gendarmería

El escándalo que sacudió a Gendarmería por las millonarias pensiones y extensas licencias médicas de sus funcionarios provocó la salida del director de la institución, Tulio Arce. En su reemplazo, en julio pasado asumió Jaime Rojas Flores, militante PPD, y exjefe de la división de investigaciones del Ministerio de Interior.

A su llegada al cargo más alto de Gendarmería, Rojas decidió ascender a jefe del Departamento de Recursos Humanos al Coronel Eduardo Muñoz Bravo. Un hombre que tiene dos sumarios por violencia intrafamiliar y acoso sexual, además de supuestos vínculos con Álvaro Corbalán, el ex jefe operativo de la CNI, preso en la Cárcel de Máxima Seguridad y actualmente bajo custodia del personal de Gendarmería.

Fuentes del Ministerio de Justicia aseguran que posteriormente al nombramiento de Muñoz, se advirtió a Rojas sobre los inconvenientes que podría traer, pero que el director de Gendarmería no escuchó las recomendaciones.

Según sus antecedentes, Muñoz enfrentó un sumario por agresiones y violencia intrafamiliar. Entre las observaciones de la causa se indica: “insultos y amenazas a su cónguye en sector público”, ocurrido en septiembre del 2007. Sin embargo, en octubre de 2013, fue absuelto por prescripción conforme a la resolución exenta Nº9403.

Esta causa fue presentada ante el Juzgado de Garantía de Puente Alto “por el delito de maltrato habitual en el contexto de violencia intrafamiliar”. En 2009 se sobreseyó temporalmente porque Muñoz no se presentó en las audiencias ni fue posible ubicarlo. En 2014, se decretó la medida cautelar de prohibición de acercarse a la víctima y se dictó orden de aprehensión.

Muñoz fue detenido el 16 de junio de 2014 y llevado a audiencia, donde quedó en libertad inmediata y se fijó 90 días para el desarrollo de la investigación. El 1 de septiembre de 2014 en audiencia de acuerdo reparatorio con el Juez Cristián Villegas, a solicitud de la víctima, se decretó la orden de no perseverar en el procedimiento del Ministerio Público y se levantaron las medidas cautelares contra el funcionario de Gendarmería.

En la descripción de los hechos de la causa, dice: “El día 15 de diciembre de 2007, mientras la víctima, se encontraba en su domicilio particular, hasta el lugar llegó el imputado EDUARDO ALEJANDRO MUÑOZ BRAVO antes individualizado, quien la amenazó diciéndole que si por la denuncia puesta en los Tribunales de Familia, por la víctima, había algún tipo (de) sumario en su contra en su trabajo, él se las iba a cobrar con ella; además el imputado durante el transcurso de su matrimonio ha maltratado habitualmente a la víctima, con agresiones físicas y verbales en presencia de sus hijos”.

Un segundo sumario que se abrió en contra de Muñoz fue por un reclamo de una exaspirante a oficial por acoso sexual. En ese caso fue sobreseído en julio de 2009 por resolución Nº 3085.

La recomendación de Corbalán

Además de los acusaciones de agresiones y acoso, sobre Muñoz pesa el supuesto vínculo que habría mantenido con Álvaro Corbalán, quien en 2015 fue trasladado desde Punta Peuco a la Cárcel de Máxima Seguridad luego de ser sorprendido con un celular.

En un documento secreto de 2011, que Corbalán redactó y pretendía hacer llegar a manos del expresidente Sebastián Piñera, el condenado a más de 100 años de presidio por crímenes como la Operación Albania, ofrecía su colaboración para que la derecha se mantuviera en el poder e impedir que la Concertación retornara a La Moneda. Además, Corbalán entregaba un listado de nombres para que asesoraran al entonces director de Punta Peuco, Luis Masferrer y fueran promovidos.

En ese listado, Corbalán sugiere que Muñoz Bravo sea incorporado a la ANI y destaca su probada lealtad: “El teniente coronel Eduardo Muñoz Bravo, actualmente asesor del subdirector Operativo, es el mejor elemento que tiene Gendarmería de Chile. De gran preparación profesional, egresado de ANEPE y probada lealtad. Se propone se desempeñe junto al Director Nacional y que la ANI lo reclute y se beneficie de sus conocimientos institucionales para saber exactamente lo que ocurre en ese servicio”, escribió Corbalán en su fallida operación de inteligencia.

Según estableció la investigación de Gendarmería de junio de 2012, durante la revisión y allanamiento a las dependencias de los internos de Punta Peuco, se encontraron celulares, cargadores, modem y wifi, llaves de esposas, computadores y notebook. Elementos prohibidos en un centro penitenciario.

Tras revisarse los archivos digitales que estaban en el computador de Corbalán, se encontraron copias de los correos que el ex CNI habría enviado a distintas personas y que reveló en enero de este año el diario digital El Ciudadano. Entre los supuestos receptores también estaba el exdirector de Gendarmería, Tulio Arce.

Por ejemplo, el 3 de agosto de 2010, cuando Muñoz era Director Regional de O´Higgins, Corbalán escribió:

“Apreciado amigo
Maricón, no me contaste que ya estabas ascendido a Comandante. Ese abrazo te lo daré tan pronto me lleven al hospital militar. ¡Felicitaciones amigo mío, es un ascenso que bien merecido lo tienes”. Luego le adjunta sus propuestas para el reglamento de establecimientos penitenciarios y le pide gestiones al respecto.

Además, la investigación de Gendarmería sobre el material incautado en ese período, consigna que lo escrito por Corbalán “respecto del Teniente Coronel Eduardo Muñoz, se puede entender una posible relación de amistad y un alto grado de confianza del interno con el actual Director Regional de O´Higgins, quien fuera según base de datos personal, desde el 28.08.2009 hasta el 1.07.2010 Alcailde del CCP Punta Peuco, con quien no se establece que mantuviera una comunicación fluida, solo se presume que mantuvieron en algún momento un frecuente contacto, eventualmente a través de llamados telefónicos, así también posible contacto por correo electrónico”.

Otra de las peticiones que Corbalán habría hecho a Muñoz decía: “Estoy desconectado para llamarte y por ahora sólo me es posible comunicarme por este medio. El inhibidor de señales de uso exclusivo para el módulo Nº1 de Punta Peuco, ¿no le sería más útil a Gendarmería el emplearlo en penales conflictivos? ¿Podrías hacer que lo saquen?”.

The Clinic Online consultó a Gendarmería sobre los criterios para ascender a Muñoz y si efectivamente existe un vínculo del jefe de Departamento de Recursos Humanos con Álvaro Corbalán, pero declinaron referirse. Muñoz Bravo tampoco respondió las consultas de este medio.