Con las playas de Puerto Vallarta como telón de fondo y vistiendo una camisita blanca medio caribeña, el presidente Sebastián Piñera salió a respaldar al titular de Educación, Gerardo Varela, luego del último exabrupto en el que mandó a hacer bingos a los colegios que piden mejoras, por ejemplo, en términos de infraestructura.

“El ministro Varela ya aclaró y precisó sus dichos esta mañana en Santiago (…) uno puede compartir o no compartir las formas, yo prefiero quedarme con el fondo”, expresó el Jefe de Estado.

Entonces, para Piñera, el fondo “es muy simple, nuestro compromiso como Gobierno es hacer la gran revolución pendiente en materia educacional que es mejorar la calidad de la educación de todos nuestros niños y jóvenes y también de nuestros trabajadores, lo que sabemos ha estado muy estancado”.

Al respecto, dijo que “vamos a promover y no frenar la colaboración entre el Gobierno y la sociedad civil, los alumnos, los padres, los profesores, los municipios, los sostenedores, todos tenemos que ser parte de la madre de todas las batallas que es mejorar la calidad de la educación de todos nuestros niños y jóvenes”.

Como para refrescar la memoria, citamos que las palabras poco felices de Varela fueron las siguientes:

“Todos los días recibo reclamos de gente que quiere que el ministerio arregle el techo de un colegio que tiene goteras o una sala de clases que tiene el piso malo y yo me pregunto: ¿Por qué no hacen un bingo?”