La polémica electoral protagonizada por el vocalista de Ases Falsos, Cristóbal Briceño, y Milton Mahan de Denver respecto a si ir a votar o no, comenzó a crecer como la espuma.

“No cuenten conmigo, yo quiero ser parte de la pequeña gran fisura, la que rompa el dique”, afirmó Briceño hace algunos días, haciendo así un profundo llamado a no dirigirse a las urnas a votar en las presidenciales.

En ese sentido, Mahan escribió una carta en la que le disparó: “¿Cuántos jóvenes se tomarán en serio una más de las payasadas de mi colega?”.

También pide a la juventud no confundirse con “la neurosis que pueden tener todos los cristobales de este mundo que lamentablemente tenemos que estar leyendo a diario”.

Pues bien, Briceño recogió el guante y contestó a través del fanpage de la banda: “Voy cachando que mucha de la mala onda viene de hombres jóvenes que tienen bandas, conocidas y no tanto. Algunos bastante cercanos incluso me han dedicado cartas abiertas (teniendo mi número y mi correo… ¡y el marketero soy yo!)”.

Añadió que “a propósito de este flanco de ataque, me pregunto: ¿en qué momento pasamos a ser los músicos la voz de la prudencia y el sentido común? ¿en qué momento nos volvimos tan frígidos e inofensivos?”.

Respecto a su llamado a no votar, explicó que “NO ES que quiera que piensen como yo ¡qué PESADILLA sería esa! pero sí que puedan soportar y hasta disfrutar de pensamientos y sentimientos inesperados. Lo del otro día, por ejemplo, no fue un ‘llamado a no votar’ como pone la prensa. Fue una opinión. Yo no hago llamados, no soy político. No entiendo esta nueva obsesión de exigirle al músico que piense y obre como 1 wn +”.