La piedra de tope para que el PC apoye la Reforma a la Educación Superior es conocer el proyecto anunciado por el Gobierno para la eliminación del CAE. Y el requisito no es menor porque el tristemente famoso crédito universitario tiene contra las cuerdas a miles de chilenos que se endeudaron para poder estudiar.

Según los datos de la Comisión Ingresa, institución encargada de administrar becas y créditos, de los 304.235 jóvenes en etapa de pago del crédito, un 37% mantiene una deuda con la banca, según informa hoy La Tercera.

Y las cifras suban al tomar en cuenta la deserción de estudios: Mientras un 28% de los egresados con este crédito mantiene una deuda, la cifra sube al 70% en los estudiantes que tuvieron el beneficio y abandonaron la carrera.

Actualmente, la tasa de interés del crédito está fijada en un 2% máxima y con cuotas al 10% de la renta recibida por los deudores, como máximo. Sin embargo, esta situación sólo cambio después de las movilizaciones del año 2011, porque antes de ello las tasas de interés de algunos créditos incluso se empinaron hasta el 9%.

El gobierno se comprometió a enviar un proyecto de ley para eliminar el crédito y reemplazarlo por otro donde no estén los bancos, pero es justamente el contenido de ese proyecto el que dejó en entredicho la reforma completa a la Educación Superior.