pablo Longueira se desempeñaba como ministro de Economía y celebró la apertura del centro comercial, “Ojalá tuviéramos en Chile 100 Horst Paulmann, creo que Chile sería otro país si tuviera emprendedores de esa talla como este líder empresarial”, dijo.

La relación con el controlador de Cencosud en 2013 tuvo algunos problemas cuando éste aseveró que era imposible pagar a los proveedores en 120 ó 150 días, como impulsaba el entonces secretario de Estado. Entonces Longueira reveló una reunión con Paulmann. “Le fui a decir ahí que tenía que cambiar las conductas y las tiene que cambiar”, dijo.

No fue la única conversación del emblemático UDI con Paulmann. Fuentes cercanas a Longueira confirman que éste es un viejo “colaborador” de campañas gremialistas a través del exsenador y que en esta relación de larga data se enmarca la declaración de Ana Carolina Palacios Silva, hija del coronel (r) del Ejército Mauricio Palacios, quien reconoció ante el Servicio de Impuestos Internos primero y luego ante la Fiscalía haber boleteado para Cencosud retail ($8 millones) y el Banco BCI ($9 millones), controlada por Luis Enrique Yarur -suegro del diputado Felipe de Mussy- por trabajos no prestados. Los recursos habrían sido para Longueira. O mejor dicho, para que éste las distribuyera principalmente entre candidatos jóvenes, toda vez que la última campaña del dirigente, previo a la primaria presidencial de 2013, fue en el año 2005.

“Pablo era uno de los principales recaudadores, al igual que Jovino Novoa, de la UDI. Los recursos siempre iban a quienes recién estaban empezando porque, a diferencia de Jovino, que apostaba a ganador, Pablo estaba por construir partido”, asegura un amigo del político.

Palacios, en tanto, es cuñada de Carmen Luz Valdivieso, la “Titi”, histórica asesora de Longueira y quien, según declararon Solange Hermosilla, Ricardo Jorquera, y el ex concejal de RN, Patricio Lazcano, les solicitó boletear para empresas como Soquimich, Pesquera El Golfo y Metalpar en distintos periodos.

De hecho, la misma Palacios boleteó también a SQM por $45 millones.

Fuentes gremialistas aseguran que Yarur ha transmitido que no tiene que dar explicaciones por los trabajos que él decide o no contratar, mientras que desde Cencosud aseguran que Paulmann ha reconocido ante el directorio aportes legales, pero no irregulares, a la política.

Longueira, en tanto, aseveró que no está haciendo comentarios sobre ningún tema vinculado al financiamiento anómalo de campañas, aunque desde su entorno destacan que es un tema que le preocupa y que su situación en la UDI era similar a la de Novoa: pasaba el platillo con los empresarios para generar recursos para el conglomerado. “No para él, no para su bolsillo”, recalcan.

Las mismas fuentes no descartan que esté buscando un abogado, aunque señalan que hasta ahora sólo ha consultado el tema con amigos como Andrés Chadwick.

Consultada por The Clinic Online, Palacios descartó hablar sobre el tema. Según informó La Tercera, Palacios autorizó el alzamiento bancario de su cuenta corriente solicitado por las fiscalía.

LOS OJOS SOBRE LONGUEIRA

“Con vínculo (político), transacción atípica y riesgo alto”. Así califica el informe interno de SQM, que se entregó a Fiscalía, la empresa “Asesorías e Inversiones LB SpA” de Longueira Montes y su esposa María Cecilia Karin Brinkmann Estévez. La calificación de la compañía dentro los pagos que podrían estar asociados a temas políticos obedece a que se está ante una “empresa nueva (SQM tiene la boleta N°1)” y que tiene 13 pagos por $65 millones, en total, entre enero de 2014 y el mismo mes de 2015.

La entidad fue constituida en diciembre de 2013 para realizar “asesorías y consultorías en materias económicas, financieras, de inversión, de administración y dirección corporativa, contables, tributarias, agrícolas, paisajísticas, inmobiliarias, de análisis político y social”, entre otras.

Cercanos a Longueira aseguran que estas platas no eran políticas, sino personales, a diferencia de otras operaciones que vinculan a Longueira en la recolección irregular de fondos y que éste ha negado.

En medio del caso Penta, por ejemplo, el exgerente del holding, Hugo Bravo, reveló la grabación de una conversación con uno de los propietarios de Penta, Carlos Eugenio Lavín, en que asegura que se le pagó “en efectivo fue a Pablo Longueira, antes y después, deben haber sido $ 140 o $ 150 millones. Que los millones los cobraba en efectivo y los sacaba del Banco Penta. Ningún otro banco me entrega $ 50 millones (en billetes) sin preguntar”.

En su declaración ante el Ministerio Público, Lavín aseveró que “sé que aprobamos para la campaña de Pablo Longueira junto con Carlos Alberto un aporte de 100 millones de pesos. La entrega de ese dinero la hizo Hugo Bravo y él me dijo que lo habría hecho en efectivo. Por lo que me contó en agosto o septiembre de este año, Hugo Bravo habría hecho unos forwards para disponer de efectivo”.

Longueira en la época negó cualquier vínculo y lo mismo hizo cuando se le intentó ligar al negocio Caval. Para esto último, incluso pidió declarar ante la Fiscalía. Sin embargo, sobre Soquimich y el rol de su mano derecha, Titi Valdivieso, nada ha dicho.