El empresario chileno Gerardo Sepúlveda, exsocio del presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, ha sido citado para que se presente el 10 de enero ante la comisión del Congreso peruano que investiga el escándalo de corrupción Lava Jato.

La comisión informó hoy, en un comunicado, que citó a Sepúlveda para que “informe sobre sus asesorías a las empresas brasileñas Odebrecht, OAS, Camargo y Correa, Queiroz Galvao y otras, en el Perú y otros países del mundo, durante el período 2001-2016”.

“La presencia del socio del presidente Kuczynski ante la comisión ha sido programada para el miércoles 10 de enero de 2018 en el Palacio Legislativo”, precisó.

La presidenta del grupo parlamentario, Rosa Bartra, había informado el pasado 19 de diciembre que Sepúlveda iba a ser citado en calidad de testigo, después de que Kuckzynski declaró que él fue quien gestionó asesorías de su empresa Westfield Capital a la constructora brasileña Odebrecht entre 2004 y 2007.

El reconocimiento de esas asesorías desató una crisis política en el país, al llevar a la oposición en el Congreso a presentar una moción de vacancia (destitución) de Kucyznski, que finalmente fue archivada el jueves tras no alcanzar los votos necesarios.

La comisión parlamentaria también informó hoy que se reprogramará, para una fecha aún no precisada, la visita que plantea hacer a Kuczynski en el Palacio de Gobierno de Lima.

Indicó que se iniciaron coordinaciones “para fijar fecha y hora en la que el presidente Pedro Pablo Kuczynski los reciba y pueda informar, en calidad de testigo, sobre su participación en los proyectos y otros temas que son materia de esta investigación”.

El encuentro había sido fijado para hoy, pero la Presidencia del país decidió reprogramarlo para que el gobernante se concentre en preparar su defensa ante la petición de destitución en el Congreso.

Kuczynski ha reconocido que recibió dividendos por un contrato de asesoría a Odebrecht entre 2004 y 2007, cuando era ministro del gobierno de Alejandro Toledo (2001-2006).

Sin embargo, aseguró que el contrato fue firmado por Sepúlveda y que no tenía conocimiento del mismo hasta que fue presentado la semana pasada por la comisión Lava Jato.

El gobernante había admitido otro servicio de asesoría a Odebrecht por el proyecto de irrigación H2Olmos cuando dejó el gobierno de Toledo, denunciado a su vez por haber cobrado presuntamente un soborno de 20 millones de dólares a la constructora brasileña para otorgarle dos tramos de la carretera Interocéanica.