EL doctor cariño del diario La Cuarta recibió una particular carta con el relato de un hombre que fue pillado por su polola nada más ni nada menos que mirando a la vecina del frente mientras se paseaba desnuda en su domicilio y sin cortinas en las ventanas.

Su historia comienza así: “Más lo que esperé que llegara el calor, y al final fue para puros problemas. Vivo con mi polola en el piso 7 de un depa del centro y hasta ahora llevábamos una vida la raja, haciendo las tareas, incluso, día por medio”.

En ese sentido explicó que “con el solcito me fijé que en el edificio del frente vive una mina, que no conoce la vergüenza, y se pasea todo el día en pelotas y sin cortinas más encima. Cuando me di cuenta, miré y apreté cachete. Pero ahora paso pegao, y en mi mente me imagino cruzando a lo hombre araña, mientras ella me abre la ventana y le beso hasta la sombra, a lo Arjona”.

“El drama es que mi amor me pilló con los ojos blancos, la baba colgando y el joystick en la mano mirando para el frente, así que me dijo que todo se acabó. Ayúdeme”.

En ese sentido, el doctor cariño hizo hincapié en fomentar la fantasía al interior de la pareja y que haga el intento por salvar su relación. “Dígale que cambie los celos por un rollo de verdad, donde ella se desvista de Eva y usted sea su Adán”, sostuvo.