El pasado viernes y tras una asamblea de más de 600 personas, los estudiantes de la facultad de Derecho de la Universidad de Chile iniciaron una toma indefinida exigiendo mejoras en el protocolo interno contra el acoso sexual, a raíz de la denuncia de una estudiante contra el profesor Carlos Carmona realizada hace más de 8 meses.

Según afirman en su comunicado, les “parece impresentable enterarnos del contenido de las sanciones del sumario a través de la prensa”. Además, sostienen que fue el mismo decano de la facultad, Davor Harasic “quien propuso en enero la renovación en el cargo del acusado como presidente de la Comisión de Evaluación de Profesores e Instructores”.

“Esta movilización se ha caracterizado por querer buscar respuestas concretas a los casos de violencia de género en las instituciones educacionales, queremos que el caso de nuestra compañera sea el último y llamamos a hacerse cargo de los puntos del petitorio, que no se agota en la destitución de Carlos Carmona, sino que pretende aportar a subsanar los problemas ante los que las mujeres nos enfrentamos día a día frente a las instituciones educacionales”, profundiza el documento.

Sumado a esto, las organizaciones y estudiantes que firman el comunicado aseguran que “es sabido que terminado el periodo de decanato de Harasic, (Carmona) sería la carta para seguir su legado. La conexión entre ambos es evidente y de público conocimiento, y nos parece inaceptable que el decano no se inhabilite para seguir conociendo este asunto”.

Emilia Schneider, vocera de la toma explica a The Clinic que “finalmente son las autoridades electas por los mismos académicos quienes fallan en estas situaciones, entonces ahí son bien evidentes los vínculos y círculos de poder que se pueden estar protegiendo. Vemos una falta de voluntad política al no dictar sanciones, dictar medidas previsionales o incluso, iniciar un procedimiento”.

Revise la declaración a continuación de los estudiantes.

Declaración estudiantes by Pablo Orellana on Scribd