larraín votación a1

Con una votación casi unánime, el Senado resolvió que el abogado Jorge Abbot se desempeñará como el nuevo Fiscal Nacional, debido a que Sabas Chahuán ya cumplió el periodo legal de ocho años siendo el cabecilla del Ministerio Público.

Todas las bancadas votaron a favor del candidato propuesto por la Presidenta Michelle Bachelet la semana pasada, sumando un total de 32 votos a favor. No obstante, los senadores Iván Moreira y Jorge Pizarro se abstuvieron de votar por sus vínculos en las investigaciones que se llevan a cabo respecto al financiamiento irregular de campañas políticas.

En su intervención, el senador Hernán Larraín señaló que “creo que a la hora de votar debe actuarse con altura de miras. El planteamiento que ha hecho el candidato, merece ser respaldado, su trayectoria lo avala también. Hemos trabajado en la bancada de manera intensa y seria antes de tomar una decisión. La idea es darle certeza al país que él tendrá la idoneidad que se requiere para asumir el cargo”, según indica el sitio oficial del Senado.

Por su parte, Felipe Harboe destacó parte de la trayectoria de Abbott en le servicio público. “Quiero rendir un reconocimiento a todos los candidatos. Sin seguridad no hay libertad para ejercer los derechos. Jorge Abbott ejerció como fiscal regional, por lo que conoce los aspectos operativos y eso es esencial, sobre todo respecto a la importancia de coordinarse con los distintos actores”, enfatizó.

Jacqueline Van Rysselberghe, también tuvo palabras favorables hacia Abbott y puntualizó que “esta es una de las decisiones más importantes que adoptaremos este año. Hoy el tema de la seguridad ciudadana es uno de los que concita más la atención de la ciudadanía. La exposición de Abbott nos mostró una mirada crítica al rol del Ministerio Público considerando que él ha sido litigante en materias penales, por lo que se puso del otro lado, por así decir. Esa experiencia es muy valiosa”.

En su intervención, Ricardo Lagos Weber destacó que lo importante es conseguir un “equilibrio” en la decisión. “Estamos frente a un proceso donde las responsabilidades son sabiamente distribuidas porque intervienen los tres poderes del Estado. Cuando salió la quina, comenzó a hacerse ruido. Me voy a quedar con lo que dijo el ministro Juica:’no es un cargo tan técnico como político, para que estamos con cosas…’ Acá se busca conseguir un equilibrio más allá de las consideraciones políticas”, subrayó.

La senadora Isabel Allende, por otro lado, expresó que “el procedimiento en el que intervienen los tres poderes del Estado, me parece serio. La quinta me parece responsable y cualquiera de ellos es idóneo. Respecto a Abbott, me dio la impresión de alguien sólido que no evade ningún tema. Fue muy explícito en las fallas del sistema, y en la necesidad de crear una unidad de análisis para resolver las falencias”.

Alejandro Navarro fue quien cerró la sesión argumentando que “en cuanto a esta votación, creo que el Senado no es un buzón, de allí que es primordial tener un diálogo y decisión consensuada. La decisión de la Presidenta se enmarcó en una crisis política de representación”.