El sacerdote jesuita Felipe Berríos mediará en la huelga de hambre de cuatro comuneros mapuche que ayer cumplieron 102 días en huelga de hambre. La solicitud fue realizada por el Colegio Médico preocupados por la salud de los manifestantes que se encuentran con riesgo vital.

Los manifestantes son los hermanos Pablo, Benito y Ariel Trangol Galindo, junto a Alfredo Tralcal Coche, que hace un año y medio están en prisión preventiva por el denominado “Caso iglesias”, acusados de incendiar una iglesia evangélica en Padre de Las Casas.

Los comuneros sostienen que son inocentes de los cargos e intentan evitar la aplicación de la ley antiterrorista, por ello iniciaron la protesta que los tiene en grave estado de salud, según los informes del Colegio Médico en conjunto con el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH).

Berríos visitó ayer a los comuneros en la cárcel de Temuco. En conversación con La Tercera, el sacerdote contó que dejará la población La Chimba de Antofagasta, donde actualmente reside, para “ayudar en la medida que pueda a crear puentes, para eso estoy dispuesto”.

“Ellos llevan más de cien días en una huelga de hambre que puede tener consecuencias graves para sus vidas, por eso es que estoy acá, para escucharlos y ver qué puedo hacer después. Pero como persona, porque no tengo ningún cargo”, advirtió el sacerdote, quien estuvo reunido con los comuneros por más de una hora.