boric

El diputado de Izquierda Autónoma y ex dirigente estudiantil, Gabriel Boric, no dejó pasar el destape de un nuevo caso que habría afectado al menos entre 2008 y 2011 al bolsillo de todos los chilenos: Una nueva colusión de los pollos por parte de las cadenas de supermercados Cencosud, Walmart y SMU.

En ese sentido el parlamentario escribió a través de su cuenta oficial de Twitter que en estos casos “me sorprende que la Nueva Mayoría defienda tan irreflexivamente la libre competencia como único paradigma posible”.

Añadió rápidamente que “hmmmmm… pensándolo bien, en verdad no me sorprende”.

A juicio del joven diputado “yo no estoy dispuesto a partir de la crítica de los excesos del modelo a defender su esencia. Eso hace la NM cuando defiende libre competencia”.

Ante la serie de arreglines y trucherías que ofrece el sistema, Boric planteó que “me parecen mucho más interesantes modelos económicos y de organización alternativos como por ejemplo las cooperativas de Aragón en España”.

Antes de finalizar su opinión, lanzó una reflexión certera: “Recuerdo la imagen cuando a una señora le quitaron su carro de jugo de naranja por no tener permiso. ¿Cuál será la sanción para supermercados?”.

Cabe decir que el caso es una arista del llamado cartel de los pollos, hecho por el que ya fueron sancionadas las avícolas Agrosuper, Aríztia y Don Pollo.

Según el requerimiento que la FNE presentó ante el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC), las tres mega cadenas supermercadistas que operan en Chile; Cencosud, Walmart y Unimarc, se pusieron de acuerdo entre 2008 y 2011 para fijar los precios de la carne fresca de pollo.

El persecutor pidió la máxima multa para las compañías; vale decir, 22 millones de dólares a cada una.