El Frente Amplio aseguró a través de un comunicado tras el episodio que vivió José Antonio Kast en Iquique, que “no le corresponde responsabilidad alguna en la convocatoria” a la protesta contra el excandidato presidencial y que esta fue “efectuada por diferentes organizaciones sociales de la región”.

Al mismo tiempo le prestaron ropa al dirigente local Felipe Pardo “quien ha sido víctima de difamación y calumnias, siendo indicado como uno de los autores de la agresión física a José Antonio Kast, situación que no tiene asidero con la realidad y que es constatable a través de los diferentes registros audiovisuales difundidos en redes sociales y medios de comunicación”.

El conglomerado que se presenta como la tercera fuerza en el Congreso, aseguró en el documento que “Condenamos el escarnio público en el que se ha visto envuelto, ya que este lo ha afectado no sólo a nivel personal, sino que también a nivel familiar y a sus cercanos, donde al mismo tiempo, han visto violentado su derecho al resguardo de información personal, e incluso, han sido víctimas de amenazas de muerte”.

Al mismo tiempo presentaron una declaración pública del propio Felipe Pardo insistiendo en desmentir “tajantemente su participación en hechos de violencia física”.

Pardo explica en detalle los hechos para desmentir la acusación donde se le sindica personalmente de agredir físicamente a Kast.

“Siendo las 15:00 horas del día miércoles 21 de marzo me acerco junto a dos compañeros al salón Oscar Hahn para participar de un acto en rechazo al mencionado dirigente de derecha, particularmente para expresar nuestro repudio a su discurso de odio el cual ha colaborado para generar una actitud negativa respecto a quienes conformamos minorías de todo tipo, especialmente respecto a quienes somos parte de la comunidad LGBTI” detalla.

A continuación Pardo precisa “Es en esta ocasión en la cual nos manifestamos entonando canciones que demostraban nuestro descontento y soy enfático en declarar que ni yo ni mis compañeros que me acompañaban participamos de agresiones físicas al ex candidato como algunas personas malintencionadas lo han querido hacer parecer”.

Según el dirigente “Lamentablemente, a través de las redes sociales se han compartido fotos que no corresponden a mi persona y que cualquier individuo con criterio formado así puede darse cuenta poniendo atención a detalles tan básicos como la ropa o incluso el color de pelo. Se han compartido datos personales, como mi dirección y mi número telefónico, vulnerando mi derecho a la privacidad y el de toda mi familia”.

Más adelanta Pardo insiste en que “ni yo ni mis compañeros que me acompañaban participamos de agresiones físicas hacía el ex candidato y suponer que fui yo quien orquestó una funa que fue autoconvocada por distintos sectores, es sobrevalorar mi capacidad como ex dirigente estudiantil”.

En el texto, Pardo sostiene que “durante la jornada estaremos interponiendo acciones legales basadas en las amenazas de muerte y en la difusión de mis datos personales, pero, sobre todo contra quienes aseguran que agredí físicamente a José Antonio, ya que hasta el momento no existe alguna prueba que demuestre estas acusaciones y no existirán porque rechazo tajantemente la violencia física”.

En la parte final del comunicado, Pardo agradece las muestras de apoyo “de distintos sectores, provenientes de personas que me conocen y tienen clara mi inocencia sobre estos hechos. No obstante, seguiré luchando por visibilizar demandas de algunos sectores que conforman la comunidad LGBTI, a través de intervenciones, debates y todo tipo de instancias que no recurran a la agresión física como mecanismo de subordinación”.