La caída del obispo de Osorno, Juan Barros, apuntado como uno de los principales encubridores de Karadima, repercute no sólo en Chile, sino que en distintos rincones del mundo.

“El Papa acepta la dimisión de tres obispos chilenos tras el escándalo de abusos sexuales”, dice El País de España, que en una crónica informa que “el Papa, de momento, ha aceptado la renuncia de Barros y la de los obispos de Puerto Mont, Cristián Caro, y de Valparaíso, Gonzalo Duarte. En su lugar, y hasta que se resuelvan los nombramientos, ha nombrado a 3 Administradores Apostólicos. La limpieza en la Iglesia chilena empieza a tomar forma”.

Desde Argentina, Clarín informa que “El papa Francisco acepta la renuncia del obispo chileno Juan Barros”. “También aceptó la salida de otros dos prelados. En mayo, todos los obispos chilenos habían puesto su renuncia a disposición del pontífice”, recuerda este medio.

“El Papa acepta la renuncia de Juan Barros, obispo que encubrió abusos en Chile”, reseña El Comercio de Perú, medio que enfatiza en “el escándalo de abusos sexuales a menores en la iglesia de Chile que gira en torno al padre Fernando Karadima”.

En Inglaterra, The Guardian refiere que la decisión del Papa pasa por “sus continuos esfuerzos para demostrar que ha comprendido el alcance del escándalo de abuso sexual en la iglesia católica”.