Hace pocos días salieron nuevos detalles de la vida Greta, la niña chilena de nueve años que fue adoptada por extranjeros y más tarde, fue abandonada en Roma. The Clinic dio a conocer la situación actual de la menor y los errores del sistema chileno que la dieron por perdida en Italia.

El caso fue expuesto por la Comisión de Familia de la Cámara, presidida por la diputada del Frente Amplio, Pamela Jiles. En entrevista con este pasquín, la abuela respondió sobre los nuevos antecedentes del caso y los pasos a seguir en el Congreso.

Primero, qué te parece la historia de Greta, la niña que el Sename perdió.
-La primera acción que hice como diputada fue oficiar al Sename para que diera explicaciones sobre este caso. Se demoraron dos meses en responder vagamente y sólo lo hicieron cuando la Cámara completa lo exigió. La historia de esta niñita es ilustrativa del negocio que se hace con la Infancia vulnerable y la negligencia brutal de las instituciones que tienen el deber legal de protegerlos. Un niño enviado a Europa está tasado varios millones de pesos. Los que rasgan vestiduras con la Infancia han ocultado esta realidad durante décadas. No es la primera niña chilena víctima de una adopción fallida que queda abandonada a su suerte en un país que desconoce. Y lo más grave en esta verdadera pesadilla que ha vivido la niña es que en diez meses nadie le ha explicado su situación ni menos le han preguntado su opinión.

Siempre has sido una defensora de los niños y una crítica del Sename. ¿Cómo ves posible cambiar la realidad de estos niños?
-Terminando con las instituciones que -debiendo proteger a los niños- se han transformado en verdaderas asociaciones criminales. En lo inmediato, la medida más eficaz para salvar a estos pequeños es entregando en adopción EN CHILE a la totalidad de los niños susceptibles a familias idóneas que den garantía de hacerlos felices, cuidarlos y amarlos, y, muy importante, congelar las adopciones internacionales de las organizaciones privadas.

En este caso,¿cuál es su posición? Que siga viviendo en hogares de italia o regrese al sename, donde están sus hermanas.
-El Estado debió proteger a la niña y no lo hizo. Ella no debió ser entregada en adopción sin sus hermanas porque la ley garantiza la inseparabilidad de los hermanos. No debió ser entregada a ese matrimonio italiano que evidentemente no era idóneo. La Comisión de Familia ha asumido la tarea de viajar a buscar a la niña. Queremos preguntar su opinión. Y seguramente repatriarla para reunirla con tres de sus hermanas que es la única familia que ella conoce. Intentamos hacerlo junto a la Cancillería, es decir que el Estado chileno asuma su responsabilidad sobre esta chilena menor de edad doblemente abandonada. Logramos que el Canciller nos recibiera hace una semana por gestión de la Presidenta de la Cámara, Maya Fernández y del Diputado Javier Macaya. En esa reunión el Ministro Ampuero se comprometió a enviar una delegación a buscar a la niña. Ojalá cumpla. Pero si el canciller Ampuero sigue dilatando este compromiso tendremos que hacerlo sin ellos y el Gobierno deberá explicarle al país por qué no la protegió.

En qué contribuye una historia como esta a mejorar el sistema. ¿Dónde se debe poner urgencia?
-Si el gobierno dice “los niños primero” debe traerla de regreso a su país, a su idioma, a su familia. Es una niña gravemente vulnerada que está sola, sufriendo, muerta de miedo, sintiendo que nadie la quiere y que a nadie le interesa su destino. Sus hermanas también han sufrido muchísimo al no saber más de ella. Una vez en Chile, hay que encontrarles una familia que las mantenga juntas y las ame. La tarea en que estamos empeñados como Comisión de Familia es rescatarla del infierno que ha vivido y darle la familia a la que tiene derecho. Salvar a un solo niño vale la pena.