Pudo haber sido a lo grande. La despedida de Usain Bolt en su especialidad favorita, los 100 metros planos, estaba preparada para la final del Mundial de Atletismo celebrado en Londres.

Sin embargo, Justin Gatlin, el sprinter norteamericano sancionado dos veces por dopaje, y el joven Christian Coleman, también estadounidense, le aguaron la fiesta.

Ambos atletas superaron a Bolt en la carrera cumbre de la cita, con 9.92′ y 9.94′ respectivamente. El jamaiquino, en tanto, cerró su participación con un tiempo de 9.95.

“La salida me mató. Normalmente mejoro con el pasar de las rondas pero eso no llegó. Y el hecho de no tenerlo (una buena salida), explica por qué perdí”, dijo Bolt, quien no perdía una competencia de esta especialidad desde el 2008.

Consumada su participación en esta modalidad, la última carrera del hombre más rápido de la historia será la posta 4×100, a disputarse el próximo sábado.