Foto: Imagen de referencia

Llegó un dosier a la diócesis de Nápoles, de 1200 páginas, en las que se cuenta todo lo que andan haciendo los curas italianos bajo la sotana.

El arzobispado tuvo que admitir la existencia de este dosier que incluye: sexo de grupo en las parroquias, orgías en conventos, prostitutos pagados con las donaciones. Por lo menos 60 son los curas implicados y al parecer hasta un obizpo, en este nuevo y enésimo episodio de naturaleza sexual que afecta a la Iglesia.

“El material será oportunamente examinado para ser enviado a las diócesis interesadas para su eventual evaluación”, declaró el arzobispado de Nápoles, Crescenzio Sepe.

Además de llegar el dosier, fueron los putos que enviaron también numerosos videos y registraciones audio con lo que se puedan imaginar.

La olla la destapó el sitio italiano gaynews.it y el dosier cuenta con email de curas de todo el país, cuentas de banco y datos de curas del Vaticano y la Santa Sede.

la Iglesia Católica tiene una doctrina homófoba que se explica sobre todo en tres documentos oficiales: Algunas consideraciones acerca de la respuesta a propuestas legislativas sobre la no discriminación de las personas homosexuales (1992), Carta a los obispos de la Iglesia católica sobre la atención pastoral a las personas homosexuales (1986) y Declaraciones acerca de ciertas cuestiones de ética sexual (1975).

“Para quien se ocupa de la vida de la Santa Sede, la presencia de homosexuales en el Vaticano, lamentablemente, no es noticia” declararon algunos curas, claramente no invitados a las fiestas. “Muchas veces son sacerdotes, pero no faltan obispos, y su identidad, para quien trabaja dentro de los muros del Vaticano, no es un misterio” prosiguen.

Muchos curas, al preguntarles sobre las fiestitas, las orgías, las relaciones sexuales y los putos, asumen que hay una lobby gay en el Vaticano que destituye arzobispos, protege curas e incluso tendría el poder de hacer renunciar un Papa.

“En la curia hay gente santa, pero también hay una corriente de corrupción, es verdad… Se habla del lobby gay y es verdad, está ahí… Hay que ver acá qué podemos hacer”, relatan.

Krzysztof Charamsa, exsecretario de Doctrina de la Fe, es un gay que destapó lo de la lobby gay en el Vaticano en 2015. Dimitió de su cargo y ahora vive con su pareja en Barcelona.