Una dura arremetida contra la fiscalía lanzó el exministro y ex senador, Pablo Longueira, todo esto tras la acusación por cohecho que le lanzó el Ministerio Público en el marco del caso SQM.

Según consigna Emol, Longueira aseguró que “soy un hombre de paz y no conozco el rencor”, al mismo tiempo que disparó que “llegó la hora de que los fiscales respondan cuando actúan con escaso profesionalismo y carecen de la más mínima imparcialidad en la gestión de sus causas. La Ley los obliga a ser objetivos”.

En esa línea, el ex secretario de Estado acusó una “persecución implacable e injusta por parte del Fiscal Pablo Gómez”, que se constituye en base a supuestos amedrentamientos y allanamientos en su hogar mientra dormía junto a su familia, todo esto pese a que afirma haber colaborado en todo momento con la investigación.

Longueira apuntó que Gómez “ofreció durante meses a mi defensa una salida alternativa que eliminaba el delito de cohecho. Para reivindicar el ejercicio de la actividad pública ratifico que no aceptaré ninguna salida negociada, que defenderé mi inocencia con las armas del Derecho”.

A renglón seguido soltó la cadena y dijo que “ha llegado el momento en que todo Chile sepa como actúan algunos fiscales. A los días de negarnos a aceptar una salida alternativa (…) el fiscal allanó personalmente mi casa particular de madrugada, mientras aún dormíamos, para llevarse dos computadores que ofrecimos entregar voluntariamente y que, una vez incautados, estuvieron meses sin revisar”.

Al ser consultado por la información que dice relación con que el persecutor se irá por cuatro meses a Londres por motivos académicos de su esposa, Longueira le hizo un llamado concreto: “Lo emplazo a que se haga responsable y que asuma personalmente el resultado del proceso que acreditará mi inocencia, y no se vaya antes del país. Es fácil acusar sin fundamento y luego fugarse de sus obligaciones”.

“Ha terminado la etapa de persecución y llega la hora de la Justicia”, adelantó, al mismo tiempo que juró que “en el marco del juicio oral demostraré, con toda mi fuerza, que jamás he cometido delito alguno –menos aún el de cohecho- porque todos quienes conocen mi trayectoria pública, hayan sido partidarios o detractores, saben que siempre me auto impuse normas éticas muy superiores a las legales. He procurado en mi vida ser una persona correcta y honorable”.